DIRECTORIO MUNDIAL DE LITERATURA, HISTORIA, ARTE Y CULTURA          

gallery/logo conjunto 2

DIRECTORIO MUNDIAL DE LITERATURA, HISTORIA, ARTE Y CULTURA

Don Emilio, con el balón en el corazón

La Academia Latinoamericana de Literatura Moderna dentro de su Programa de Financiamiento para Escritores Iberoamericano y con su Programa Editorial Sagitario

presentan

 

Una obra más del Dr. Fco. Xavier Ramírez S.

 

Don Emilio, con el balón en el corazón.

 

Este libro, registrado con el No. 275 dentro del Programa de Financiamiento para Escritores Iberoamericanos, se terminó de imprimir el día 15 de octubre del 2013, bajo el sistema POD, en los talleres de Editorial Sagitario ubicados en Acapulco, Gro. México.

Todos los derechos reservados. http://www.allimo.org    e-mail: coordinacion@allimo.org

Derechos de Edición Sociedad Académica de Historiadores y/o Editorial Sagitario 2013

 

A MANERA DE PRESENTACIÓN

 

Cuando presentamos el libro Historia del Futbol en Acapulco, de Salvador Domínguez, culminó un buen tiempo de preparación en el que editor y autor trabajamos a la par. Así supe de los grandes del futbol en mi adorado puerto. Indudablemente que todos ellos se llevan las palmas, todos ellos dieron su vida por un futbol que jamás fue llanero, siempre profesional. Hubo quien, como dicen entre ellos, se fue con el balón al pie.

De aquellos casos, todos loables, resalta el de un hombre que ha entregado 76 de sus 85 años al futbol. Es más, a esa edad, aún juega de repente en las canchas de la Unidad Deportiva Acapulco y hasta se da el lujo de meter un gol de vez en cuando. Funge como Presidente de la Comisión de Honor y Justicia de la Asociación de Futbolistas Veteranos del Estado de Guerrero, A.C., la popular ASOFUVEG, y se ha dado tiempo para almacenar recuerdos, fotos y notas que hoy, en esta biografía, han sido de enorme utilidad para ornar su de por si florida y provechosa vida.

En plena presentación, allá por finales del 2011, se me acercó un hombre de edad para saludarme, presentarse y decir abierta y llanamente que quería hacer un libro sobre futbol. No le identifiqué de momento y, francamente, pensé: “cómo hacer un libro de futbol cuando acabamos de presentar uno?” pero la decencia me llevó a escucharlo. Mi asombro creció en la misma medida en que sus palabras brotaban.

La mente de un escritor, y sobre todo cuando se dedica a editar, tiende a volar rápidamente cuando escucha algo que le da una idea. Eso me pasó con Emilio Romero Martínez. No, no le haría su libro… no se lo haría porque sencillamente “alabanza en boca propia es vituperio”, y él, humilde en su charla y en su trato, veía el paso de su vida como algo natural, lógico, simple.

“Quiero hablar del futbol…” decía, cuando en la mente yo sólo tenía una idea: cumplirle su deseo, pero dejar plasmada para la historia su vida, la vida de uno de los grandes del futbol en México. Así surgió este libro. La valía de la obra no es mayor a su contenido, que es realmente el trascendental.

                                                               Dr. Fco. Xavier Ramírez S.

PÓRTICO

A mí se me olvidó la cita, a él la hora. Regresaba a mi casa tras realizar algunas compras cuando, al entrar en la Rinconada en que vivo, vi sentado en la banqueta a un hombre. No le presté atención hasta que, al descender del auto, mi esposa me dijo en voz baja:

-Creo que ese señor te busca a ti…

Al voltear la cara no pude menos que reconocerlo. Era Don Emilio Romero Martínez, con quien había platicado sobre hacer un libro de futbol casi dos meses atrás.

-Don Emilio, cómo está? Teníamos cita hoy?

-Pues creo que sí…

-Caray, mil perdones, pero pase… pase… por favor.

Ya dentro, le hice tomar asiento. Mi esposa, discretamente, nos dejó solos. Don Emilio empezó a hablar. Cada frase, cada recuerdo, cada anécdota era un tesoro, sobre todo para un historiador. Su pasión por el deporte de las patadas era más que notable, encendía la imaginación con sólo abrir la boca. Tras esa primera sesión, tomé la decisión de grabar en video sus intervenciones, no podía permitir que se escapara una inflexión de voz, un gesto, incluso una lágrima que de repente brotó al recuerdo de su madrecita.

Plenamente convencido de sus argumentos, Don Emilio me dijo:

El deporte siempre ha sido actividad importante para el desarrollo físico del hombre. Mi vida no trata de otros deportes, más que del futbol soccer, el deporte con mayor número de adeptos en el mundo. Muchos lo practican determinados días, otros casi todos los días, unos han hecho del futbol su profesión y medio de vida. Los aficionados viajan de una ciudad a otra para ver y apoyar a sus equipos favoritos, a veces ganan y eso los llena de alegría, y a veces se pierde. Unos, con grandes sacrificios económicos, viajan a otros países para presenciar torneos  internacionales y vivir emociones únicas viendo jugar a sus astros favoritos como Alfredo D´Estéfano, Pelé, Maradona, Hugo Sánchez, en el pasado, o a Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y El Chicharito Hernández en la actualidad. Aquí, en nuestro Acapulco, es necesario recordar cuándo se jugó el primer partido de Futbol, así como este deporte fue creciendo en cantidad y calidad, nos sirve para recordar grandes jugadores surgidos de estos equipos, para el Futbol Amateur y Profesional. La práctica de este deporte, desde la niñez, deja muchas enseñanzas, como una férrea disciplina y la puntualidad; a mí, en lo personal, me sirvió en mi trabajo. Sin temor a equivocarme, en 50 años solamente llegué tarde en 10 ocasiones a mi trabajo.

Si el Futbol, de tanto arraigo en nuestro país, pudiera convertirse en estímulo básico de comunicación, no sólo deportiva sino de relaciones humanas, formación de carácter y conciencia cívica, haría de nuestros hijos mejores seres humanos, capaces de construir un país mejor.

Emilio no era uno de tantos futbolistas dedicados al futbol toda su vida, no, su vida misma ha sido el futbol. Eso fue lo que me llevó a incluirlo en uno de los Personajes de mis Recuerdos. Esta es su historia.

AGRADECIMIENTOS

En nuestra primera sesión, Don Emilio me pidió que incluyésemos un apartado de agradecimientos dedicado a las personas que le han apoyado a lo largo de su carrera y, sobre todo, a aquellas que le ayudaron a compilar fotos, datos complementarios y fechas destinadas a la elaboración de esta obra. Así, vayan nuestros agradecimientos, y los de Don Emilio a

Alejandro Medina de la O.

Ángel Flores

Felipe Ayala Vizcaya

Salvador Domínguez Mendoza

Ignacio Vázquez Javier

Sálvio Macías Morales

Salvador Castillo

Abelardo Cortés Baños

Francisco Aragón,

Juan La Changa Marín

y a todos aquellos que escapan a la memoria.

A los colaboradores de Don Emilio, cuyos valiosos conocimientos y contactos fueron puestos a nuestra disposición, con el entusiasmo y espontaneidad que sólo pueden tener quienes sienten un gran cariño por este apasionante Deporte, y a la propia familia de Don Emilio: a Celestina Chehue, su esposa, y a Emilio, Rosita, Arturo y José Daniel Romero Ruiz, sus hijos.

Por mi parte, y como siempre, mi dedicatoria va dirigida a Norma, mi esposa y compañera de aventuras, y a todos mis hijos, sin distinción alguna, incluidos mis amados nietos y, sobre todo, a Don Emilio mismo, por haberme dado la oportunidad de hacer su biografía.

LOS PRIMEROS AÑOS

San José Atlán, un rinconcito del Estado de Hidalgo, fue testigo del arribo a este mundo de Emilio, allá por 1925. Daniel Romero Hernández y Beatriz Martínez Ramírez fue la feliz pareja que diera vida a nuestro personaje. Llegó como sexto de diez hermanos, ninguno de los cuales se dedicó al futbol. El mayor, Zenón, soldador de la General Motors que se inclinó por la tauromaquia, fue banderillero por muchos años; le seguía Emilio, luego Esteban, un buen mecánico automotriz, y Lorenzo, profesor de Baile Folclórico. Por el lado de las mujeres, Elodia, Gregoria, Clementina, Mercedes, Yolanda y Susana.

Los primeros años de su infancia fueron tranquilos, como los de cualquier niño, no había violencia como ahora, la vida corría en calma enmarcada en una aureola de felicidad cotidiana. Ahí, Don Daniel se dedicó al negocio de la carne. Compraba ganado, lo procesaba y lo vendía al menudeo. Como el Comisario Ejidal del lugar tenía muchos problemas por las tropelías que había cometido, le ofrecieron el cargo que aceptó sin saber lo que vendría.

Doña Beatriz era una mujer de las de antes, de esas fuertes, leales, entregadas a su familia. “Lo máximo” recuerda Emilio con lágrimas en los ojos.

Un día, el ejército llegó y preguntó por el Comisario, se apersonó Don Daniel y los militares lo iban a colgar, confundiéndolo con el anterior y tramposo Comisario, pero el pueblo mismo le defendió y evitó tal injusticia. El jefe de la partida ordenó se buscara al culpable, lo encontraron… y le colgaron.

Sin embargo, la familia del castigado no la tomó contra el ejército, sino contra la familia de Don Daniel a quienes empezaron a acosar y amenazar de muerte. Don Daniel se vio obligado a salir huyendo de su pueblo y, arrastrando a su familia a lo que de momento veían como una desgracia, escogió la capital del país para instalarse. El pueblo de Tacuba les abrió las puertas. Emilio tenía apenas cuatro años.

Don Daniel consiguió con un paisano que le rentaran un terreno en San Bartolo Naucalpan propio para sembrar hortalizas por la abundante agua que tenía, y el hombre se dedicó a eso para poder mantener a su familia, labor a la que entregaría diez años de su vida, hasta que el modernismo llegó y con él los famosos fraccionamientos.

Allá por 1933, Don Emilio da las primeras patadas a un balón al participar con el equipo de la Iglesia de Tacuba, cuyo entrenador, el señor Pastor López le da sus primeras indicaciones sobre lo que sería la pasión de su vida. Y vaya que si López sembró en tierra fértil… Emilio, a los diez años, saborea las mieles de su primer campeonato con el equipo Orión, que alcanza el primer lugar en categoría infantil sin mayor problema, repitiendo la hazaña los dos años subsecuentes.

Por esas fechas Emilio estu-diaba en la Escuela Rafaela Suárez, turno vespertino, en donde estuvo dos años, y luego se pasó a la Escuela Árbol de la Noche Triste, en la Calzada México Tacuba, cuyo equipo resulta Campeón Inter-escolar de la capital del país llevando entre sus filas –obvia-mente- a Emilio que ese mismo año -1938- alcanza también el subcam-peonato de la División Menor de la Federación Mexicana de Futbol con el equipo Sportivo América ubicado en la categoría infantil B.

Podemos afirmar que 1938 es el año en el que se desata su amor por el futbol pues, con trece años a cuestas, Emilio organizó su primer torneo de futbol inter-escolar, así, fácil, sin la ayuda de sus maestros, sólo un puñado de compañeros le apoyaron. Fueron escuela por escuela haciendo la invitación. A maestros y alumnos de las otras instituciones educativas les debió parecer simpático ver a ese pequeño grupo de niños –que no jovenzuelos aún- llegar con garbo muy formal a invitarles. Porque debe saber, querido lector, que organizar un torneo de futbol –o cualquier otro deporte- no es cualquier cosa, es un trabajo arduo que conlleva mucha responsabilidad. Pero lo hizo. Y no se conformó con ello… logró llevar a su escuela a alcanzar el título de campeones.

El torneo se realizó en la única escuela que tenía campo de futbol: la Joaquín Baranda, ubicada a espaldas de la Parroquia de Tacuba. El primer y único problema que se les presentó es que, simplemente, no tenían uniformes! La inventiva les ayudó y, comprando una playeras sencillas rayadas, todas iguales, y un short del mismo color, crearon su uniforme. El calzado general fue el tenis, aunque muchos –recuerda Don Emilio- jugaron descalzos. Los maestros no pusieron peros pues se jugó fuera del horario escolar.

No hubo trofeos, ni premios, ni reconocimientos. En ese primer torneo se jugó… sólo por jugar.

Ese mismo año se inauguró el Deportivo Plan Sexenal en Popotla, cerca de la Escuela Árbol de la Noche Triste, a la que asistía Emilio que, entre otros muchos deseos infantiles, existía el de ver jugar un partido de Primera División, pues “nada más los oía por radio, o leía los resultados en el periódico”. La inauguración del Deportivo le dio la oportunidad de ver en acción a los jugadores profesionales, el Atlante fue el equipo que inauguró el campo de futbol, jugando contra el Tranviarios. El pequeño Emilio no cabía de gusto al ver jugar a Juan El Trompo Carreño, a Nicho Mejía, a Garfias, Paco Islas, Girán, Felipe El Diente Rosas –que años más tarde sería su entrenador en el Club España- Oscar Bonfilio, que fuera el mejor portero del Atlante, Amezcua… en fin, lo máximo del momento.

Si a Emilio ya le gustaba el futbol, asistir a ese partido definió el resto de su vida. Por cierto, el resultado final fue: Atlante 7, Tranviarios…1

 “Esto me provocó una sensación enorme –evoca- ya que a los jugadores los conocía nada mas por su nombre, en las crónicas de los partidos por la Radio ó el Periódico, y al verlos jugar a 15 metros de distancia mi alegría era inmensa”.

El Campo Deportivo Plan Sexenal fue puesto en funcionamiento en septiembre de1938 siendo Jefe del Departamento del Distrito Federal el Dr. y Gral. Don José Siurob. Quienes inauguran aquel flamante cam-po deportivo, sin tanto bom-bo y platillo como ahora se le hace a las obras que realiza el Gobierno del Distrito Federal, baste con ver la placa que aparece en la página siguiente para comprobarlo.

El primer gobierno que puso en marcha un plan de trabajo de tipo sexenal fue el de Lázaro Cárdenas del Río, que fue Presidente de la República entre 1934 y 1940. Fue el primer mandatario mexicano que gobernó durante un período de 6 años. Previamente los períodos regulares fueron de solamente 4 años, al menos de forma nominal. El hecho de agregar dos años al período presidencial, permitía al mandatario en turno realizar un programa de trabajo más completo y a la vez factible de realizar. Por otra parte eliminaba la tentación de pensar en la reelección, después de todo el lema post revolucionario "Sufragio Efectivo, No Reelección" así lo exigía.

Este complejo deportivo cuenta con Estadio Olímpico, pista de Atletismo, Futbol, Parque de Béisbol, Frontenis de mano, Cancha de Tochito, Tennis, Alberca, Gimnasio de usos múltiples, mesas de Ping Pong y oficinas.

Emilio cursa la secundaria –como una premonición en su vida- en la Estado de Guerrero, escuela nocturna que se ubicaba en las calles de Lago Winipeg. Por las mañanas, el jovenzuelo ya trabajaba por ratos. Lo hacía con un hombre dedicado a la plomería y la electricidad. Es en esa época en que sus amigos de Torreblanca, la colonia de Tacuba en que vivía, le inscriben en un equipo de las ligas menores: El Independiente.

Así pues, como parte del baño futbolero en su infancia, ingresa al Club Independiente de Nash Samaniego en la categoría de infantil B. Ahí también destaca por su desempeño y el Sr. Nash le nombra Delegado ante la Federación Mexicana de Futbol, teniendo que asistir a las juntas que se realizaban los martes de cada semana en las oficinas de la federación que, en ese entonces, se ubicaban en las calles de Allende y Donceles.

 “El club no era cualquier cosa –recuerda- y Don Nash Samaniego menos. El Independiente contaba con las categorías A, B, C y D en infantiles, A y B Especial en Juveniles y equipos en la 1ª, 2ª, 3ª y 4ª Fuerza Amateur”.

Ahí, acompaña al Independiente como Campeón de la categoría infantil B en la temporada 1940-41, hazaña que repite en la temporada 1942-43 pero ya en categoría infantil A, en el Grupo A.

Para definir al Campeón de este último torneo, se jugaron tres partidos contra el equipo Audaces que saliera Campeón de la serie Grupo B. El primer partido se jugó el 21 de octubre de 1943,  “y me tocó jugar un preliminar en el Campo Asturias -dice orgulloso- en cuyo partido principal se presenta el Guadalajara ya como equipo profesional de Primera División, enfrentándose precisamente al Astu-rias, ganando el Guadalajara… pero nosotros perdimos. En las infantiles había dos grupos, el A y el B, cuyos campeones al final se enfrentaban entre sí. Se jugaban tres partidos. El primero, ese del Asturias, lo perdimos; luego jugamos en los campos de Balbuena, hoy Estadio Palillo Martínez -el segundo partido jugado el 28 del mismo mes- donde ganamos 1-0. El último partido -4 de noviembre- fue otro preliminar, en este caso del Necaxa-Asturias, pero en el campo Necaxa, del que guardo el mejor recuerdo; era el campo con el pasto más fino, más mullido de todos, ubicado en Calzada del Obrero Mundial. Ahí ganamos 2-0, tocándome la suerte de meter uno de esos dos goles. Así nos coronamos Campeones.”

Con todo, el jovencito futbolero no descuidaba sus estudios, es más, sacaba muy buenas calificaciones, lo que hacía el orgullo de papá y mamá que jamás se opusieron a la afición de Emilio.

Como mera remembranza historiográfica, asentemos que el juego Guadalajara-Atlante terminó 4 a 1 a favor del primero, y el de Necaxa-Asturias culminó con el triunfo del Necaxa por 3 a 2.

La temporada 1944-45, sorprende a Emilio alcanzado el Sub-campeonato de la categoría Juvenil B, con el mismo Independiente.

Al paso del tiempo, no faltó quien se fijara en Emilio y, de ahí, se lo llevaron al famoso equipo Club España, en su liga juvenil. “Imagínate… un negro entre puros blancos hijos de españoles!” dice riendo satisfecho. El entrenador del Independiente, equipo en el que jugaba, le dijo sabiamente: “si te vas a un equipo como el España… con gusto te doy tu carta de retiro. Siempre tira hacia arriba!”.

Es ahí en donde Felipe Rosas, El Diente, aquel jugador del Atlante a quien admirara unos meses atrás, se convierte en su entrenador.

Entró con suerte, pues aunque jugaba en la Juvenil B, cuando algún jugador de las especiales tenía otro compromiso, Emilio jugaba de suplente, tocándole jugar con muchos que –a la larga- llegaron a Primera División. “Por ejemplo, jugando contra el Oviedo, ahí estaba La Tota Carvajal, los tres Arnaudas, Pedro y Edelmiro eran dos de ellos pero no recuerdo el nombre del tercero, o con el Necaxa, en el que jugaban el Chato Ortiz, Antonio Munguía el Pescado Portugal y otros más”

El Club España obtuvo el 3er. Lugar de Liga, fue Campeón de Copa y, finalmente, Campeón de Campeones.

“Entrenábamos en el propio campo del Club España, ahí veíamos entrenar a todo el equipo de Primera División como a Blsco, Cilaurreu, Muguerza, Zubieta, Aedo Laviada, Domingo Alonso, Emilín, Quezada, Chato Irrarsguri, Martín Vantolrrá, Tache, Isidro Lángara, Luis Reguéiro, José Manuel Moreno, Guillermo Frijol Linares y Barberena. El campo estaba totalmente equipado con baños, vapor, agua caliente, servicio médico, locker para cada uno de los jugadores… desde los infantiles hasta los estelares de Primera División –aclara orgulloso- de tal forma que llegabas y tus cosas de juego estaban listas en tu locker. Estaba situado en donde está hoy el Hotel Camino Real, cerca de Chapultepec.

Como dato curioso –señala- en la infantil B jugaba un niño que dominaba extraordinariamente el balón, y el Che Moreno lo llamaba para que se luciera ante los demás. Aquel chiquillo era Luis Ángel Silva, “Melón”, uno de los mejores intérpretes de la música tropical en México, y que formara parte de ese sensacional dúo de Lobo y Melón.

En la Colonia Santa María la Ribera, en el Distrito Federal, está una vieja peluquería pomposamente llamada Salón París. Como a mí me gusta cortarme el pelo “a la antigüita”, cada vez que voy… la visito.

En una ocasión, y debido a que estaba escribiendo la biografía de un futbolista, me llamó la atención una foto que no había tomado en consideración en mis anteriores visitas.

Don Felipe Ponce, el peluquero, me dijo que era el viejo equipo Marte y señaló al portero del equipo.

 

José Alfredo Jiménez, uno de los más relevantes cantantes vernáculos, antes de cantar era uno de los mejores porteros de la época… tanto, que fue suplente de la Tota Carbajal. Y buscando apresuradamente entre las revistas, encontró una que contenía la foto que acompaña este recuerdo literario.

 

José Alfredo Jiménez llegó a Santa María la Ribera en 1940. Contaba apenas con 14 años y estudió en la Escuela Primaria José Antonio Rodó.

En la peluquería se hizo muy amigo de Genaro Sierra –propietario del negocio– y de Luis Ángel Silva, “Melón” con quienes formó parte del equipo Marte que tanto diera que hablar en aquella época.

 

A la fecha, Melón –ya de 82 años– sigue frecuentando la peluquería y nos cuenta Don Felipe que está escribiendo un libro sobre la historia de la popular y tradicional colonia. Naturalmente que de inmediato le pedimos a Don Felipe nos pusiera en contacto con él para editar el libro dentro del Programa de Financiamiento para Escritores Iberoamericanos.

 

La peluquería y sus actores han sido objeto de decenas de reportajes, tanto de rotativos como de televisión.

Por mucho tiempo no nos dejaban en paz –recuerda Don Felipe– hasta que poco a poco se fue perdiendo en el olvido… hasta ahora que llega Usted…

 

Gracias a todos ellos por ese pedacito de historia.

 

Desde principios de los 40’s, la economía de la familia pone a prueba a sus integrantes, y a Emilio no le queda más remedio que dejar estudios y mediar el futbol para trabajar formalmente y aportar su granito de arena. Su participación en el Club España le lleva a generar sueños, pero no resulta.

Entró a la fábrica de loza La Favorita, en Tlalnepantla, Edo. de México, en donde dura un año. Al fallecimiento de su señora madre, en 1945, dejó de trabajar unos días.

Con todo, en 1946 juega para un equipo pa-trocinado el por Diario De-portivo Esto, en categoría libre. “Los juegos se efec-tuaban los días sábado, y el campo estaba a cuatro cuadras de mi casa…” se justifica.

Pero no era tal, pues participa en un movimien-to tendiente a reunir a los jugadores de la colonia Torreblanca que jugaban en los diferentes equipos de la Sección Amateur de la Federación Mexicana de Futbol. El resultado: la creación del Equipo Torreblanca que, muy a tiempo, participa en la inauguración de la Liga Unión Deportiva Azcapotzalco, fundada y dirigida por el Profr. Salvador Lecuona Santos.

El Torreblanca gana el Campeonato invicto. “Sólo empatamos dos juegos” afirma sentimental Emilio.

El equipo estaba integrado por Antonio Espino, Facundo Arroyo, Carlos Bernal, Ignacio Espino, Guadalupe Loredo, Raúl Botello, Elías Rivera, Augusto González, Rogelio Rivera, Salvador Vaca, Alfonso Velázquez, Fernando Pariente Espino, Jesús Martínez y el propio Emilio. Eran dirigidos por Guillermo El Frijol Linares, jugador de Primera División profesional con los equipos España y Atlante.

“El partido más difícil fue en Naucalpan, contra el equipo local comandado por los hermanos Becerríl, que en esa época eran la ley en Naucalpan –evoca Emilio emocionado- sufrimos muchas agresiones, nos tiraban piedras e insultos… en fin… con dificultad empatamos a un gol por bando”.

Emilio recuerda a sus compañeros de equipo: Antonio Espino era un magnífico portero, seguro, con muchos reflejos, muy ágil; su herma-no Nacho sacaba su uniforme de juego a escondidas porque su padre no aceptaba que jugara, y menos de portero, por temor a que se lastimara los dedos pues fue uno de los grandes pianistas de México.

La estrella del equipo fue, sin lugar a dudas, Alfonso Velázquez, El Camello, delantero, que jugaba en el Independiente de Nash Samaniego y el Rieleros del Señor Vivas.

Guillermo Velázquez, El Gato, era mediocampista, un jugador muy fuer-te, difícil de despojar del balón; jugaba con los Rieleros. Fidel Loredo era un extremo muy rápido con buen toque del balón, jugaba con el Necaxa juvenil. Esteban Linares, medio-campista, era un jugador buenísimo. Jugó con el España juvenil.

Luis Ángel Silva, Me-lón, buen delantero, con mucho dominio del balón.

Todos los jugadores tenían un buen nivel de juego, todos jugábamos para equipos que militaban en clubes importantes. Quizá por eso, cuando el Torreblanca fue invitado a jugas dos partidos en Patzcuaro, Mich., ganamos ambos!”.

Una mañana, mientras se encontraba medi-tando a la puerta de su casa, pasó un amigo que le pidió acompañarle a presentar su solicitud de empleo en los trabajos de construcción de una parte de la Refinería 18 de Marzo. Estaba espe-rando a que su amigo presentara su examen, cuando notó que el Secretario de Trabajo metía mucha gente a trabajar. A la una de la tarde, se volteó hacia donde estaba Emilio y le espetó: Su Nombre!!!, a lo que el joven le contestó en el mismo tono: Emilio Ro-mero!!! sin pen-sar siquiera en lo que vendría. El siguiente año se lo pasó trabajando en la famosa refinería de Azcapotzalco! Entró como peón, pero había un hombre que dirigía la instalación de una vía de ferrocarril y, en algunos tramos, había que hacer un doblez al riel para las curvas, lo que se realizaba con un gato hidráulico. Emilio, audaz como muchas veces en su vida, se acercó y le dijo que le permitiera hacer el doblez. “Sabes algo de esto?” preguntó el capataz. El jovenzuelo, sin más, respondió que sí. Un poco después, pasó por ahí el Jefe de Electricistas y le preguntó a Emilio si sabía doblar tubos… la respuesta fue la misma: sí! El Jefe le preguntó cuándo se vencía su contrato y, tras saberlo, le pidió que se reportara con él dos días antes para renovar su contrato. Así lo hizo y quedó como ayudante de electricista. Cada que vencía su contrato, dos días antes, se presentaba para que se lo renovaran.

Aquel capataz, revi-sando la línea Poza Rica-México, se accidentó y se cortó los dos ante-brazos. Al perder su apo-yo, Emilio perdió también su empleo. Cuando se venció su contrato y se presentó para el examen médico, le salieron con que estaba enfermo del corazón… y adiós contrato.

En casa, al día siguiente, les informó que ya no le habían renovado el contrato y que ese mismo día iría al Hospital de Cardiología porque le habían afirmado que debía revisarse.

Llegó a Cardiología, que se ubicaba en aquel sensacional Centro Médico en la Av. Cuauh-témoc y que gracias al terremoto de 1985 pasara a la historia. Ante el especialista, debió informar que ya no trabajaba y que estaba ahí por instrucciones del médico de la empresa. El cardiólogo le ordenó hacer una serie de abdominales y sentadillas, rubricadas por otra de lagartijas. Tras los debidos exáme-nes, se atrevió a preguntar al doc-tor sobre su situación. Estoy muy enfermo del corazón? preguntó casi con timidez. Qué va, amigo! Tiene usted un corazón fuerte… ya quisiera estar como usted! Sólo lo hicieron para cortarlo, pero tenga… le doy este memorándum, vaya y presénteselos, le tienen que dar su trabajo.

Así lo hizo y, aunque con caras largas, le volvieron a dar un contrato sólo que por treinta días. En el inter, se encontró con algunos amigos que también habían salido y que trabajaban ya en la Laminadora de Acero Lechería. Qué? Todavía sigues por allá? Le cuestionaron. Sí… dijo él con sorna… aunque creo que nada más hasta fin de mes… Sin más ni más, sus amigos le invitaron a trabajar en su empresa pues en ella había mucho trabajo y estaban contratando gente.

El mismo día en que se venció su contrato, lo pre-sentaron con el Jefe del Departamento Eléctrico de Laminadora Lechería y así Emilio tuvo un nuevo trabajo. Era 1946. Un año había pasado de la muerte de su señora madre. El futbol… el futbol ya sólo lo practicaba muy de vez en cuando.

La laminadora formaba parte de Constructora Maya, una empresa que tenía con-tratos en toda la república, así que lo mismo laboraba en la capital que en algunos otros lugares de provincia, según las necesidades. Y Emilio se fue especializando.

En 1948, como decíamos al principio, el modernismo llega a San Bartolo Naucalpan y papá Daniel tiene que abandonar su terreno de hortalizas que tantas satisfacciones le diera. Pero ya no busca otro trabajo, los hijos le piden descanse ya del esfuerzo, les toca ahora a ellos mantenerle, sin embargo, aunque ya como entretenimiento, de vez en cuando mata un cerdo y prepara unas exquisita carnitas estilo Hidalgo.

                                                                     Pasaron los años dentro de esa calma y tranquilidad que nuestra capital ofrecía a los provincianos. Eran los tiempos en que amarraban a los burros con longaniza, como reza un adagio popular para representar la confianza y seguridad que existían.

“Para 1952 solamente participaba en juegos amistosos que cada año concer-tábamos con los equipos de los barrios circunvecinos, como Barrio Viejo y Jardín Diana, que eran unas verdaderas batallas deportivas ya que los jugadores ponían todo su esfuerzo por el orgullo de ganar. Todos los equipos participaban con muy buenos jugadores. Barrio Viejo con su estrella El Polaco, un centro delantero extraordinario que remataba con las dos piernas en cualquier posición y de cabeza, un verdadero peligro para  la meta  contraria.

Por el lado de Jardín Diana, los jugadores estelares fueron Jorge Martínez, que llegó a jugar en 1ª. División profesional, El Pirri, Fidel Argumosa, Roberto Arzate, Jorge Ontiveros, el portero Luis Lozano quien es un gran pianista profesional en la actualidad y trabaja en Acapulco.

Muchos años después, los integrantes de Barrio Viejo seguían jugando. Saltán-donos un poco el tiempo, podemos comentar que el equipo de veteranos de ese barrio ya se veía enriquecido por jugadores del propio Torreblanca.

Para no dejar de lado el tema de su vida en la capital, intercalaremos el comentario de que su sobrino, Daniel Romero Sánchez, allá por 1977, patrocinaba el equipo Pumas en la Liga Sabatina Intermex, equipo que estaba conformado en un principio prácticamente por puros familiares, del que se guardan como recuerdo las fotos abajo impresas. Era obvio que Don Emilio hiciera el viaje de Acapulco a México sólo para acompañar a su hijo Emilio, que participaba entusiastamente en esos partidos.

Ya firme en la Constructora Maya, se desempeña como Oficial Electricista en la construcción de la Laminadora de Acero en Lechería, Edo. De México. Su dedicación y responsabilidad –virtudes que le acompañarían toda la vida- lo llevan a ocupar el cargo de Jefe de Grupo de Electricistas en la construcción de la planta de Guanos y Fertilizantes, en Cuautitlán, Edo. de México, del 48 al 50, y Encargado de la Instalación Eléctrica de la planta para fabricar el jabón Fab en la Palmolive,  D. F. del 50 al 52, en que pasa a ser el Encargado de la instalación eléctrica para fabricar poliestireno, en la planta Monsanto Mexicana, Estado de México. Pero el destino le deparaba una nueva jugada.

UN CAMBIO DE VIDA

En 1953, un día cualquiera, el jefe inmediato le manda llamar y simplemente le dice:

-Emilio, quieres ir a Acapulco?

Un joven de 28 años no duda ni tantito en aceptar la propuesta, aunque no sea en plan vacacional, y así, la constructora se lo trae a Acapulco como encargado de la instalación eléctrica en la construcción del Hotel Pierre Marqués y del Hotel Noa Noa.

El largo viaje –de casi siete horas- no merma su entusiasmo y, al bajar del autobús, respira a todo pulmón el aire tropical. Está a las orillas del puerto, en una zona inhóspita que tiende a ser moderna, pero feraz aún. No tiene la oportunidad de ver lo bello del puerto todavía. Su compañero y superior local lo instala en unos bungalows de la constructora a la orilla de la playa del propio Pierre Marqués.

Pero pasan los días y no definen sus obligaciones. Aprovecha para conocer el centro de la ciudad y admirar la belleza de la Perla del Pacífico, como bautizara alguien, que no Humboldt, a Acapulco.

Poco a poco se va ganando la confianza de sus compañeros y el trabajo se va definiendo. Pero la espinita del futbol no lo deja.

 “Un día, le pedí a Jaime Garibay Castillo, que era el Secretario del Director de la Obra, que me presentara con las personas que practicaban el Futbol, y me llevó a co-nocer al  Sr. Crescencio  Me-dina Retana, que tenía el cargo de Presidente de la Asociación de Futbol del Es-tado de Guerrero, ahí plati-camos del deporte que nos apasionaba a ambos, y me sugirió que al día siguiente fuera al campo  “El Farallón”, para platicar con Florentino “Tino” Martínez, que estaba entrenando a unos chiquillos; así lo hice y tras un cambio de impresiones, empecé a colaborar en los entrenamientos de equipos Infantiles”.

En alguna sentada para refrescarse, Emilio comenzó a conocer los antecedentes del futbol en Acapulco que nos narra con el arrobamiento propio de un enamorado.

Desde 1938 se juga-ban encuentros de Futbol en el Campo Marte que estaba a un lado del fuerte de San Diego, entre los jugadores de esa Colonia contra los Marinos que llegaban al puerto y ahí jugaban su cascarita. Sin embargo, bien puede con-siderarse como el primer partido formal de futbol en Acapulco al programado por un grupo de comer-ciantes españoles y mexi-canos radicados en el puerto, que se realizara en el entonces campo del Parazal Fernández. Se formaron dos equipos, el de los españoles se llamó Iberia, y el de los mexicanos fue el América.

La cita del encuentro sería el 12 de octubre –fecha significativa no sólo para el encuentro de dos razas, sino de los propios jugadores- de 1944 a las cuatro de la tarde. Según me cuentan, fue una ceremonia muy bonita, pues llamó la atención de los porteños que se volcaron para ver el enfrentamiento. Los equipos se presentaron perfectamente uniformados, llevaron sus respectivas madrinas. El Presidente Municipal, Capitán Antíoco Urióstegui, dio la patada inicial del partido.

El América estaba conformado por Alfredo Gómez, Evaristo El Chato de la Garza, Ignacio Ruiz Acevedo, David Trani Zapata, José Pepe Valcárcel, Mario Medina Retana, Antonio Martínez, Ramón El Azteca Ayala, Luis Chilapa Jordá y Manuel Méndez. Su Director Técnico era Luis Román.

Por el lado del Iberia, muchos nombres se pierden en el tiempo, pero se recuerda a Mario Velarde, Francisco El Titi Zuzuarregui, Alfonso Nadal, José Pepe Miravalle, Arman-do Díaz, José Zuzuarregui, y otros de los que sólo se rememora el apellido como Requena, Terrazas, Mora, Rodríguez, Tondero y López. No se tiene registro de quién era el que les entrenaba.

El resultado final fue favorable para el América que tunde por dos goles al Iberia que sólo mete el del honor. 2-1 que anotan Pepe Miravalle por el Iberia, mientras que David Trani y Pepe Valcárcel lo hacen por el América.

No quiero imaginarme lo que fue ese partido para quienes lo gozaron. El pri-mero en realizarse y, sobre todo, el encuentro de dos mundos 400 años después de la llegada de los conquistadores. La locura, seguramente!

Los jugadores de ese partido jamás se imaginaron que serían el motivo para instaurar una celebración que, hasta la fecha, se realiza año con año.

La Asociación de Futbolistas Veteranos del Estado de Guerrero. A.C. ASOFUVEG, reúne anualmente a más de 100 jugadores afiliados a esa organización, así como familiares y amigos, para conmemorar aquel primer juego de futbol en Acapulco con dos partidos entre todos los asociados, conformando los equipos Rojos del América y Blancos del Iberia. Durante el evento, se entregan reconocimientos a ex jugadores veteranos mayores de 50 años que dieron brillo a Acapulco, se celebra una misa para los compañeros desaparecidos y, al final, se realiza un convivio para todos los participantes. Cabe hacer notar que, como lo afirma Salvador Domínguez en su libro Historia del Futbol en Acapulco, ninguna otra organización deportiva recuerda esta fecha histórica.

 Tres años después, en 1947, las personas que fomentaban el Futbol en Acapulco decidieron fusionar los equipos Iberia y América en un solo equipo que llevaría el nombre de Acapulco, F.C. El primer presidente de este equipo fue Crescencio Medina Re-tana, mientras que Paulino Sánchez fungió como Vice-presidente.

La Liga de Iguala pro-testó el doble cargo del Sr. Medina, no podía ser Pre-sidente de la Asociación de Futbol del Estado, y Pre-sidente del equipo Acapulco, F.C. Paulino Sánchez le sucede en la presidencia del Acapulco, y lo siguen J. Saavedra (Peluquería Excelsior), el Lic. Ricardo Olvera, y Andrés Estrada hasta su fallecimiento.

Los socios fundadores del Acapulco F.C. fueron José Amorrourto, Eladio Fer-nández, Pérez Rodriguez, Jesús Duque, José Martino, S. Alvarez, Juan Muller,  J. Caso y Mario Llorens que patrocinaba el equipo Llorens.

Así con el apoyo de este grupo, nace el Acapulco, F.C. y de inmediato forman un equipo integrado por los  mejores jugadores que exis-tían en Acapulco, haciendo el mejor equipo que por mucho tiempo representó al Puerto en torneos Municipales, Estata-les, y ya como Guerrero en torneos Prenacionales y Na-cionales.

Un buen día, el Jefe de Emilio le dice:

-Prepárate, pues nos vamos en un mes a Querétaro, a la Procter & Gamble.

Pero quince días antes de partir le comenta:

-Sabes? No te puedes ir… el contrato estipula que debes quedarte un año a supervisar las instalaciones y reparar lo necesario.

Y Emilio se quedó en Acapulco.

Para 1954 en  Acapulco  no existía una  Liga organi-zada; se jugaban torneos con  8  ó  10  equipos, y Emilio organiza un equipo con traba-jadores de la  constructora que llevó por nombre Indios, cuyos integrantes fueron Basilio Pé-rez, Alberto Mancilla, Roberto Rebollo, Ariel Álvarez, Emilio Gonzá-lez, Guillermo Gonzá-lez, Fidencio Sánchez, Hilario Arellano, Raymundo Tabla Roca Chávez, el Zapatero Nava, Juaneado, Daniel Pájaro Muñoz y el propio Emilio. El popular Koreano era quien organizaba estos torneos.

Del amor y otras cosas

En 1955 –a dos años de su llegada-  conoce a Celestina Chehüe, una hermosa jovencita que pasaba por las playas de Puerto Marqués en compañía de su Tio-Abuelo, Don Sabino, dueño de grandes exten-siones de la zona, cuando iban a cazar por el área de Barra Vieja, y debemos recordar que los bungalows en que vivía Emilio –propiedad de la constructora- estaban precisamente a boca de esas playas.

Nuestro personaje se las ingenió para conocer a uno de los tíos de la muchacha que le llamó la atención, era salvavidas en la playa del Revolcadero, y lo hace su amigo.

Emilio, que viajaba seguido a México, empieza a espaciar sus viajes y a dedicar un poco más de tiempo a conocer y tratar a la hermosa costeñita y, en 1956, se casa con ella y fincan su hogar en pleno centro del puerto, en Galeana al principio y, finalmente, en Cinco de Mayo, donde vivirían muchos años. Es hasta 1997 que cambian de residencia y se van a El Coloso.

El crecimiento de la familia de Emilio fue como el de cualquier familia mexicana. Al año de casado, llega su primer hijo de los cuatro que llegaría a tener. Tres varones y una damita. Emilio nace en 1956, y cuatro meses antes de terminar la carrera de Economía conoce a una bella señorita y… abandona todo. Vive actualmente en Estados Unidos.  Rosita en 1957 y es Contadora Pública. Arturo en el 60; terminó la carrera de Licenciado en Turismo y es Subdirector de la Prepa 27 en Acapulco. José Daniel llega hasta 1967, recorre todas las escuelas de gobierno y se va al Poli, en donde alcanza una Maestría, y ahora trabaja en la propia institución que le forjara como Maestro en Cálculo Estructural.

Emilio era derrochador –en el buen sentido de la palabra- pues su guardarropa, para dar un ejemplo, guardaba al menos cinco trajes, que para esa época y en un obrero era un verdadero lujo.

Tomador como cualquiera, pero sin olvidar sus responsabilidades.

Jamás viajó a lugares lejanos y menos de vacaciónes. De eso sí se arrepiente, al grado de que ahora quisiera tener un poco de dinero para viajar, ir a esos lugares que nunca fui. De paseo sólo salió a las principales ciudades de la república como Puebla, Guadalajara, Hermosillo y Monterrey. Del extranjero, ni hablar.

Su jefe inmediato le invita a colaborar con él en otras obras de ter-minación de los hoteles El Presidente y El Cano. Emilio estaba recién casado y, naturalmente, aprovecha la ocasión y acepta. Contratado como independiente, su responsabilidad era supervisar el trabajo de los de planta. Si con la constructora Maya ganaba cincuenta pesos diarios, su nueva labor le suma otras cuarenta promedio, lo que le da un más que buen sueldo para la época. De ahí la posibilidad de tener cinco trajes. Era 1957. Ese mismo año le dan la responsabilidad del Prado América… y su salario llega a los ciento veinte pesos diarios en total.

Más adelante, le contratan de planta en El Presidente y, sin tener el cargo, sí se hace responsable de todo el mantenimiento del hotel. Al poco tiempo, llega un ingeniero local, muy bueno –recuerda- del que sólo se me quedó el apellido: Silva. Fue el primer día… y no volvió! Cuando me preguntaron por él, contesté que no sabía y me pidieron localizarle. Le llamé por teléfono y me contesto: No… yo no vuelvo ahí… quieren que esté todo el día y eso no me conviene… yo no regreso! Así lo reporté. Luego vino otro ingeniero que estuvo como un mes y le pasaron al Hotel Ma. Isabel –que era de la misma cadena. Él fue quien dijo que no necesitaban a otro ingeniero… que yo me podía hacer cargo de todo… y desde entonces me quedé al frente.

Y se quedó diez años!

Allá por 1959, un temblor fracturó el Noa Noa. En 1967 el Sr. Chávez, gerente del Presidente, le ordenó a Emilio que desmontaran la lavandería y pasaran lo que pudiese rescatarse al Presidente.

Un día, cuando nuestro biografiado fuera al Presidente a buscar una herramienta, se encontró de golpe con César Balsa, quien le dijo que estaba muy molesto con él porque había encontrado varias fallas en algunas habitaciones. Antes de que Emilio respondiera, el Sr. Chávez hizo la aclaración, señalando quie tenía quince días de no estar en el servicio por rescatar lo que se pudiera de la lavandería del Noa Noa.

Entonces César Balsa dijo tajante: Mire Chávez, el único que mueve a las personas soy yo! Mientras yo no diga que se cambie a fulano… nadie se mueve! Y Emilio regresó a sus funciones.

Y es que Emilio se ganaba la estima de Balsa a pulso. Un día, cuando se realizaba la Reseña Internacional de Cine, le ordenaron que, para esa noche, debía estar cubierta la alberca pues serviría como asiento de la orquesta y pista de baile para la ceremonia y cena de Clausura. Esa noche, la alberca estaba cubierta… mientras Emilio rogaba a Dios porque resistiera el peso de músicos y comensales y no fueran a dar al agua. Así se las gastaba! Sin embargo, la tarima resistió a la orquesta de Pérez Prado, sus veinte músicos y cerca de cien parejas bailando!

La vida le sonreía, pero siempre hay un negrito en el arroz. Corría el año de 1961, cuando recibió la infausta noticia: su padre había muerto. Aún le recuerda con un sentimiento muy especial.

En esos diez años de trabajo durísimo, jamás tuvo vacaciones. César Balsa, dueño y gerente de la cadena, no lo soltaba. Gente como Emilio… poca! llegó a decir algún día. Ya hablaba del trabajo durmiendo comenta su esposa.

Por fin se condolieron de él, y le concedieron un mes de vacaciones. Pero antes, vino un ingeniero alemán –Carlos Naguel- que se haría cargo de su puesto. Como le sucede a todo el que se entrega de esa forma al trabajo, quince días después estaba de regreso. El Jefe de Operaciones de Nacional Hotelera le mandó llamar y, así, de golpe, le espetó: No creí que me tuviera tan descuidado el hotel… mostrándole unas fotografías de la bomba de la alberca que estaba parchada con palitos y cemento.

-Ahhh… se trata de eso –dijo sin mayor preocupación Emilio- permí-tame… llamé a mi secretario y le pedí que me enviara a la gerencia copia de los pedidos de la bomba y de otros insumos que no había sido surtidos. Tenía cuatro meses que había pedido la famosa bomba. El propio Señor Zapata nos había indicado que cosa que no llegara la reclamáramos… y yo lo estuve haciendo cada quince días!

El Jefe no dijo nada. Se quedó callado, pero era obvia la intención de correr a Emilio, quien regresó a su trabajo pero compartido con el alemán.

Sin embargo, los malos detalles, la supuesta superioridad de raza que clamaba Nagel, cuyos errores irresponsables ya colmaban a nuestro personaje y, aprovechando que le ofrecieron trabajo en el Hotel Malibú –que estaba por inaugurarse- en donde le iban a pagar más y trabajaría menos por ser más chico el hotel, decidió cambiar de aires..

 Así, en 1968, Emilio Romero pasa a formar parte de las filas de Molina, el ya dueño de la Pepsi-cola a nivel México, durando cuatro años al servicio de éste como Jefe de Mantenimiento.

En 1975, Emilio es requerido nuevamente por Fiesta Americana, pues estaban por inaugurar el Hotel Tortuga y Balsa quería que nuestro personaje le supervisara antes de recibirlo. Molina le dejó ir y no sólo eso, sino que le señaló que su puesto estaría listo en el momento en que quisiera regresar.

El Fiesta Americana tenía los hoteles Condesa, Presidente y Tortuga, y para que un Jefe de Mantenimiento descansara, los otros tenían que supervisar el hotel correspondiente el domingo señalado. Emilio se había quedado como Jefe de Mantenimiento en el Tortuga hasta 1985. Otros diez largos años de su vida.

Emilio había trabajado junto a Carlos Rullán, que era el Jefe de Recepción en el Hotel Presidente. Para 1983, Rullán tenía ya el Hotel Villavera y el Maralisa, que tenía muchos problemas y, obviamente, pidió el apoyo de Emilio, ofreciéndole incluso un mejor sueldo.

Fui a ayudarle, recuerda Romero, y es el lugar en que ha durado menos. Pero no fue por el carácter de Carlos, sino porque éste tuvo problemas con las hijas del Sr. Remstron, dueño de todos esos hoteles, y lo sacaron. Lógicamente, con él se fue toda la gente que había contratado, entre ellos… yo! Un año exacto duró la aventura.

Emilio decide trabajar por su cuenta. Los arquitectos Rojas y Fernandez fueron dos de los beneficiados con los conocimientos de Emilio pero…. en 1995, el fatídico año de la devaluación grande, de aquel famoso error de diciembre que fuera el azote de muchos, no perdona a Emilio que, habiendo invertido mucho dinero en algunas obras… ve su capital prácticamente perdido. Hay algunas obras que, incluso hoy, siguen sin terminarse, evoca. Pero había que trabajar aunque no hubiera trabajo. Se debía mucho dinero de materiales que se habían solicitado a crédito.

Afortunadamente, un día se encuentra con Carlos Rullán quien le invita a trabajar con él en un edificio que había comprado junto al Zorrito –frente al Maralisa- y en donde quería hacer unos locales. Tras terminar, se volvió a quedar sin trabajo hasta que un día su hijo le dijo que Rullán le andaba buscando. Pero no era Carlos, era Tony, quien le cita esa misma tarde en Estravaganzza. Le dije a mi ayudante, Genaro, que se llevara la herramienta pues ya sabía cómo se las gastaban.

Tony Rullán le ofreció hacerse cargo del mantenimiento de las discotecas Estravaganzza y Palladium, cargo que sostiene hasta el 2004 cuando los hijos de Rullán se hacen cargo de los negocios. Ellos querían otro tipo de gente, dice con cierta tristeza. Otro tipo de gente es, sin duda, gente joven.

Me dijo que fuera con Paco Silva para que me entregara mi liquidación, que obviamente le llevé a mi hija para que viera si estaba correcta. Una semana después me estaba entregando mi dinero.

Con todo, poco tiempo después Carlos le volvió a solicitar pues estaba haciendo unos edificios por allá, por la bajada de Puerto Marqués, para que le diera una revisada pues no confiaba en el ingeniero encargado de la obra que iba cuando se le pegaba la gana. El primer problema que encontró es que se había comprado un equipo trifásico y se habían metido sólo dos líneas, lo que encarecía el consumo de luz. Rullán entonces le pidió que concluyera la obra.

Un día llegó por ahí Tony, que estaba más arriba, y sólo le dijo: Cuando acabes aquí, me ves allá arriba.

Para no hacer el cuento largo, Emilio trabajó con los Rullán todavía dos años más.

Emilio nunca pidió trabajo. No estaba acostumbrado a pedir trabajo, siempre se lo ofrecían. Así era su calidad. En el 2006, cuando terminó su tiempo con los Rullán, tocó algunas puertas pero se topó con la desgracia que aqueja a todos los mexicanos mayores de 40 años: la edad. En México, un hombre de 40 años ya no es bien visto por quienes contratan. Así que, con toda la placidez del mundo, Emilio decidió jubilarse. El IMSS, Instituto Mexicano del Seguro Social, famoso por sus raquíticas pensiones, le jubiló… con una raquítica pensión!

Treinta y cinco páginas no es un gran espacio para una vida tan activa como la de Don Emilio Romero, pero no es su propia vida la que le dio relevancia a su paso por este mundo, no, fue su pasión por el deporte, por el futbol concretamente. Quisimos hablar –desde su llegada a Acapulco- de esa vida personal y de trabajo para que no se diluyera en la barahunda del deporte de las patadas en la que Emilio fue un protagonista de primer orden. Así las cosas, y gracias a la licencia literaria, regresemos las manecillas del reloj para volver al tiempo maravilloso de los cincuentas, a un año después de que se casara… ese mismo año en que le dan la responsabilidad del Prado América… y su salario llega a los ciento veinte pesos diarios en total.

ARBITROS

En 1957, el Sr. Medina me pidió que por mi expe-riencia me dedicara a orga-nizar la Liga de Acapulco, le contesté que yo no me com-prometía a ser el Presidente de la Liga, porque cuando terminara mi trabajo en Aca-pulco tendría que emigrar a donde mi Compañía me ordenara; pero sí buscaría entre los jugadores, quiénes serían las personas respon-sables para formar la di-rectiva; platiqué con ellos y así fue como se creó la Liga Municipal de Futbol de Acapulco, A.C. llevando co-mo Presidente a Javier Montero, el Secretario es Félix Martell, y el Tesorero Arturo Castro, yo quedo anotado como Asesor Deportivo; el 20. Vocal es Florentino Tino Martínez y el 3er. Vocal Víctor Mondragón Romero.

Convocamos al Primer Campeonato de Liga, en las Categorías de: Segunda Fuerza, Juvenil e Infantiles. Hubo entu-siasmo entre la palomilla y participaron, en 2ª. Fuerza, los equipos Acapulco, F. C., Prado Américas, Sección 20, Palacio Tropical, Hotel Pierre Marqués, IASA, San Lorenzo, Llorens, Tablajeros, Indios, F. C., y Supermercados.

Como no contábamos con personas que se dedicaran al arbitraje, los que dirigían los partidos  de  2ª.  Fuerza eran Mario Medina Retana, Laureano Álvarez, y Ángel “La Leona” Flores. Para los partidos de Juveniles e Infantiles, los silbantes fueron Arturo Castro, Javier Montero, Félix Martell, Florentino “Tino” Martínez, y yo mismo.

Era urgente capacitar a personas que les gustara el arbitraje. Félix Martell se encargó de formar el primer grupo de Árbitros de Futbol en Acapulco. El grupo estaba conformado por José Barragán Ceja, Ángel Flores, Román Abuelo Ramos, Víctor Mondragón, Daniel Pájaro Muñoz, Cotorra Nava, Salvador El Tractor Alarcón y Margarito Maravilla Adame. Más tarde se integrarían el Profr. Obdulio Sánchez Tacuba, Moisés Aguirre Ramón, Ibarra, Arturo Yamazaki García, Ernesto González, David Rey Molina, Nazario Vega, Simón Castrejón Beltrán, Lic. Jesús Herrera Nieto, Adulfo Chávez, David Flores Traca, Víctor Piza, y Ricardo Pinocho Arciniega que después fuera un magnífico instructor del arbitraje.

El grupo se constituye como Colegio de Árbitros, y Obdulio Sánchez Tacuba es electo su primer Presidente.

El Colegio creció en agremiados y calidad, pues lograron el apoyo de la Federación Mexicana de Futbol, quien enviaba instructores para impartir seminarios. Entre esos instructores destacan el Profesor Valenzuela, Epifanio Baños, Arturo Yamazaki, Diego Di Leo y Bonifacio Nuñez.

Al fallecimiento del Profr. Obdulio Sánchez Tacuba, por iniciativa de Martell y varios árbitros más, el Colegio lleva por nombre Colegio de Árbitros Profr. Obdulio Sánchez Tacuba A.C.

Los árbitros de Acapulco llegaron a tener una buena trascendencia. El Lic. Urbano Magdaleno Pérez fue el primer árbitro de Acapulco en llegar a silbar en Primera División profesional, recuerda Don Emilio. Salomón Santana, Simón Castre-jón Beltrán y Jesús Herrera Nieto dirigen partidos en 3ª, 2ª, y 1ª. División profesional.

Adolfo Aquino Benítez inició su carrera arbitral a los 12 años –señala evocador- siempre ha mostrado grandes aptitudes para esa carrera, porque el arbitraje es una carrera. Arbitró partidos en 1ª. División profesional durante dos temporadas, silbó partidos de liguilla, pero por desgracia o mala fortuna, cuando intentó obtener el gafete de árbitro de FIFA, no pasó las pruebas exigidas.

Por su parte, el Lic. Urbano Magdaleno Pérez, Presidente de la Delegación de Árbitros del Estado de Guerrero, trabaja arduamente para que los árbitros de nuestro Estado estén actualizados asistiendo a seminarios convocados por la Comisión de Arbitraje de la Federación Mexicana de Futbol, asegura con una pasión muy singular nuestro biografiado.

CONSTRUCCION DE CAMPOS

Cada sesión que teníamos era una inyección de nueva vida para Don Emilio. Cada visita llegaba un renovado Emilio. Y debemos reconocer el sacrificio que significaba para él llegar hasta nuestro pequeño despacho. Estába-mos de lado a lado de Aca-pulco. Vivía por la zona habitacional de El Coloso, y nosotros en las partes altas de la bahía. Hacía dos horas para llegar y dos horas para volver… y lo hacía solo a sus 88 años!

Al principio, la cámara le incomodaba pero, tras la tercera sesión, prácticamente la ignoraba. Era tanto su entusiasmo por el libro, que cada sesión me preguntaba cuándo saldría a la luz. Procesar una obra como esta lleva entre dos y tres años. La verdad es que apenas nos llevó año y medio… así de fuerte era la presión ejercida –de buena manera- por nuestro biografiado.

Ya había jugadores, ya había árbitros pero… lo que no había eran campos para jugar futbol.

La Liga Hotelera acondicionó un terreno para campo de futbol en el poblado de Las Cruces, al que llaman Gallinero No. 2, cuenta Don Emilio.

El Deportivo Vicente Gue-rrero y la propia Liga Hotelera acondicionan otro más y luego seis por la hoy Ciudad Rena-cimiento.

Indudablemente que una de las ligas de mayor actividad en ese momento es la Liga Hotelera, pues conforme a los recuerdos de nuestro personaje, esta agrupación deportiva acondiciona también un campo en el poblado de Llano Largo, otro en Tuncingo, otro más en El Cayaco –que ya tenía dos previos- y los campos 3 y 4 en La Máquina.

En la construcción del campo número tres de La Máquina se utilizó maquinaria pesada para poder extraer las gigantescas raíces de añejos y desaparecidos árboles que habían quedado escondidas bajo la tierra. Se invirtió una muy buena cantidad de dinero en el acondicionamiento del terreno, pero… lo que es la vida y la gente… cuando ya estaba limpio y parejo, la Sra. Lala, propietaria del terreno, negoció la renta con otra liga! recuerda riendo con sorna Emilio.

Pero la Liga Hotelera no se detuvo por esto. Acondiciona otro terreno a un costado de donde estaba la embotelladora de la Pepsi-Cola, atrás del Hotel Tropicano –en lo que es ahora Wall Mart- y otro más, el Coco Frío, en lo que es ahora el CICI, y que fuera dedicado al futbol femenil.

Obviamente, el principal actor de todos estos movimientos era Emilio, como parte entonces de la Liga Hotelera. Su iniciativa era previa a la acción que ejercía de inmediato. A él se deben muchos de los campos que existieron entonces y otros tantos de los que existen actualmente.

Para la construcción de estos campos conté siempre con la valiosa colaboración de Salvador Alarcón Flores, a quien llamábamos cariñosamente El Tractor.

UNIDAD DEPORTIVA ACAPULCO

Mientras hace falta algo, nadie quiere entrar al quite, pero cuando se ha logrado todos se adornan con sombrero ajeno. Tal fue el caso de nuestra Unidad Deportiva Acapulco.

Algunos compañeros periodistas, quizá engañados por per-sonas de mala fe o peor memo-ria, achacan a personajes de nuestra sociedad el trabajo de idear, promover y alcanzar la realidad de esta magna obra.

Sin embargo, Don Emilio guarda las pruebas de que el verdadero artífice del milagro fue el Profesor de Educación Física Alejo Morales Morán, quien desde 1947 inicia su calvario. El primer acto atre-vido fue atravesársele al Presidente Miguel Alemán para hacerle la petición: Acapulco necesitaba una Unidad Deportiva urgentemente.

Alemán ve con buenos ojos la idea y Alejo da por sentado que la aprueba, lo que comunica vía telegráfica al Gral. Antonio Gómez Velasco, titular de la Dirección Nacional de Educación Física y Enseñanza Premilitar acordar con el Presidente de la Junta Federal de Mejoras Materiales, en ese entonces Don Melchor Perrusquía, para dotar de un deportivo al puerto de Acapulco.

Se le ordena entonces a Don Melchor conseguir y com-prar un terreno de 50 mil de metros cuadrados.

La Junta Federal de Mejoras Materiales gestiona ante el Comisariado Ejidal de El Progreso la compra o permuta de 50 mil metros cuadrados

El 12 de abril de 1950, el terreno fue entregado por el Lic. Perrusquía al grupo Pro Campo Deportivo, encabeza-do por el Profr. Alejo Morales Morán y el Lic. José Ventura Neri, teniendo como testigos de honor al Gobernador del Estado, Gral. Baltasar Leyva Mancilla, y el Presidente Municipal de Acapulco, Gral. Miguel Z. Martínez.

 Todos estaban felices! Sin embargo, el terreno se quedó como recuerdo del maravilloso proyecto. Veinte años pasaron para que reviviera el viejo sueño.

Fue hasta 1970, durante la campaña del Lic. Luis Echeverría Álvarez para alcanzar la Presidencia de la República, cuando el Profr. Alejo Morales Morán nuevamente se atreve a atravesársele a una comitiva oficial –esta vez acompañado de Joaquín de la Peña y Castillo y Miguel Sánchez Martínez, Emilio Romero y un fuerte grupo de deportistas- y, en una parada del recorrido frente a lo que es ahora la Unidad Deportiva Vicente Suárez en Constituyentes, le presentan al candi-dato un pliego petitorio –que lee Jaime Capote Orozco- en el que solicitan la construcción de lo que ya llaman Unidad Deportiva Acapulco.

Echeverría, ya investido Presidente, ordena por fin la anhelada Unidad Deportiva. Así, el 12 de octubre de 1973, la Unidad Deportiva Acapulco fue inaugurada por el C. Presidente de la República, estando presentes el Gobernador del Estado, Lic. Israel Nogueda Otero, el Presidente Municipal de Acapulco, Lic. Israel Hernández Ramos, el Ing. Carlos Falcón Vega, Director del Proyecto, el Ing. Jesús Alarcón Alarcón, y las personalidades deportivas Clemente Mejía y Joaquín Capilla.

El partido inaugural fue jugado ese mismo día con un cartel de lujo: el profesional equipo América, contra la Selección Guerrero que fuera Campeón Nacional en 1972.

Por el América, alinearon Prudencio El Pajarito Cortés, Campeón Hernández, Mario Pichojos Pérez, Alfredo Tena, Roberto Hodge, Hugo E. Kiesse, Carlos Reynoso, Enrique Borja, Monito Rodríguez, Osvaldo Castro Pata Bendita y Cristobal Ortega.

Por la Selección de Guerrero jugaron Raúl Figueroa, Francisco Aceves, Félix Ville Ramos, Rosalío Zamarripa, Pipo Diego, Ramiro Montelongo, Jesús Galeana, Leobardo Carreto, Sócrates Cuevas, Mario Vielma, Alfonso Taco Valverde, Pollo Domínguez, Raúl La Vieja Ortiz, La Chiva Herrera, Cenobio Domínguez Pelé, Andrés Ramos, José Ángel Palacios, Baldomero Acevedo y Tutúy Llamas, llevando como Director Técnico a Raúl Acapulco Herrera.

El marcador final fue América 1- Guerrero 0. El gol solitario fue anotado por Oswaldo Castro, Pata Bendita.

UNIDAD DEPORTIVA VICENTE SUAREZ

Una de las unidades deportivas más visitadas, quizá por su ubicación de fácil acceso, quizá por las facilidades que se otorgan, es la Unidad Deportiva Vicente Suárez.

Emilio nos cuenta que inicialmente el lugar era el campo de aterrizaje para las avionetas de una compañía maderera propiedad de la familia Fragoso. No recuerdo cómo o porqué dejó de funcionar como tal –comenta- pero cuando eso sucedió, Víctor Mondragón, que era entonces el Presidente de la Liga Interbarrios, acondicionó el terreno y hace dos campos para jugar futbol. Estos campos llevaron el nombre de Reforma Agraria y fueron utilizados hasta que llega a mediados de los setentas el Plan Acapulco y construye ahí la ahora Unidad Deportiva Vicente Suárez, que es puesta en servicio en 1975.

Y como para que se dé Usted una idea de la “preocupación” de los gobiernos por el deporte, como dato curioso, la unidad no recibe más atención durante 22 años, hasta 1997, en que es remodelada por el entonces gobernador interino Ángel Aguirre Rivero. De ahí, once años después, se inicia otra remodelación –que termina en el 2009- por el presidente municipal en funciones Manuel Añorve Baños. Valga decir en su favor que esta última remodelación es sorprendente pues se instala en la cancha el pasto sintético, se modernizan los baños y áreas públicas y se construye la cancha de basquetbol –destinada también a usos múltiples- que es totalmente techada.

Por ese entonces también se remodelaron las unidades deportivas José Azueta y Jorge Campos, añade Emilio.

En la actualidad, existen poco más de 80 campos para practicar el futbol, empastados y en muy buenas condiciones, que se ubican en La Máquina, Cayacos, Tres Palos, Llano Largo, Plan de los Amates, Hermanos Gómez, La Sabana, Tunzingo, El Arenal, El Salto, La Zapata, Hermanos Campos, Hermanos Aguirre, Hermanos Cisneros y Cerrito de Oro principalmente.

Esto no quiere decir que son suficientes, sino que apenas cubren las necesidades de los amantes del balompié, con la salvedad de que el 90 por ciento de ellos son particulares o rentados por agrupaciones y organizaciones futboleras. En realidad, los únicos campos oficiales son los que pertenecen a las unidades deportivas y que no pasan de seis.

ASOCIACIÓN DE FUTBOL DEL ESTADO DE GUERRERO

En 1945, el Sr. Joaquín Soria Terrazas, que era el Presidente del Sector Amateur de la Federación Mexicana de Futbol, nombró a Don Crescencio Medina Retana Presidente de la Asociación de Futbol del Estado de Guerrero, para organizar las Ligas de Iguala, Taxco, y Chilpancingo para afiliarlas a la asociación. En Acapulco no había ni ligas, sólo equipos dispersos que de vez en cuando realizaban cuadrangulares o pequeños torneos. Había que trabajar para organizar los equipos y aglutinarlos en una liga.

Así Guerrero pudo asistir a campeonatos nacionales realizados a nivel Grupo B, efectuados de 1947 a 1966, recuerda Don Emilio. En 1950, se lleva a cabo en Cuernavaca, Morelos; en el 53 repite Cuernavaca. El Señor Medina se encargaba de llevar a la Selección de Guerrero a las competencias nacionales del Sector Amateur.

Entre 1948 y 1955, organiza los torneos estatales a visitas recíprocas, con equipos representativos de ciudades o regiones como Taxco, Iguala, Chilpancingo, Tierra Caliente y el propio Acapulco.

Algunos de los equipos que recuerdo –señala nuestro personaje- son: por Iguala, el Municipal y el Unión Iguala; por Taxco, Plateros y San Isidro; por Chilpancingo, San Mateo y Estrella Roja; por Tierra Caliente, Tlapehuala y el Pepsi-Cola; y por Acapulco el Acapulco F.C. y un equipo que también se llamaba Pepsi-Cola.

En 1955, se suman los equipos Indios y Supermercado. Estos encuentros eran una verdadera guerra deportiva! Señala entusiasta. De los más fogosos recuerdo el de Unión Iguala contra Plateros; o el de la propia Unión Iguala contra Acapulco F.C.; y no se diga aquellos de San Isidro contra San Mateo… eran una revolución!!! O el de San Mateo contra Tlapehuala…

Era una ápoca muy bonita porque se jugaba con mucha pasión, y era un orgullo vestir la camiseta que se portaba.

De 1945 a 1965, el Señor Medina, titular de la asociación, ponía empeño en la formación de los equipos, de agruparlos, de seleccionar a los mejores jugadores, conformar la Selección Guerrero y llevarla a las competencias que se efectuaban en Morelos, Oaxaca, Chiapas y Veracruz en la categoría de Primera Fuerza Grupo B, llevando a jugadores de las diferentes ciudades como Armando Caballero, Reymundo “Erizo” Fuentes, Adolfo Tobón, Mauro Palma, Eliut Ozuna, Ramón Ibarra, Ignacio Ruíz, Mazón y Abelardo Pineda, Salvador y Juan Álvarez. Lo que no dice en su plática Don Emilio es que él también formaba parte de esa selección en su momento.

En 1966 ganamos el derecho de jugar en el Grupo A, señala orgulloso. Y fue Medina Retana precisamente quien instituye los juegos estatales nombrando una ciudad sede, votando cada año cuál sería la siguiente sede entre las ciudades participantes. Iguala fue la designada para el Primer Estatal en la modalidad de 21 años, quedando Campeón la propia Iguala y SubCampeón Acapulco.

                      

Pero el 5 de diciembre del mismo año fallece el Señor Crescencio Medina Retana.

La Federación Mexicana de Futbol convoca a un congreso de ligas del Estado para elegir al nuevo Presidente de la Asociación, responsabilidad que recayó en el Ing. Jesús Alarcón Alarcón, que era el Presidente de la Liga Municipal de Futbol de Acapulco. Le acompañan Fernado Silva Castro “Palillo”, como Secretario, y el Contador Aristeó Hernández como Tesorero.

A principios de 1967, en febrero si no me equivoco,, en representación de la Federación Mexicana de Futbol y la confederación del Deporte Mexicano, el Profr. y Lic. Arturo Cervantes Delgado, tomó la protesta al nuevo Comité Directivo de la Asociación de Futbol de Guerrero.

    Ese mismo año, el Ing. Alarcón reformó algunos puntos para que los torneos se jugaran con edad de 21 años 11 meses. El primer torneo en esta modalidad se llevó a cabo en Taxco, resultando Campeón y llevando como SubCampeón a Acapulco.

Y Emilio sigue con los recuerdos. Ya no tiene el freno que le daba la vergüenza en sus primeras sesiones, no, ahora habla, y habla, y habla… indudablemente, el futbol es su mayor pasión.

En 1984 ingresa a la Asociación de Futbol de Guerrero el Ing. Jesús Gutiérrez Rayón como Secretario, en substitución de Fernando Silva.

Y en 1990, tras largos 27 años de ostentarla, renuncia el Ing. Alarcón a la Presidencia. Algunos critican su administración, otros la alaban, pero sea como sea, debemos reconocer que el futbol tuvo una época dorada en esos años.

A la renuncia de Alarcón, Gutiérrez Rayón es electo por unanimidad para asumir la Presidencia, quedando el Lic. Hilario Salas Sánchez como Secretario y el Contador René Guinto como Tesorero.

En estas tres décadas, como dije, el futbol de Guerrero tuvo sus más amplio desarrollo, su mejor época a nivel municipal, estatal, pre-nacional y nacional. Siempre se competía con el mejor futbol de la república en las categorías Sub-18, Sub-21 y Edad Libre.

Guerrero ganó el Balón de Oro por estos campeonatos, el Trofeo otorgado por la FMF Sector Amateur. Luego se ve cuando las asociaciones son dirigidas por personas capacitadas, amantes de lo suyo, así es como se obtienen buenos resultados, afirma evocador Emilio.

Pasado el entusiasmo del momento, sigue con su bagaje de recuerdos. En 1995 renuncia el Ing. Gutiérrez Rayón y ocupa su lugar el Señor Humberto Chong Soto que, para ser franco, pasa sin mayor pena ni gloria.

Para el 2006, Guillermo “El Gallo” Moreno dirige la Asociación y lo único que hace es dejar perder todo lo que se había obtenido. Las competencias estatales bajaron de calidad y se relaja la organización. Las ligas de Acapulco no participan en las competencias estatales. Vamos, ni siquiera hay un calendario de los torneos en sus diferentes categorías.

En el 2010, Chong Soto regresa a la Presidencia. Ojalá encuentre al apoyo de las ligas, primero, para afiliarse a la Asociación con todos los derechos y obligaciones, calendarizar con tiempo las competencias a nivel estatal, pre-nacional y nacional, para poder retomar la categoría que Guerrero adquirió en aquella década del 85 al 95.

En el año de 1992 Guerreo vivió su mejor época a nivel nacional. Ganó los Torneos Sub-18, Sub-21 y el Edad Libre. Debemos recordar que la Asociación de Guerrero fue premiada con el Balón de Oro por lograr los tres torneos en un año.

   

LIGAS.- El nacimiento del futbol organizado.

Como ya señalábamos al principio de este libro, la primera liga creada en el puerto es la Liga Municipal de Futbol Acapulco, que Don Emilio conforma a petición de Don Crescencio Medina Retana y en la que, por su aún inseguridad de estancia en la ciudad, sólo acepta el cargo de Asesor Técnico.

Al primer presidente de esa Liga Municipal, Javier Montero, le siguieron José Luis Jiménez, Juan Ríos, el Ing. Jesús Alarcón, Alejandro González O., Mario Llorenz, Crescenciano Bahena V., Artemio Olea y Eduardo Rico.

Los equipos fundadores de la Liga Municipal fueron el Acapulco F.C., el Prado América, el Deportivo Llorens, el Independiente, Tablajeros, SuperMercado, Palacio Tropical, Pepsi-Cola, Indios, el Pierre Marqués, Atlante, Eureka, Duckla, Caleta, Sección 20, Deportivo Progreso, Marte, Atlas, Sitio Caballero, Urbanos de Acapulco y muchos más que se pierden en la pátina del tiempo.

          Estando en la Presidencia de la Liga el Sr. Crescenciano Bahena, se obtuvieron muy buenos resultados para el futbol de Acapulco, comenta nuestro biografiado.

Se ganó un estatal, el pre-nacional y el único título a nivel nacional en la categoría Edad Libre que se ha alcanzado. Acapulco siempre fue bien representado en los torneos estatales, pre-nacionales y nacionales. Para acudir a esos eventos, Don Crescenciano Bahena se llevaba a media selección en su propia camioneta.

En 1973, Bahena, Emilio Romero y Terán, consiguieron una plaza para un equipo en la Tercera División Profesional con el Club Deportivo Acapulco.

El propio Bahena fue Presidente del Club en Tercera y Segunda División profesio-nal; formó parte del proyecto que dio vida a una Categoría Especial en Acapulco: LUFA, Ligas Unidas de Acapulco. Fue una persona que trabajó incan-sablemente para que el futbol de Acapulco fuera respetado en el Estado y a nivel nacional, afirma enfático Romero.

Desgraciadamente se retiró por problemas de salud. En el 2006, la Asociación de Futbolistas Veteranos de Guerrero –ASO-FUVEG- le hace un público reconocimiento, y en el 2007 fallece en la Ciudad de Iguala, en donde radica su hijo Antonio.

Debemos reconocer que la memoria de Emilio Romero, nuestro biografiado, es privilegiada. Difícilmente se le va una fecha y, cuando no re-cuerda un nombre, lucha con su propia mente hasta que lo hace. Sin embargo, tanto a él como a este escribidor, la memoria no nos permite recordar todo con detalles, de ahí que algunos datos se puedan calificar de incompletos. Sin embargo, vida y recuerdos de Emilio son un tesoro del futbol porteño y no pueden ser desechados, aún con esas pequeñas omisiones.

Artemio Olea es nombrado Presidente de la Liga al retiro de Bahena. La liga sigue participando en todos los torneos que convoca la Asociación de Futbol del Estado.

Eduardo Rico López es el último Presidente de la Liga Municipal. Durante su permanencia la liga volvió a ser muy competitiva; con Lalo volvió la unidad en todas las ligas, una unidad que sirvió para integrar las selecciones fuertes, sólidas. Se ganó un Campeonato Nacional en la Categoría Sub-18 y algunos campeonatos estatales en Edad Libre.

Lalo enfermó… y se retiró de la liga. A su fallecimiento, la Liga Municipal dejó de funcionar.

 

 

 

LIGA INTERBARRIOS

Fue fundada en 1960 por Víctor Mondragón Romero como Presidente, y Joel Mondragón Romero como vice-Presidente, teniendo como campos sede el de La Fábrica, que existía en donde ahora está ubicado el Mercado Central, y los dos campos que acondicionan en lo que era el campo de aterrizaje de la Maderera Puente Sosa, ahora Unidad Deportiva Vicente Suárez.

Los equipos fundadores de esta liga fueron Maderas de Guerrero, Puente Alto, San Diego, La Fábrica, La Laja, Petaquillas y San Isidro, nos ilustra Emilio.

El primer torneo lo realizó con 18 equipos. El primer Campeón, Maderas de Guerrero, representa al municipio de Acapulco en varias compe-tencias a nivel estatal y pre-nacional, y es Sub-Campeón es-tatal en Categoría Libre, en el torneo efectuado en Iguala en 1971.

Después de varios años, Víctor Mondragón decide retirarse del futbol. En la actualidad es un buen nadador, y compite a nivel estatal y nacional en la Categoría Master. Cabe recordar que Víctor fue co-fundador de la Liga Municipal de Futbol en Acapulco.

   

Liga hotelera

A principios de 1965 me plantearon la idea de formar otra liga -narra Emilio- ya que Mario Llorens, que fun-gía como Presidente, por sus múltiples negó-cios no asistía a las asambleas.

Había descontento entre los Delegados por la actitud del Se-cretario Norberto Gar-cía y, tomando en cuenta que a mi equi-po le habían negado un campo, acepté to-mar parte en este nuevo proyecto.

Así se formó la Liga Municipal de Futbol Hotelera A.C., el día 9 de junio de 1965, en una reunión efectuada en el Casino de la 7ª. Zona Militar de esta ciudad. La Directiva la conformaron Pedro andalón Cervantes, como Presidente; el Vice-Presidente fue Miguel Ángel Ordaz; Secretario Luis Estrada Olea; Sub Secretario Luis Bustamante; Tesorero; Emilio Romero Martínez; Primer Vocal Antonio Romero; Segundo Vocal Israel Araiza; Tercer Vocal Silvino Domínguez Mendoza; Asesor Jurídico Lic. José Santillán Sánchez; Prensa Armando Caballero Cisneros.

Los Equipos de 1ª. Fuerza que la formaron fueron: Hotel Las Brisas; Hotel Pierre Marqués; Hotel Presidente; Hotel Ritz; Plan de los Amates; León de Corral Falso; La Marina y el Equipo Icacos.

La liga contaba con los campos Base Naval I y II; Las Cruces I y II; Plan de los Amates; Pierre Marqués y Corral Falso.

Don Emilio hizo un parén-tesis para recordar una anécdota.

En 1971, existiendo tres ligas en Acapulco, la Aso-ciación del Futbol en el Estado de Guerrero ordenó que se jugara un triangular entre la Liga Municipal, Interbarrios y la Hotelera. El ganador sería el responsable de integrar la Selección de Acapulco, para asistir a los torneos estatales de Categoría Libre que se celebraban cada año.

Así, en el Campo del Cayaco se llevó a cabo el partido entre las selecciones de la Liga Municipal e Interbarrios. Conformaban la primera Rodolfo Galeana, Carlos Reyes, Raúl Figueroa, Félix Nava, Andrés Ramos, Ubaldo Galeana, Leobardo Carreto, Héctor Navarro, Pablo García, Sigifredo Flores y Jesús Galena, bajo la Dirección Técnica de Margarito Maravilla Adame.

Por Interbarrios formaron Mario Castillo, Onésimo Cortés, Carlos Cortés, Héctor Torres, Epifanio Hernández, Rubén Mora, Felipe Ayala, Roberto Jiménez, Sócrates Cuevas, Javier Cortés, Gaudencio, Ramón Nava, y Bruno Liborio. El Director Técnico era Rafael Churros Vargas.

Eran dos cuadros muy parejos, con grandes jugadores bastante acoplados. Al minuto 19, la Liga Municipal abrió el marcador por conducto de Pablo Pazuza García con un gran remate de cabeza.

Escuchando a Emilio Romero narrar todo esto, me parecía estar escuchando a cualquiera de esos narradores de la televisión. Usaba las mismas inflexiones de voz, el mismo tono, incluso las mismas palabras. Tal era su pasión cuando hablaba de futbol.

En la media cancha se genera una tremenda lucha. La Interbarrios comenzó a imponer condiciones. Al minuto 32 se produce una falta, Mora mueve el balón para Felipe Ayala que manda un cañonazo para dejar como estatua al portero Galeana, y logra igualar el marcador.

Diez minutos después, en otra falta de la Municipal, casi a la mitad del campo,, Felipe Ayala envía un centro exacto a donde se encontraba Sócrates Cuevas que remata con la cabeza anotando el gol que les daba la ventaja.

Para el segundo tiempo, la Municipal salió a darlo todo para revertir el marcador. El silbante se puso nervioso y empezó a marcar faltas inexistentes a favor de la Municipal. A los 20 minutos expulsó a un jugador de la Interbarrios. El juego siguió esta misma tónica y los espectadores silbaban las decisiones arbitrales.

Faltando 14 minutos para finalizar el juego, en otra falta contra la Interbarrios, Víctor Mondragón se metió al campo para reclamar al árbitro, estallando una verdadera batalla campal que imposibilitó la continuación del juego. El silbante central fue José Arturo García, los Jueces auxiliares Obdulio Sánchez Tacuba y Ramón Ibarra.

          La Liga Interbarrios representó a Acapulco en el Torneo Estatal celebrado en 1971.

   

Volviendo a la Hotelera, Emilio nos cuenta sobre los equipos participantes en el Primer Campeonato de Liga de este organismo deportivo, en su categoría de Primera Fuerza allá por 1965.

El que se me viene a la mente primero es Las Brisas, que componían Alfonso Chimiro Velázquez, Pedro Memelas Hernández, Arturo Aguilar El Cuarro, Rodolfo Popo Pérez, Trinidad Mejía, Reynol Mendez, Luis Salado el Árbol, Noé Almazán, Simón y Paulino Montalván, y José El Pelícano Rivera.

Otro de los importantes era el del Hotel Pierre Marqués, en el que militaban Jorge Rojas, Guadalupe Chávez, Edmundo Guadarrama, Roberto Garibaldi El Barbitas, Ángel Loco Olvera, El Ganzo, José Luis Quiróz, Roberto Munguía, Salvador Flores Chivis, La Gocha Meza, Luis Estrada y Octavio López J.

De los inolvidables fue el equipo del Hotel El Presidente, un equipo de garra y pujante como él solo. Ahí también militó en su época nuestro biografiado. Fue en ese equipo que Emilio metió el mejor gol de su vida.

Estaba también el equipo el Hotel Ritz, buen equipo –evoca Emilio- con jugadores fuertes y entregados. La memoria falla pero recuerdo a Gregorio Goyo Hernández, Silvino Domínguez, a los hermanos Arriaga, romero Hernández, Winston, Lalo Noriega, Antero Villa, Cristóbal, a los hermanos Palacios, a Santiago y a Filemón Ramírez.

Emilio agacha la cabeza y cierra los ojos intentando recordar, tiene una memoria increíble, sobre todo para los nombres. Se endereza y dice:

El León, de Corral Falso, con muy buenos jugadores no conocidos en Acapulco, pero a los que era muy difícil ganarles en su campo.

Vuelve al plan de meditación y de pronto, chasqueándo los dedos dice:

Bueno, uno de los buenos… el equipo de Plan de Los Amates… ahhh y el Deportivo Icacos, uno de los más luchadores que he conocido. No sé si ya le platiqué que recién llegado a Acapulco fue el equipo que me llamó la atención. Jugaban descalzos!!!

                            

Otro de los equipos que recuerdo con alegría es el San Cristobal –señala Emilio Romero- el equipo empezó desde infantiles en la Liga Hotelera hasta llegar a la 1a, División Amateur LUFA. Algunos de ellos todavía viven, ojalá y lean estas memorias.

Creo que todos aquellos esforzados equipos merecen el recuerdo. Hicieron historia en el deporte, sobre todo en el futbol.

Entre ellos hubo algunos jugadores que destacaron llegando a niveles nacionales e, inlcuso, internacionales… pero ya serán materia de otro capítulo.

Creo que uno de los más fuertes de la Liga fue el equipo de La Marina. Tuvo una trayectoria limpia y eran muy organizados. Los lideraban el Teniente Luis Chivo Ordónez y el Teniente Villalobos,

Fue una época, como le digo, muy bonita, de mucha actividad, podría decir que fue la época de oro del futbol en Acapulco. De finales de los cincuentas a finales de los setentas no había día en que no hubiera un balón en movimiento.

Las autoridades municipales jamás se preocuparon, en realidad, por apoyar al deporte y menos al futbol, a pesar de que algunos jugadores llegaron a trabajar en el municipio, por ejemplo, o en el gobierno del Estado.

Por ese esfuerzo me es difícil olvidar a alguno de los equipos o de los jugadores. Cómo quisiera haber tenido una varita mágica para dejar todo grabado en la historia.

Y eso es lo que hacemos con esta biografía Emilio, grabar en la historia los detalles de tus recuerdos, de tu esfuerzo y del de todos los que llegaron a hacer del futbol en Acapulco una gloria que también –como el turismo- llevó el nombre y el prestigio del puerto a lo largo y ancho de la república e inclusive más allá de las fronteras.

Vienen a mi mente también otros equipos, como el Petaquillas, que fuera Campeón Juvenil de la liga, la Copa y luego Campeón de Campeones en la temporada 70-71, y nuevamente Campeón de 2ª. Fuerza en 76-77. El Fiesta Tortuga, un equipo de garra.

Aunque más adelante vamos a hablar de los jugadores de Acapulco, me gustaría dejar una constancia de reconocimiento a algunos de los que militaron en aquellos años –interrumpe enfático Emilio- como Adolfo Esparza, Alfonso Ramírez Calleja Catedrático, Enrique Catalán El patillas, Adrián Moyao, Edmundo Melgoza, Sergio Solchaga, Tito Gonzalez, Narciso Domíguez Ferrichón, Lamberto Abarca Balin, Rosalío Montaño, Radamés Aparicio, Gabriel Marín Chiquis, Gustavo Abarca, Maxi Ramírez, Abraham Martínez Borreguito, Silverio Olmedo Chilpaya, José Salgado, Jesús Ramírez, Armado Ocampo, Salvador Leon, Rafael Abarca Faico, Fernando Ibarez Dandy, Sandoval El Chilango, Reynoso, Manuel Capeto, Salvador Saldaña, Víctor Valentín Clemente, Salomón Don Juan, Luis Alberto Palma, Aurelio Mendoza Welo, Rafael Hernández Choco, Dámaso Bernal, Hoger Alderete, René Quiroz, Andrés Gallo, Anastasio Palma, Armando Polo, Samuel Mañez, Fabián Pérez, Vladimir Cortés, Mauricio Ramos, Fany Munguía, Javier Abarca Cebollo, Mario Mondragón, Rafael Pasta Palma, Miguel Carmona, Tomás Nava, Carlos Toro Morales, Oswaldo Guzmán, Luis Antonio Cuarras Palma, Gustavo Cortés, Ignacio Ruiz Acevedo, Santiago Villa, Napoleón Lacunza, Joaquín Campos, Fernando Negro Salinas, Ricardo Kali Pineda, Rodolfo Galeana, Alfonso Gallo Sr., Alfredo Canales, Francisco Delgado, Ignácio Morales, Noel Galeana, Manuel Campos, Gregório Campos, Teniente Luis Chivo Ordóñez, José Mendoza El Cuervo, Sergio Fourvier, Alberto Marín, Teniente Villalobos, Corona, Zepeda, Enio Gonzalez, Jorge Rojas, Guadalupe Chávez, Luis Estrada, Tavo Octavio López, Silvino Domínguez, José Luis Quiroz, Alberto Mancilla, Juan Tavarez El Juaneado, Mario Castillo, Heriberto Salgado, Salvador León, Carlos Muela, Fernando Rodríguez, Raúl Núñez, Vicente Osorio, Mario Vielma, Julián Aguirre El Fanta Narciso Domínguez Perrichón, Wilfrido Pineda, Fernando Guillén, Gabriel Marín, Juan Marín La Changa, Alejandro Gutiérrez El Burrero, A. Edmundo Melgoza, Felipe Becerril, Artemio Olea, M. Angel Moreno Kelly, Amancio Marbán, Antonio Del Valle, Luis García, Chiva Garcia, Erasmo Serrano, Sócrates Meléndez, Alejandro López

La Liga Hotelera fue una de las grandes promotoras de los torneos internos. Emilio recuerda algunos de ellos.

Bueno… en la Temporada 1975-1976, en la categoría de 1ª. Fuerza, el Campeón fue Club de Golf Pierre Marqués, quedando como Sub-Campeón el San Cristóbal, y en tercer lugar Granjas. El Club de Golf Pierre Marqués fue Campeón de Copa y Campeón de Campeones. Ese mismo año de 1976, en el Torneo Juan Carreño el ganador fue Inter Jap.

En 2ª. Fuerza “A” fue el Deportivo Chihuahua y Sub-Campeón el Acapulco Princess, dejando el tercer lugar a Adobería. El Campeón de Copa fue Sonora que también fue Campeón de Campeones. El Torneo Municipal 76 lo ganó Deportivo Chihuahua.

En 2ª. Fuerza B, Recaudación de Rentas No. 2 se llevó el campeonato y resultó ser Campeón de Campeones. El sub-Campeón fue Deportivo Covadonga y el Tercer lugar Altamirano. El Campeón de Copa fue CTM Pierre Marqués.

En 2ª. Fuerza C sucedió algo curioso. El Campeón fue Construcsol y el Sub-Campeón el Club Deportivo Social Llano Largo. Lo curioso fue que el Tercer lugar, Morelos, resultó ser no sólo el Campeón de Copa, sino también el Campeón de Campeones!

Deportivo Esparza fue el Campeón de 2ª. Fuerza D, llevando como Sub-Campeón a Trituradora Provincia. El tercer lugar tocó a Barco Cuitlahuac. El Capeón de Copa fue Superclimas y el Campeón de Campeones Barco Cuitlahuac.

En Juvenil A, Inter Álvarez resultó Campeón, Hogar Moderno Sub-Campeón, y Tercer lugar –empatados- La Sabana y San Diego. Sin embargo, aquí también resultó que el tercer lugar, la Sabana, fue igualmente Campeón de Copa y Campeón de Campeones.

En la Juvenil B se repite esta situación con el Inter Jap que se lleva el tercer lugar pero es Campeón de Copa y Campeón de Campeones. En esa categoría fue Campeón México Fiesta y Sub-Campeón 5 de Mayo.

No conformes con eso, en la Infantil A vuelve a suceder. El Campeón es Botafogo, Sub-Campeón Icacos y el tercer sitio, 5 de Mayo, resulta Campeón de Copa y Campeón de Campeones.

En Infantil B el Campeón fue San Francisco, el Sub-Campeón Real Azteca, Tercer lugar 5 de Mayo, el Campeón de Copa Deportivo Azueta y el Campeón de Campeones San Francisco.

Finalmente, en la Infantil C, San Francisco se corona Campeón, el Deportivo Azueta Sub-Campéon, 5 de Mayo se lleva el tercer lugar y el Campeón de Copa es Pumitas. El Campeón de Campeones fue San Francisco.

Para la temporada 1976-1977, en 1ª. Fuerza el Campeón de Liga fu el Inter Jap, el Sub-Campeón fue San Cristobal, Tuncingo se lleva el tercer lugar, al campeonato de Copa y es declarado Campeón de Campeones.

En 2ª. Fuerza A, el Campeón de Liga es Petaquillas 500, el Deportivo Llano Largo el Subcampeonato, Marabunta el Tercer lugar, y en esta ocasión el triunfador definitivo en precisamente Petaquillas 500 que también se corona Campeón de Copa y Campeón de Campeones.

La 2ª. Fuerza B tiene como Campeón a la Unión Florida, Sub-Campeón a Puerto Marqués y a Unión Laguna en Tercer lugar. El Campeón de Copa es el Deportivo Esparza y el Campeón de Campeones Unión Florida.

2ª. Fuerza C arroja –sigue evocando Emilio- a Cruzeiro como Campeón. Cuitlahuac es Sub-Campeón, y se repite aquel caso curioso del que ya hemos hablado: el tercer lugar se lleva el Campeonato de Copa y el Campeón de Campeones, y es el Inter Jap.

Una modalidad igualmente curiosa resulta en la 2ª. Fuerza D, en la que el Campeón es Estrella Roja, el Sub-Campeón Icacos y el tercer lugar se lo lleva Las Brisas. Bueno, pues ninguno de ellos resulta Campeón de Copa ni Campeón de Campeones. Lo es Comando Submarino que, sin haber alcanzado un lugar preponderante en el campeonato de liga, lo hacen en las decisiones finales.

En Juvenil A las cosas se equilibran pues, el Campeón de Liga, Puerto Marqués, es el que resulta Campeón de Copa y Campeón de Campeones. El Sub-Campeón es Deportivo Llano Largo y San Diego queda en tercer lugar, lo que se repite en la categoría Juvenil B en la que el Campeón de Liga –Botafogo- es a la vez Campeón de Copa y Campeón de Campeones. El Sub-Campeón es Estudiantes y el tercer lugar se lo lleva Alfa.

En la Infantil A, el Campeón de Liga fue 5 de Mayo que repite como Campeón de Copa y Campeón de Campeones. Colonos Unidos Zapata es Sub-Campeón y Sonora se lleva el tercer lugar.

Real Azteca es el Campeón en la Infantil B, llevando como Sub-Campeón al Deportivo Azteca con 5 de Mayo en Tercer Lugar. El mismo Real Azteca resultó Campeón de Copa y Campeón de Campeones.

En la Infantil C 5 de Mayo repite con su fórmula como Campeón de Liga, Campeón de Copa y Campeón de Campeones, dejando como Sub-Campeón al Deportivo Azueta y a Pumitas en Tercer Lugar.

LIGA REGIONAL CAMPESINA

Fundada en 1967 por Antonio Picotera Reyes, contando con el campo Cha-mizal, donde efectuaban sus juegos, la liga fue manejada por Blas González, Eulogio Trujillo, Roberto Bailón y Edilberto Bailón.

En 1969, Javier Hernández Campos es nombrado Presidente de la Liga y cambia el nombre por Liga de Futbol Interpoblados, quien recibe apoyo del Lic. Juan Caballero Alarcón para acondicionar los campos 1, 2 y 3 de La Máquina, narra Emilio Romero.

Esta liga fue fundada para llevar el futbol a los poblados aledaños de Aca-pulco, como Tuncingo, Caya-cos, La Sabana, Tres Palos, El 30, Llano Largo, La Má-quina, Puerto Marqués y La Venta.

Comenzó por organizar torneos en las categorías Infantil y Juvenil, teniendo una gran convocatoria; des-pués se trabajó con categoría de Mayores. En 1989, se celebra el primer torneo Palmera de Plata, que fue todo un éxito. En 2008 se organizó un gran torneo categoría juvenil, resultando Campeón el Equipo de Cayacos.

Los Campeones del Torneo Palmera de Plata, aunque no en el orden cronológico, sí en el orden numérico fueron: 1.- (1989) La Venta; 2.- La Sabana; 3.- Cayacos; 4.- Puerto Marqués; 5.- Cayacos; 6.- Tres Palos; 7 (en 2011).- Tres Palos.

Estos torneos son con plantel de un nivel alto de juego, porque deben saber que en estos poblados existen los mejores jugado-res de Acapulco. Gran par-te de estos resultados se deben al trabajo del Profr. Abelardo Cortés baños al frente de la liga, ya que el Lic. Javier Hernández, por su trabajo, no cuenta con tiempo libre para atender todos los asuntos de la liga.

El Profr. Abelardo trabaja como es su costumbre con los niños de los poblados El Arenal, Tres Palos, 10 de Abril. No dudo que de aquí saldrán jugadores para el futbol profesional.

LIGA POPULAR

Emilio sigue haciendo gala de su memoria y, apoyado con algunos apuntes someramente anotados, sigue con sus recuerdos sobre las ligas de futbol.

La Liga Popular fue fundada en 1978 por Víctor David Men-doza Mateos que, al ser Presi-dente del Sector Juvenil de la CNOP en Acapulco aprovechó al formar los cuadros políticos en las diferentes Colonias, Ba-rrios y Ejidos en Acapulco en 1976, para convocar a un Torneo de Futbol, el cual resultó un éxito. Para los siguientes torneos se regalan los registros,  y el pago de arbitraje es al 50 % y con eso atrae mayor número de interesados en formar sus equipos de futbol.

En 1978 por acuerdo de asamblea, se formó la Liga Po-pular de Futbol CNOP. Se ges-tiona y obtiene el Visto Bueno de la Asociación de Futbol del Estado de Guerrero,  con todos los  derechos  y  obligaciones, como integrar Selecciones para competir en los diferentes tor-neos Estatales, Prenacionales  y Nacionales a que convoca la Asociación.

Los primeros equipos que conformaron la Liga Popular fueron Colonia Jardín, Garita, AMSSA 30, Petaquillas, Libertad, 1º. de Mayo, 20 de Noviembre, Jardín Azteca y varios más; después se integra El Hotel Mirador.

Sus juegos se programaban en los campos de La Postal, La Máquina, La Sabana, Tres Palos, Tuncingo, Pie de la Cuesta, Vacacional, Vicente Suárez, Vicente Guerrero y la UDA.

En 1984 Víctor David Mendoza Mateos es Presidente de L.U.F.A. Ligas Unidas de Futbol de Acapulco, responsable de la Selección de Acapulco que ganó el   Cam-peonato de Edad Libre, efectuado en Iguala ese mismo año.

Fue un hombre de mucho entusiasmo por el futbol. Fue Presidente del   Club de  Futbol  Guerreros de Acapulco,  en Segunda División Profesional, y más adelante Admi-nistrador de la Unidad Deportiva de Aca-pulco.

En  1989  por cuestiones  de trabajo  Víctor David Mendoza Mateos  se traslada a la Ciudad de México… y la Liga Popular  deja de funcionar.

LIGA MIGUEL ALEMAN VALDEZ

Sea cual sea el tema que se trate, cualquier charla con Don Emilio deriva indis-cutiblemente en el futbol. Y más cuando estamos gra-bando.

En 1968 se fundó la Liga de Futbol Lic. Miguel Alemán Valdez. Su fundador y Presidente fue el Sr. Sergio Flores que construye o acondiciona el campo ubicado en Tres Vidas en la Playa.

Llegó a manejar 120 equipos en las categorías Juvenil y Mayores entre los que recuerdo al Atlántida, el Fiesta Americana, la Sección 20, el Hyatt, el Princess y el propio Tres Vidas.

En 1976 lleva la representación de Guerrero al Campeonato Nacional realizado en la Ciudad de México en la Categoría Juvenil, obteniendo el Subcampeonato, perdiendo el Campeonato ante la Selección de Jalisco por un gol contra cero. La Selección suriana era manejada por el Director Técnico Mario Cordero. El responsable de la Liga era, en ese entonces por Sergio Flores, Rafael Terán, José Noriega y Silvino Domínguez, participando jugadores destacados como Orlando de la O y Diego Merino.

En 1980, el Sr. Sergio Flores se retira del futbol y Rafael Terán toma la Presidencia de la Liga. Hasta la fecha, la liga sigue funcionando.

LIGA DEL PACIFICO

Fundada en 1974 por el Teniente de Ala Álvaro Zumano, contaba con campos situados en la Base Aérea de Pie de la Cuesta. Contaba con equipos en las categorías Infantil, Juvenil y Edad Libre.

Como anécdota –cuenta jocosamente Emilio- les cuento que el Teniente hacía la función de árbitro portando su pistola calibre 45 en la cintura. Se imaginan? Quién se atrevía a reclamar sus decisiones?

Sin embargo, en una ocasión le pidieron que marcara un penalti, se lo pidió un equipo que perdía siete a cero, y les contestó airado: Y cómo quieres que lo marque si no llegan ni siquiera cerca de la línea del área?

En otra ocasión, un jugador pidió que marcara un penal que se había dado dentro del área. El Teniente-Arbitro lo marcó y dispuso se ejecutara la pena máxima. Otro jugador quería hacer el tiro pero no lo permitió. El jugador que solicitó que se marcara lo tiró… y que lo falla. Zumano sacó la tarjeta roja y se la mostró al jugador. Porqué me expulsa? reclama. Por Pendejo!!!! contestó.

La Liga dejó de funcionar en 1984.

LIGA DE FUTBOL INFANTIL

LIC. ALEJANDRO CERVANTES DELGADO

La fundó el Lic. Jesús Herrera Nieto, en ese entonces Presidente del Colegio de Árbitros de Futbol. En sus inicios jugaban en los campos de la Liga CNOP (La Liga Popular), contando con una buena cantidad de equipos. Luego pasaron a jugar en la Unidad Deportiva Vicente Suárez en donde compiten hasta la fecha. Han salido buenos jugadores de esta liga para el futbol amateur como profesionales. Por ejemplo, en esta liga se inició Bulmaro González Mejía, que jugó en el equipo Pumas de 1ª. División profesional.

Es una liga bien organizada pues Herrera Nieto aplica una muy buena dosis de disciplina.

LIGA EMILIO AZCARRAGA V.

Esta liga fue fundada en 1970 por su Presidente, Vidal Gutiérrez, que llevaba como Vice-Presidente a Marcial Becerra.

Contaba con las categorías Infantil y Juvenil y un buen prestigio. Aportó grandes jugadores para integrar las selecciones de Acapulco y del Estado.

Formaban parte de ella equipos con muy buenos apoyos como STIC, SUTERM, Cruz Azul, Depor-tivo Chapala y Costa Azul.

Cuando se escribía este libro se realizó la Primera Sesión Solemne de la Sociedad Académica de Historiadores, auspiciada por la Academia Latinoamericana de Literatura Moderna, cuyo Supervisor General es el escritor y arquitecto Carlos Campos Serna que, al enterarse, nos obsequió la foto que ilustra esta página y que muestra que también fue jugador de futbol.

LA LIGA ACAPULCO/PREMIER

Surgió de Ligas Unidas de Futbol de Acapulco –LUFA- en un movimiento encabezado por El Cabas, Delegado del equipo La Garita, y Amado Candela, Delegado del Atlas, nombrando como Presidente a Epigmenio Servín.

Esta liga no quería afiliarse a la Asociación del Estado, pero al cambio de presidente el C.P. Domingo Mota la afilia, se preocupó por formar la Primera División Amateur para que Acapulco contara con una categoría con los mejores equipos. Igualmente por integrar equipos en la categoría de Veteranos, y contar con equipos bien armados y competitivos para integrar las selecciones que representaran a Acapulco en torneos estatales, pre-nacionales y nacionales.

Al retirarse Mota como presidente, fue electo el Lic. Hilario Sánchez, quien en 1994 cambió el nombre de  Liga Acapulco por Liga Premier.

Nuevamente se originó una división de equipos. Unos se fueron con Domingo y Lalo Mayo –que eran Presidente y vice-presidente de la Liga Acapulco- y la otra parte de Delegados se quedaron en la Liga Premier teniendo como Presidente al Lic. Hilario Salas.

La Liga sigue funcionando muy bien ya que los equipos más fuertes se quedaron en la Premier. En 1995, el Lic. Salas deja la Presidencia de la Liga para competir por la Presidencia de la Asociación, la cual gana el Sr. Humberto Chong Soto de Iguala. Queda Rogelio Ignacio Molina como nuevo Presidente de esta liga que, en la actualidad dirige Wenceslao Pelaez.

La liga cuenta con buena organización y con los mejores equipos de Acapulco; sus torneos son de buen futbol y las liguillas son de los mejor, afirma nuestro biografiado.

Ojalá y la Liga Premier tome la estafeta para volver a integrar selecciones que convoque la Asociación y Acapulco vuelva a retomar la categoría de su futbol, en Guerrero y a nivel nacional.

LIGA FIDEL VELÁZQUEZ SÁNCHEZ

La Liga Fidel Velázquez fue fundada el 15 de septiembre de 1986, dice Emilio romero continuando con sus remembranzas sobre la historia del futbol.

Su Presidente fue Gregorio Guzmán García, que llevaba como Secretario a Mario Alberto Zamora y Tesorero a David Guzmán Villarreal.

La Liga maneja un promedio de 150 equipos por temporada en dife-rentes categorías, Infantiles, Juveniles, Sub 17, Sub 20,  Sub 16, Segunda  y  Primera Fuerza. También maneja la Rama de Futbol Femenil con 16 equipos por temporada.

Sus juegos los desarrollan en los campos Hermanos Ayala y  Vicente Guerrero, y este año participaron en un torneo convocado por Novedades de Acapulco obteniendo el 3er. lugar. Su premiación la hacen con trofeos y equipos de juego como uniformes.

LIGA HERMANOS AGUIRRE

                                         

No nos deja de sorprender la memoria de Don Emilio que maneja las cifras como si las estuviera viviendo en ese momento. Bueno, en realidad me están ayudando algunos buenos amigos que me proporcionan fotografías –muchas de las que van a entrar en el libro- y sobre todo, nombres, nombres… soy malo para los nombres, me falla mucho la memoria, dice a modo de justificación, pero una cosa es que le pasen datos y otra que hable de ellos con tanta certeza y seguridad. Es más, varias veces, durante la plática, interrumpió ésta para aclarar o cambiar una fecha que, en ese momento, se le había venido a la cabeza. Hoy nos habla un poco más sobre las ligas en Acapulco.

Bueno… la Liga de Futbol Hermanos Aguirre se fundó en 1995 con cinco campos propios, todos con buen césped, aptos para desarrollar los partidos que se programan.

El 12 de marzo de 1995, los señores Jorge Cruz Aguirre y Jorge Vázquez Aguirre, propietarios de estas instalaciones, cortan el listón y dan la patada inicial para poner en servicio las instalaciones.

El partido inaugural fue entre Fortaleza y Pastelería La Fuente.

La liga inicia con equipos Infantiles, Juveniles y de Segunda fuerza. En la siguiente temporada, se trabaja con equipos Categorías  Veteranos de  40 y 50 años.

En 1998, la liga maneja más de 100 equipos, y ya incluye la cate-goría de Primera fuerza. En la  actualidad se manejan torneos en Categorías  Infantil, Juvenil. Los domingos se ven los campos llenos de  chiquillos y  jóvenes, que con mucho entusiasmo  juegan sus partidos, apoyados por sus amigos y familiares; esto es un buen síntoma porque en estas Categorías está el  Futbol de Acapulco; ojalá los  entrena-dores de estos equipos ten-gan los conocimientos actua-lizados, para transmitir las  técnicas  para que los  niños y jóvenes les pongan en práctica.

En el 2008 se celebra un torneo llamado Copa Chucho Ramírez  en categorías Infantil y Juvenil y en él se contó con varios visores para detectar talentos, como el Director  Téc-nico de la Selección Nacional Sub 17, Campeón Mundial en Perú.

Este torneo fue un éxito rotundo, asistió como Invitado de Honor el Sr. Antonio Leaño, propietario del equipo de 1ª. División Estudiantes Tecos.

La Liga Hermanos Aguirre también maneja la rama de Fut-bol Femenil que crea en 1999.

En el año 2002 el equipo  Atlantis se corona Campeón de  Futbol Femenil, al vencer en el juego final al equipo Así Sabrosas, final que se decidió  faltando tres minutos para ter-minar el segundo tiempo extra, con gol de Gabriela Méndez. El tiempo normal terminó  1–1.  El equipo campeón alineó a María Elizabeth Martínez, Elizabeth  Pérez, Juventina Cisneros, Yanet Lozano, Eva Guerrero, Heidi Niños, Cariño  Gonzalez, Gabriela Méndez, Beatriz Salmerón, Miriam Lozano, Carmen Medina, y Deisy Torres.

Por las Así Sabrosas: Santa Gijón, Stefany Gordilla, Sucey Almazán, Diana Reyes, Adriana Montes, Nayeli Díaz, Guadalupe Sotelo, Medina González, María Isabel Ventura, Lizzet Reyes, y Lucy Villa Nueva.

Mayra Ventura fue Campeona de Goleo  con 18 Goles. Nayeli Díaz  Subcampeona de Goleo. Ambas del equpo “Las Sabrosas”

Yuridia Rios  con 12 goles en 12 partidos

Mayra Arguello fue la jugadora más destacada.

Los trofeos fueron entregados  por la  presidenta de la  Liga, Rosario Cruz López, Jorge Cruz Aguirre y Luis Pérez  invitado especial.

         La Liga ha sido escenario de grandes eventos, comenta Emilio con cierta admiración. El 17 de Agosto de 2002 se juega un partido entre los equipos del H. Ayuntamiento de  Naucalpan contra el Acapulco Hermanos Aguirre. En otra ocasión, recibe la visita del equipo de Austin Texas, U.S.A.. Igualmente, participa en el torneo Estatal celebrado en Iguala Gro., y gana el campeonato Estatal de Futbol Femenil.

Y Emilio tiene razón, en el 2005, la Liga recibe la visita de  Equipos de Futbol Femenil de Toronto, Canadá, y firman un convenio en el cual los equipos Canadienses visitarán Acapulco cada año.

 En 2006, la Selección Nacional Femenil  hace su aparición en las instalaciones de la Liga. Al Director de  Selecciones de  Futbol Femenil Leonardo Cuellar, le gusta trabajar aquí, asegura nuestro biografiado.

Además, se juega un torneo de Futbol Femenil, que fue observado por los visores de la F.M.F. rama Femenil.

En Mayo de  2011 nuevamente tenemos  la visita de la  Selección Nacional comandada por Leo Cuellar, para hacer sus trabajos de preparación a fin de cumplir sus próximos compromisos, agrega Romero.

LIGA HERMENEGILDO GALEANA

La fundaron el 24 de Marzo de 2000. Su Presidente es Matías Peñaloza Alonso, que lleva como Secretario a Adán Martí-nez Solano y como Tesorero a         Pedro Montes.

Su campo es el Hermene-gildo Galeana, que está ubica-do en la parte alta de Costa Azul. Cuenta actualmente con 20 equipos, en la categoría de Edad Libre, y está afiliada a la ULFA.

LIGA HOR FLOR COLOSO

          Viviendo en El Coloso, una de las Unidades Habitacionales más populo-sas de Acapulco, y conociendo sus inquietudes, pensé que seguramente Emilio tenía algo que ver con la Liga Hor Flor Coloso, fundada el 16 de Febrero de 2002, por Noé Horta Olea, que funge como su Presidente, pero no.

Desarrolla sus juegos en los campos de La Máquina  5, 6, 10 y 12, los días Sábado, y cuenta con las categorías  2ª. Fuerza Especial, Juvenil e Infantil, nacidos en 2003, 2002, 2000, 1999, 96, 95, 94, y 93, con un total de 50 Equipos, añade con cierto gusto Emilio. En vacaciones de Verano organizan torneos cuadrangulares y otorgan trofeos y uniformes al Campeón y Subcampeón.

La liga está afiliada a U.L.F.A.E.G. A.C.

LIGA SISTEM BÁSIC

Relativamente pequeña, la Liga Sistem Básic fue funda-da el 12 de Marzo de 2006, llevando como Presidente a Jacinto Lima Macario. Su do-micilio oficial es en la Carrete-ra Federal Acapulco-Zihuata-nejo, y cuenta con las catego-rías de Edad Libre, Juveniles, e Infantiles nacidos del 94 al 2002, relata Emilio siguiendo su peculiar estilo.

Sus torneos los desarrollan en los campos Vicente Guerrero los días Domingo, y cuenta con un total de 40 equipos. Entrega Trofeos y uniformes para el Campeón y Subcampeón, y es afiliada a U.L.F.A.E.G. A.C.

LIGA FUTBOL EN MOVIMIENTO

Su presidente y fundador fue Humberto Ramírez Santiago, que la pone a funcionar el 20 de noviembre del 2000, manejando las categorías de  2ª. Fuerza,  1ª. Fuerza, y Veteranos de 30. Maneja un promedio de 50 Equipos. Juega en los 4 campos de los Hermanos Cisneros. Los sábados juegan los Veteranos, y los domingos las demás categorías. Es afiliada a ULFA y ha organizado torneos como el Lalo Rico en Edad Libre, el Carnaval de Campeones también en Edad Libre, y el Torneo Infantil ULFA-CTC 2011. Tiene su domicilio en Av. Constituyentes 247 local B-5 del Centro Comercial Constituyentes.

LIGA UNIDOS POR EL ESTADO DE GUERRERO

Esta liga está afiliada a la ULFAEG A.C., comenta Don Emilio visiblemente fatigado por la sesión. Le sugerimos suspenderla y la respuesta es inmediata: no… no podemos truncar lo de las ligas… y sin más continúa.

Maneja las categorías de Edad Libre y Veteranos de 30 años, jugando en las instalaciones de la Unidad Deportiva Vicente Suárez.

Fue fundada el 3 de febrero de 1993 y es su Presidente Dustano Ángel Santos, que despacha en las oficinas ubicadas en la Calle Quetzal 1940 de la colonia Morelos.

LIGA HERMANOS CAMPOS

Y sigue Emilio tratando de disimular el cansancio: La Liga hermanos Campos fue fundada en diciembre de 1996, llevando como Presidente a Rosario Campos Romero, a quien le dicen Chayo. En el año 1994 comenzaron la construcción de dos campos, hasta llevar a ocho canchas que conforman la Unidad Deportiva Hermanos Campos.

La liga maneja un promedio de 70 equipos en las categorías 1ª. Fuerza, Edad Libre y 2ª Fuerza Edad Libre. Estos equipos juegan los domingos.

En el año 2010, se integran equipos de categoría Master, que juegan los miércoles por la tarde.

En estas instalaciones, algunos equipos de futbol profesional hacen su pre-temporada, pues las canchas tienen buen césped y están bien cuidadas. Aquí organizan sus torneos Coca-Cola, Telmex, Semarnap, Marina, la Copa Acapulco –a nivel nacional e internacional- la Copa Premier y  el Torneo Novedades.

La Selección de la Liga ganó el torneo Novedades del año 2012 y en el 2013 fue Sub-Campeón.

Emilio nos hace la aclaración de que falta poco, que ya vamos a agotar el tema de las ligas y, sin más preámbulo sigue.

LIGA PORTEÑA, A.C.

Inició en el mes de Mayo de 1997 como Liga Real Azteca. Reynol Mén-dez fue el primer Presidente y Luis Pé-rez López, Secretario. Después de un tiempo decidieron trabajar separados.

Reynol Méndez se quedó con la categoría de veteranos 40 años, que juegan los martes y los sábados, y Luis Pérez López se quedó con las catego-rías Edad Libre intersemanal, que juega  los miércoles la Segunda Fuerza y los domingos la Primera Fuerza.

La Liga Porteña pasó a llamarse Liga Hnos. Aguirre, pero al federarse las ligas, la liga Hnos. Aguirre también se federó y, al protocolizarse en Relaciones Exteriores, se le dio el nombre de Liga Porteña, A.C. Así surgió la Liga Porteña.

Sus juegos los programan en cuatro campos Hnos. Aguirre y Hnos. Campos y tiene las siguientes categorías: 12 Equipos en 1ª. Fuerza, 14 Equipos en Segunda Fuerza y 10 Equipos en  Edad Libre Intersemanal.

Tiene su domicilio  en la Calle 8 No. 234 A de la Col. Cuauhtémoc, en Acapulco, Gro. y, obviamente, está afiliada a U.L.F.A.E.G. A.C.

LIGA AMATEUR EL COLOSO

Lleva a cabo sus partidos en los campos de La Máquina. Los equipos que participaron en sus inicios fueron Coloso, Extravaganza, América, Palladium, Pinito y Chivas Coloso. En la actualidad tiene 50 equipos participando en las categorías de Primera y Segunda Fuerza con buen nivel de juego.

Fue fundada el 15 de diciembre de 1998 y su Presidente es Armando Hidalgo Martínez.

El silencio de Emilio sólo podía indicar una cosa: habíamos terminado con el tema de las ligas. Cuando vi que se inclinaba para tomar el pequeño morral de lona que siempre porta lo confirmé.

A guisa de despedida le pregunté:

-Don Emilio… y todas estas ligas se enfrentan alguna vez entre sí?

-Ahhhh… claro! Qué le parece si nuestro próximo tema sea precisamente sobre los campeonatos y torneos que ha habido. Es un tema interesante porque apasiona no sólo el participar, sobre todo si se sale triunfador, sino en recordar hazañas, anécdotas y todos esos detalles que surgen en esos encuentros, como aquella vez que terminó el partido en una bronca general… imagínese… yo jamás había tenido una riña ni me había medido a golpes con alguien… y, de pronto, estaba en medio de un pleito en el que hasta con las cubetas se daban!!!! Cuenta risueño… antes de despedirse.

CAMPEONATOS  ESTATALES,

PRENACIONALES Y NACIONALES

-Don Emilio, y usted se acuerda cuándo y en dónde dio su primera patada?

-Hummm… bueno… dice levantando las dos manos que, con los índices extendidos, se lleva a la cabeza intentado recordar, mi primera patada fue en San Bartolo Naucalpan, con unos muchachos que vivían cerca de donde mi padre tenía su hortaliza. Era pleno campo, campo abierto, no de futbol, y ellos estaban jugando cuando me dijeron “Vente…” y pues fui… y empezamos a cascarear… luego, cuando fui a la doctrina en la Iglesia de Tacuba, al señor que nos daba el catecismo, el Señor Pastor López, le gustaba el futbol y, pues, nos íbamos a jugar al futbol después de la doctrina! He de haber tenido como 8 años más o menos. Luego formó un equipo y se creó el Orión, con uniformes y todo. Jugué con él como tres temporadas.

Es ahí cuando empiezo también a tomarle sabor a los encuentros, a los torneos, al ganar y al perder… para eso y por eso los torneos y los campeonatos son tan importantes.

-Bueno… pues hablemos de torneos y campeonatos…

Veamos, primero el de categoría infantil… hasta donde me acuerdo… y me va a perdonar si no recuerdo todos… en 1966 Acapulco fue Campeón Municipal y a nivel estatal sólo alcanzó el 4º. Lugar. En 1967, nuevamente es Campeón Municipal, pero esta vez sí alcanza el Campeonato Estatal y se va al Pre-Nacional Zona Sur, en donde logra un honroso tercer lugar. Estamos hablando de categoría infantil ehhh?

En 1968 se repite la historia. Acapulco es Campeón Municipal, Estatal pero Guerrero logra el 3er. Lugar en el Pre-Nacional Zona Sur celebrado en Oaxtepec, Mor.

De ahí, nos vamos hasta 1974. La Selección Acapulco es Campeón Municipal y Campeón Estatal, pero Guerrero no asiste al Pre-Nacional.

En 1975 por fin se nos hace y la Selección Acapulco gana el municipal, el estatal y el Pre-Nacional celebrado en Oaxaca, ganando al Distrito Federal la final por 2 a 1, encuentro arbitrado por Bonifacio Núñez Vega.

En 1977, la Selección Acapulco nuevamente es Campeón Municipal, gana el Campeonato Estatal celebrado en Chilpancingo, representando a Guerrero asiste al Pre-Nacional, califica, pero no asiste al nacional.

En 1978, Guerrero se corona Campeón Infantil en el torneo convocado por el Diario de México, y es premiado con un viaje a Santo domingo, República Dominicana, llevando la representación del INDJ de México. Con pasaportes y uniformes en nuestro poder, el viaje no se realizó. Dirigía la selección Abelardo Cortés Baños.

Nuevamente nos saltamos hasta 1990 en que la Selección Acapulco es Campeón Municipal, gana el Estatal en Talpehuala, Gro.  y se coloca como Sub-Campeón Nacional en Villahermosa, Tabasco.

En 1991, Acapulco participa en el Torneo Estatal celebrado en Coyuca de Benítez, llevándose el Sub-Campeonato en un torneo estatal a cuyo cargo organizativo estuvo la Liga Obrera.

Finalmente, en 1992, en el Torneo Estatal celebrado en Ometepec, Gro. Acapulco retoma el Sub-Campeonato, debutando Juan Manuel Álvarez, El Tanka. La Liga Obrera, fue la responsable de esta Selección.

Emilio se regocija cada vez que menciona el balón, lleva el balón en el corazón. Y le pregunto:

-Don Emilio y de todo le hecho, qué recuerda con más cariño?

-Bueno… ya que estamos hablado cronológicamente, puedo decirle que mis más gratos recuerdos son de cuando fui fundador y directivo de la Liga Municipal de Futbol Acapulco allá por 1957. Luego, en el 65, cuando fundo y dirijo la Liga Hotelera. Cinco años más tarde, en el 70, y es uno de mis más grandes orgullos porque nadie lo había hecho, creo el agregado de la rama femenil a la propia liga.

Por situaciones que se presentan y esa inquietud propia de quienes amamos el futbol, en 1979, fundo con otros amigos las Ligas Unidas de Futbol de Acapulco, A.C. que llega a tener fama como la LUFA.

Con la edad encima y los ánimos más bajos, en 1990 soy sólo colaborador de la Liga Obrera, encargado de las fuerzas infantiles y juveniles, de donde sacamos muy buenos jugadores.

En el 2001, casi casi como retirada, soy Co-fundador de la Asociación de Futbolistas Veteranos del Estado de Guerrero.

Creo que esas posiciones son mis mejores recuerdos.

Y sus mejores recuerdos son sus más grandes éxitos, porque en esta lista se enumeran los logros que Emilio tuviese en el futbol, independientemente de su intensa actividad como promotor del deporte, que le llevara a enfrentar a grandes personalidades y a sufrir descalabros como aquel en que un día le corrieran del medio, pero ya de eso hablaremos más tarde.

-Oiga… le seguimos con los torneos?

-Le seguimos Don Emilio…

En la Categoría Juvenil, la Selección Acapulco fue Campeón Municipal y Estatal en 1968. Guerrero asiste al Pre-nacional Zona Sur en Oaxtepec, Mor. y alcanza un tercer lugar.

En Juvenil B, bajo la Dirección Técnica de Abelardo Cortés Baños, en 1969 Acapulco gana los campeonatos municipal y estatal y, representando a Guerrero, participa en el Pre-nacional en Chilpancingo, para pasar al Nacional en Oaxtepec en donde alcanza el Tercer Lugar. En la misma Juvenil B, la Selección Acapulco, llevando de nueva cuenta a Abelardo como su Director Técnico, en 1970, se corona Campeón Municipal y Estatal. Guerrero llega apenas al quinto lugar a nivel nacional.

En 1971, se repite la historia en el torneo municipal y el estatal, quedando Campeón la Selección Acapulco, ganando como Guerrero la Pre-nacional, nuevamente en Oaxtepec, Mor. pero alcanzando apenas el cuarto lugar nacional. Abelardo sigue siendo su Director Técnico. En Juvenil B, Guerrero llega al quinto lugar nacional bajo la batuta de Rafael Vargas S. como Director Técnico.

Para 1972 la Selección Acapulco es Campeón Municipal, gana el Torneo Benito Juárez pero… por falta de recursos, no asiste al nacional celebrado en Gutiérrez Zamora, Ver.

Viendo la repetitividad en los triunfos y las derrotas, lego como soy en materia de futbol, le pregunto a Don Emilio:

-Porqué esa especie de fórmula de resultar campeones a nivel municipal, luego a nivel estatal y, cuando se llega al pre-nacional o al nacional… púmbale… para abajo!!!

-Bueno… en realidad el buen futbol se jugaba en Acapulco. Le seguían Iguala y Taxco, pero siempre era mejor futbol el de Acapulco. No es por hacerlos menos, no. Lo que pasa es que estábamos mucho mejor organizados y esto se reflejaba en los resultados. Ya se lo había comentado. Una liga mal organizada jamás logra destacar. La disciplina, sobre todo, hace milagros. Abelardo era –como ya dije también- un entrenador muy disciplinado y esto se reflejaba en sus equipos.

Bueno… siguiendo con los torneos, le diré que en 1976 Guerrero obtiene el Sub Campeonato del torneo Benito Juárez celebrado en la Ciudad de México. Fue una buena final. Jalisco nos ganó por un gol a cero. En ese entonces la Selección era dirigida por Mario Cordero, la Selección fue responsabilidad de la Liga Miguel Alemán V.

1979 fue un buen año para el futbol suriano, dice Emilio como queriendo acallar la insidia de mi pregunta. La Selección Acapulco fue Campeón Municipal y Estatal en la Juvenil C; en esa misma categoría gana el Pre-nacional celebrado en el propio puerto y alcanza el tercer lugar en el Nacional. La Selección Acapulco Juvenil B se corona Campeón Municipal y Estatal, y representando a Guerrero gana el Pre-nacional celebrado en Chilpancingo y llega también al tercer lugar de su categoría en el Nacional. Abelardo Cortés había regresado como Director Técnico. Y, para más, la Selección Acapulco de la Categoría Juvenil A, gana el Pre-nacional celebrado en Tlaxcala, Tlax. De verdad… fue un buen año…!!! Exclama orgulloso nuestro biografiado.

Es hasta 1992 que volve-mos a alcanzar eso que usted llama fórmula, pero que no es sino la fuerza de nuestros equipos. La Selección Aca-pulco gana el Torneo Estatal Sub 17 celebrado en Atoyac de Álvarez, Gro. y obtiene el tercer lugar a nivel nacional, dirigida por Armando Hidalgo, responsable la Liga Obrera.

Al año siguiente gana nuevamente el torneo estatal juvenil Benito Juárez y, bajo la dirección técnica de Salvador Castillo, logra el quinto lugar a nivel nacional.

De ahí, tienen que pasar otros cinco años para que Acapulco sea nuevamente Campeón Estatal, en el torneo celebrado en Cuajinicuilapa, Gro., Guerrero califica al Nacional Benito Juárez y logra el tercer lugar con la misma dirección de Salvador Castillo.

TORNEOS ESTATALES PRENACIONALES Y NACIONALES CATEGORIAS SUB-21 y SUB-25

Ya encarrerado, porque hablando de futbol no hay quien calle a Don Emilio, decide alargar la sesión y hablarnos de los torneos que dan título a este apartado de su biografía.

De 1947 a 1965 el seleccionado de Guerrero siempre participaba en los torneos a nivel nacional, convocados por el sector amateur, se celebraban en Morelos, Oaxaca, Veracruz, Chiapas y Guerrero en el grupo “B”. El señor Medina, formaba sus selecciones con lo mejor que había en Acapulco y algunos jugadores de Taxco e Iguala, para cumplir con estos compromisos.  No había ligas en ese entonces. El máximo Campeón Goleador de esa época fue Mauro Palma Suastegui con 12 goles logrados en el Torneo a nivel nacional, celebrado en 1950 en Cuernavaca, Morelos, y en el que quedara como Subcampeón Guerrero llevando como D.T. a Paulino Martínez Reguerín.

Pero volvamos un poco el tiempo, señala Emilio, a partir de 1947 llegaron varios jóvenes procedentes de los estados de México, Morelos, y el Distrito Federal, en busca de trabajo; como algunos jugaban buen fútbol, los hoteles y negocios que patrocinaban equipos los contrataban para trabajar y para que jugaran en sus alineaciones. Estos jugadores con buen nivel dejaron muchas enseñanzas a los jóvenes y niños que buscaban un lugar en los equipos de la ciudad; fueron pieza fundamental para que el fútbol acapulqueño floreciera.

Así, en 1953, en el Torneo a nivel nacional celebrado en Cuer-navaca, Mor., perdemos ante el Morelos, representado por el equi-po Marte, por 3 a 2, quedando como Subcampeón Guerrero.

A partir de ahí, fueron surgiendo nuevos jugadores para la Selección de Guerrero, como Armando Caballero, Eliut Ozuna, Ramón Ibarra, Ignacio Ruiz, Adolfo Tobón, Francisco Pachuco Martínez, Manuel Garza, Leobardo Espinoza Bolero, Ariel Álvarez y Alejandro Medina de la O.

Sin embargo, para 1954, Guerrero asiste al torneo a nivel nacional, efectuado en Culiacán, Sinaloa, pero sin mayor gloria. Pero 1960 es bueno. La Selección Acapulco en el torneo estatal, categoría primera fuerza, efectuado en Taxco que se lleva el campeonato, queda como subcampeón, llevando como D.T. a Rafael Custodio D´Negri.

Juega un buen papel en los Torneos estatales pre-nacionales y nacionales, Ca-tegoría sub-21 y sub-23.

Guerrero ingresa al grupo A en 1966, y participa en el torneo a nivel nacional celebrado en Acapulco, Gro, representado por Iguala con algunos jugadores de Acapulco como Pedro Memelas Hernández, Alfonso Chimiro Velázquez, Masón y Pineda, teniendo como D.T. a Fernando Rubín Bochicho.

En la segunda mitad de la década de los sesentas se viene una buena racha para Acapulco. En 1967, teniendo como ciudad sede a Taxco de Alarcón, el Torneo Estatal Menores de 21 años culmina con Taxco como Campeón, y subcampeón Acapulco. En 1968, Ciudad Altamirano ve a Acapulco coronarse Campeón del Torneo Estatal Menores de 21 años, 11 meses. En 1969, Chilpancingo tiene la oportunidad de ver el nuevo triunfo de Acapulco en ese mismo torneo. Y, para cerrar la década, en 1970, Atoyac como ciudad sede corona a Acapulco en esa misma categoría del torneo ya señalado.

Los setentas inician con muy buena actividad –señala Emilio que sí tuvo que hacer una pausa en nuestras grabaciones, reanudándola dos días después.

En 1971, llevando como ciudad sede a Iguala, el Torneo Estatal Menores de 21 años, 11 meses, ve coronarse Campeón a Iguala, pero entrega la presea de subcampeón a Acapulco en el último torneo en esta modalidad.

Ese mismo año se le da más empuje a los torneos estatales de edad libre. Existiendo tres ligas en Acapulco, la Asociación de Fútbol del Estado de Guerrero ordenó que se jugara un triangular entre la Liga Municipal, la Interbarrios y la Hotelera. El ganador sería el responsable de integrar la Selección de Acapulco para asistir a los torneos estatales, categoría edad libre, que se celebraban cada año.

En el campo de Cayaco se llevó a cabo el partido entre las selecciones de la Municipal y la Interbarrios que estaban conformadas por:

Liga Municipal                          Liga Interbarrios 

Rodolfo Galeana                        Mario Castillo

Carlos Reyes                             Onésimo Cortez

Raúl Figueroa                            Carlos Cortez

Félix Nava                                  Héctor Torres

Andrés Ramos                           Epifanio Hernández

Ubaldo Galeana                         Rubén Mora

Leobardo Carreto                       Felipe Ayala

Héctor Navarro                          Roberto Jiménez

Pablo García                                       Sócrates Cuevas

Sigifredo Torres                         Javier Cortez

Jesús Galeana                           José Ayala

D.T. Margarito                            Gaudencio

Adame Maravilla                       Ramón Nava                                

Bruno Liborio

D.T. Rafael Vargas Churro

Y ya se veía venir una nueva narrativa de Emilio…

Eran dos cuadros muy parejos con grandes jugadores, bastante acoplados; al minuto 19, la Liga Municipal abrió el marcador por conducto de Pablo García Pazuza con un gran remate de cabeza, que iguala Felipe Ayala en tiro de castigo logrando así el empate.

Diez minutos después, en otra falta de la Municipal, casi a la mitad del campo, el mismo Felipe Ayala envía un centro exacto adonde se encontraba Sócrates Cuevas, que remata con la cabeza anotando el gol que daba la ventaja a la Liga Interbarrios. Para el segundo tiempo, la Municipal salió a darlo todo para revertir el marcador. El silbante se puso nervioso, empezó a marcar faltas inexistentes a favor de la Municipal.

A los 20 minutos expulsó a un jugador de la Interbarrios, el juego siguió en la misma tónica; todos los espectadores abucheaban estas decisiones arbitrales. Faltando 14 minutos para finalizar el juego, en otra falta contra la Interbarrios, Víctor Mondragón se metió al campo para reclamar al silbante, estallando una verdadera batalla campal, fue imposible continuar el juego. En ese partido Ramón Ibarra fue juez auxiliar; José Arturo García el silbante central, y Obdulio Sánchez Tacuba el juez auxiliar.

Al año siguiente -1972- principiaron los campeonatos en la categoría de edad libre que, por varios años, fue el evento depor-tivo más importante en el Estado de Guerrero. Estos juegos eran transmitidos por radio a los ciuda-danos que tenían equipos partici-pando, los señores Fernando y Emilio Alonso buscaban patrocinio para transmitir todos los juegos del torneo, era una verdadera fiesta en las ciudades sede del evento.  Este año fue magnífico para el fútbol de Guerrero, la ciudad sede para este evento fue Acapulco.

El comité organizador acondicionó un terreno situado atrás del panteón de Las Cruces; emparejando el terreno, se colocaron asientos de madera alrededor del campo y se instaló techo de palapa, ahí se llevó a cabo el torneo con una impresionante asistencia de aficionados que, a pesar de las incomodidades, asistían a ver su espectáculo favorito. Acapulco resultó Campeón en la etapa estatal, y Taxco subcampeón.

En el Torneo Pre-nacional Guerrero jugó contra Oaxaca, el Politécnico y Morelos y, para llegar al Nacional, tuvo que jugar contra Querétaro en un partido de interzonas. Guerrero ganó a Querétaro 2 goles contra cero pasando a la gran final; el primer partido de esta etapa se perdió, quedando Guerrero 0 contra 1 de Laguna. Fue un grupo de jugadores muy bien elegidos, con buena preparación física y mental. El director técnico fue Raúl Acapulco Herrera con una dirección técnica de extraordinario nivel y el apoyo total del pueblo acapulqueño.

Hasta 2011 Acapulco no volvió a ser campeón nacional en la categoría de edad libre.

La Selección de Guerrero estuvo integrada por: Pipo Diego, Tutuy Llamas, Baldomero Acevedo, Jesús Galeana, Félix Ville Ramos, Raúl Figueroa, José Ángel Palacios, el Negro Salinas, Leobardo Carreto, Ramiro Montelongo, Sócrates Cuevas, Rosalío Zamarripa, Ubaldo Galeana, Mario Vielma, Pollo Domínguez, Chiva Herrera, Cenobio Pelé Domínguez, Alfonso Taco Valverde, Jesús Reyes Papayita, Andrés Ramos, Raúl Ortiz La vieja, Francisco Aceves y Pablo García Pazuza.

Un perro ladra con insistencia e interrumpe la narración de Don Emilio que, debemos recordar, también se graba en video.

Él es un hombre tranquilo, sólo mueve la cabeza y guarda silencio. Apagamos la cámara y esperamos a que el anima calle, pero en ese momento entra un camión desde el que se escucha el clásico grito de “…el gassssss!!!!!”

Ambos reímos. Mientras todo esto pasa hacemos algunos comentarios sueltos que me permiten conocer un poco más la personalidad de ese hombre que, a pesar de llevar a cuestas todo un bagaje de promoción y entrega al deporte, sigue siendo un ser sencillo, modesto, que acepta la derrota con humildad y habla con entusiasmo de los éxitos pero sin llegar a la soberbia.

Saber de su vida familiar fue una proeza. Su tema es, en el 90% de su plática, el futbol.

Cuando el silencio –relativo- regresa, enciendo de nueva cuenta la cámara y continuamos.

En 1972 Guerrero es Campeón Nacional en la categoría de Edad Libre en Acapulco. Para 1973, Taxco es la sede y resulta Campeón Tierra Caliente y Subcampeón Taxco;  Acapulco ganó invicto el torneo pero fue descalificado por alinear a un jugador que había militado en el fútbol profesional, recuerda con un movimiento negativo de cabeza.

Altamirano Gro., es la sede en 1974; el Campeón, nuevamente Tierra Caliente, sólo que esta vez el Subcampeón es Iguala; Acapulco logra el tercer lugar, bajo la dirección técnica de Abelardo Cortez B.

Chilpancingo Gro., se corona campeón en 1975 siendo a la vez ciudad sede, llevando como Subcampeón a Taxco. Chilpo repite en 1976 en Atoyac que es al mismo tiempo el Subcampeón, y lo hace nuevamente en el 77 jugando en Iguala, dejando el Subcampeonato a Tierra Caliente.

Sin embargo, en 1978 siendo sede Acapulco, éste se corona Campeón acabando con el reinado de Chilpancingo que había ganado los tres torneos anteriores. El Subcampeón fue Ciudad Altamirano.

 La Selección Acapulco, en esa ocasión, fue integrada por Octavio López, Sergio Solchaga, Félix Ville Ramos, Rosario Montaño, José Luis Solano, Fermín Javier, Jesús Chucho Santiago, Diego Merino, Jorge Valdez, Enrique Quesos Duarte, Fructuoso Nava, Enrique Catalán, Pedro Mazzini, José Cobos, Fernando Gaona y Carlos Jiménez. El Director técnico fue Víctor Manuel Fandiño, auxiliado por Jesús Melgoza y Alejandro Cancino… guarda silencio unos instantes para luego agregar con un marcado orgullo: La organización del evento correspondió a la Liga Hotelera que manejaba yo.

Luego, como para evitar algún comentario, continúa su narrativa. En 1979 la sede fue otra vez Taxco, que se erige Campeón, dejando como Subcampeón a Chilpancingo; Acapulco logra el tercer lugar bajo la dirección de Ignacio Vázquez Javier.

La Universidad Autónoma de Guerrero, debutante en los torneos, da la sorpresa en 1980 y es Campeón en Altamirano Gro. El Subcampeón fue Tierra Caliente; ese año debuta Félix Ríos a los 14 años de edad con la Selección Acapulco. Pero no se conforma con ello. Al año siguiente, en 1981 y en Chilpancingo como sede, la U.A.G repite como Campeón, dejando el Subcampeonato a sus anfitriones, y lo hace de nuevo en el 82, pero el Subcampeonato corresponde ahora a Tierra Caliente. Guerrero tiene la sede para el campeonato nacional de edad libre, como campeón estatal le correspondía a la U.A.G. representar a Gue-rrero, pero no fue apoyada por la Rectoría, cediendo el lugar a Tierra Caliente. Gue-rrero, así representado, ganó el Campeonato Nacional de Edad Libre haciendo un gran torneo.

En 1983, con Coyuca como sede, Acapulco es Campeón, y Subcampeón la U.A.G. en este torneo, para definir el campeonato se jugó un partido extra. Acapulco vuelve a ser Campeón en 1984, en Iguala ahora, dejando el Subcampeonato a Taxco. También en este torneo Acapulco ganó en un juego extra; la Selección es-tuvo integrada por el orgullo de Acapulco Jorge Campos Navarrete, Miguel Ponce, Daniel Toro Garay y Jesús Chuco Santiago, Conejo Astudillo, José Luis Solano, Fernando Flores, Morongo Torres Serna, Manuel Damián, Noé Diego y Armando Mejía. DT Carlos Calderón Huerta. Responsable, Víctor Mendoza. En una junta de Presidentes de Ligas se nombra al Ing. Jesús Gutiérrez Rayón como Secretario de la Asociación, en lugar de Fernando Silva.

El torneo de 1985 se juega en Acapulco. El Campeón es Taxco y el Subcampeón Acapulco, con un arbitraje pésimo; el árbitro expulsó a tres jugadores de Acapulco facilitando el triunfo a la selección de Taxco que, reforzado, representa a Guerrero y obtiene el Subcampeonato a nivel nacional.

En 1986, siendo la  sede Taxco, debuta la Selección de Costa Chica. El Campeón de ese torneo es la  U.A.G., y el Subcampeón Chil-pancingo. Un año después, en Tlapehuala, Taxco reafirma su posición de Campeón. Acapul-co queda como Subcampeón y, en esta justa, debuta la Selec-ción de Zihuatanejo.

En el 88 la ciudad sede es Chilpancingo, que ve coro-narse como Campeón a Igua-la; el Subcampeón es la U.A.G. Nuestro puerto alcanza el tercer lugar.

Ese año, la Selección Acapulco está conformada por José Cruz, Alejandro López, René Quiroz, Francisco Paz, Javier Astudillo, Francisco Ra-mírez, Wilber Eroza, José Luis Solano, Guillermo Valadéz, Misael Pérez, José Dionisio, Rubén Pérez, Juan M. Vilchis, Juan Mayren, Josafat Pineda, José Olea, Alfonso Gallo, Abraham Garay, Daniel Toro Garay, Antonio López, Aurelio de la Cruz y Ulises Cervantes. Llevaba como Director Técnico a Salvador Castillo, auxiliado por Julián Adán, el Dr. Martín Valadéz, Oscar Lozano y Juan Morales. El responsable era Salvador Domínguez M.

Un arbitraje pésimo echa a perder el trabajo de un grupo que se esforzó para conseguir un objetivo; el arbitraje malin-tencionado todo lo tira por la borda al marcar un penal que nunca existió y anular un gol en tiro libre.

Chilpancingo es sede en 1985, la U.A.G. campeón y Coyuca de Benítez alcanza el segundo lugar por descalificación del subcampeón Iguala y el conjunto de Chilpancingo por utilizar cachirules.

Coyuca de Benítez aprovehca bien que es sede en 1990 y se conora   Campeón con Tierra Caliente como subcampeón; este torneo se jugó en dos grupos de 5 equipos cada uno, Ometepec representó a Costa Chica. Acapulco quedó en quinto lugar, bajo la dirección de Salvador Castillo.

Lo mismo hace en 1991 Iguala que queda Campeón en su propia sede, llevando como Subcampeón a Acapulco. El partido entre las escuadras de Iguala y Acapulco no se terminó en el segundo tiempo; personas de Iguala estaban tirando botellas de vidrio desde las tribunas, se rompían cerca de la banca del equipo Acapulco; una de las botellas se rompió impactando los fragmentos en el pie de un jugador acapulqueño, ocasio-nándole una lesión. Esto pro-vocó que la banca de Acapul-co protestara por la agresión. El árbitro suspendió el partido, reportando en la cédula, que no había garantías para reanu-dar el juego.

Todos pensamos que Iguala perdería el juego, pues su público provocó el inciden-te, había que esperar el dicta-men de los federativos; éstos declararon que Iguala ganaba el partido y con esto el cam-peonato. Como dato curioso, Don Emilio llevó al hospital, al jugador herido, Oscar Rosales.

Iguala, finalmente, re-presentó a Guerrero en el campeonato de edad libre a nivel nacional, ganando Guerrero este torneo con la dirección técnica de Honorio Figueroa.

La Selección Acapulco alineaba a Armando Espinoza y Alejandro López como porteros; Juan José Osorio, José Luis Herrera, Mauricio Salado, Josué Renteria, Ramiro Valdeolivar, Mario Alberto Serafín y Luis Antonio Jiménez Moro  como defensas; Juan Hernández, Filogonio Olmedo, Oscar Rosales, Alfonso Gallo, Jesús de la O, José Anica y Adolfo Esparza como medios, e Israel López, Juan Mayren, Guillermo Ruiz, Luis Alberto Arcinas, Rubén Salazar y Omar López. El Director Técnico fue Ignacio Vázquez Javier y el Masajista, Oscar Lozano.

Acapulco no se queda atrás en ese de aprovechar ser la ciudad sede y en 1992 es Campeón, siendo Subcampeón Taxco. El Director Técnico de Acapulco es Ignacio Vázquez Javier pero, a pesar de esto, sólo alcanza el cuarto lugar en el torneo nacional celebrado en Iguala.

En 1993 se rompe la regla y, aún siendo la sede San Marcos, el Campeón es  Iguala, dejando sólo el Subcampeonato a San Marcos. Acapulco es tercer lugar, con la dirección técnica de Ignacio Vázquez Javier.

Taxco es sede y campeón en 1994, con Subcampeón Acapulco. En1995 la ciudad sede es Altamirano. El Campeón Acapulco, y el Subcampeón Chilpancingo. Después de 15 años, la U.A.G. logra el tercer lugar, pero retoma sus aires y en 1966 vuelve a ser Campeón, esta vez en Chilpancingo, cuyo equipo queda como subcampeón. Y no conforme con eso, la U.A.G es Campeón en el Pre-nacional celebrado en Cuernavaca. Guerrero, representado por la U.A.G. asiste al nacional celebrado en Comitán, Chiapas, quedando en cuarto lugar a nivel nacional con la dirección de Ignacio Vázquez J.

En 1997, nuevamente en Chilpancingo, la U.A.G. se convierte otra vez en Campeón, dejando el subcampeonato a Iguala. Representado por la U.A.G., Guerrero queda en tercer lugar a nivel nacional, torneo celebrado en Chihuahua. El D. T. es también Ignacio Vázquez Javier.

Para 1998, la U.A.G sigue su racha en Zihuatanejo Gro. coronándose Campeón -subcampeón Fernando Alonso (Iguala)- y, representando a Guerrero, es Campeón en el Pre-nacional y Subcampeón a nivel nacional en un torneo celebrado en La Paz B.C, llevando como director técnico a Ignacio Vázquez Javier.

Yo considero que aquí empieza la decadencia del futbol en Acapulco. Y vea porqué. En 1999 la sede es Iguala; el Campeón, Iguala, el Subcampeón Acahixtla. En el 2000, la sede es Acapulco, que alcanza su último campeonato; el Subcampeón, Zihuatanejo. Para el 2001, Iguala es sede y Campeón, el Subcampeón Acapulco. El 2002, con Taxco-Acamixtla como sede, el Campeón es Tierra Caliente y el subcampeón Iguala. En 2003 la sede es Iguala, el Campeón Tierra Caliente, y el Subcampeón Acapulco. De ahí… a pesar de ser la ciudad sede en el 2007, 2008 y 2009, Acapulco no asistió. En el 2010 la sede es Chilpancingo, pero Acapulco no participó, como tampoco lo hizo en el 2011.

Otra cosa son los jo-vencitos, niños y jóvenes dan todo –dice Emilio reto-mando el entusiasmo perdi-do en las últimas líneas- Y dígame si no… cuando re-tornan los Torneos Esta-tales Sub 21 y Sub 23, se muestra la garra que le ponen. Bueno… también en aquellas buenas épocas.

Empecemos por el año de 1987. La Ciudad sede del torneo estatal cate-goría sub 23 fue Zihua-tanejo, el Campeón fue el propio Zihuatanejo, el Sub-campeón Acapulco. Se jugó un partido extra y, en el último minuto, Zihuanatejo anotó el gol que le dio el triunfo, quedando el partido Zihuatanejo 2-Acapulco 1. El Director fue Dámaso Bernal, y yo como el responsable por la Liga Hotelera.

Un año después, Acapul-co es la sede del torneo en categoría sub 21 resultando Campeón y Subcampeón Iguala. Guerrero asiste al Pre-nacional efectuado en Cuernavaca, lo-grando el segundo lugar sin recibir gol. El Director Técnico fue Salvador Castillo, y Emilio como responsable de la Liga Hotelera.

Altamirano es sede del estatal categoría sub-21, ganan-do el derecho de representar a Guerrero en el torneo celebrado en Cuautla, en donde logra el pase para asistir al torneo a nivel nacional celebrado en Chetumal. Ahí, por primera vez, se gana el campeonato nacional con los siguientes jugadores:  Eric Polanco, Héctor Carrasco, Mario Alberto Serafín, Ceferino Catalán, José Luis Cerna, Ber-nardo Olea, Mario Alberto Cle-mente, Marco Antonio Rodrí-guez, Carlos Reyes, Juan Ma-nuel Álvarez, José Carlos Oroz-co, Carlos Patiño, Oscar Rosa-les, Edgar Luis Felipe Luviano, Mauricio Ayala y Mario Alberto Zanderos. Los porteros fueron Eric Fabián Valdovinos y Leo-nardo Lumbraño. El cuerpo técnico lo formaban Mario Váz-quez Javier como DT; Oscar Lozano, como masajista y el utilero fue Juan Morales.

Para 1992, la ciudad sede del estatal categoría sub 23 es Zumpango del Río, en el que resulta Campeón Acapulco. Guerrero gana el derecho de participar en el torneo a nivel nacional celebrado en Iguala Gro., y obtiene el cuarto lugar a nivel nacional bajo la batuta de su director técnico: Ignacio Vázquez Javier.

Técpan de Galeana fue la sede, en 1993, del torneo estatal categoría sub 21; el Campeón fue Acapulco, y el Subcampeón Ciudad Altamira-no; en este torneo se designó campeón de goleo a Juan Ma-nuel Álvarez el Tanka. Guerrero asiste al Pre-nacional celebrado en Oaxaca, aquí gana y asiste al nacional celebrado en Tepic Nayarit, quedando como Sub-campeón. El Director Técnico era Salvio Macías Morales y el responsable de la Liga Obrera Salvador Domínguez Mendoza, yo fui como Auxiliar.

La Selección la formaban Mario Landeros, Cándido Arrie-ta, Alfredo Villareal, Rogelio Ro-dríguez, Mario Serafín, Edgar Ruiz, Reyes Silva, Mario León, Adrian Bailón, Felipe Pineda Rodríguez, Edgar Camacho, Juan Manuel Álvarez, Fernando Armenta, Gerardo Espinoza Li-ta, Edmundo Guadarrama, Isi-dro Jaramillo, Ángel Pérez, Ro-lando López, Javier Amador, y César Domínguez. El utilero fue Kiskiris, y el masajista Jorge Olivar.

Mencionar a Lita me lleva a recordar el Torneo de Reclutamiento Sub 18 en el que Guerrero fuera Subcampeón nacional. No podemos olvidar mencionar a esos chamacos como Roberto Rojas, Sammy Sánchez, Bruno Chávez, Gerardo Espinoza Lita, a Cortéz, Adrián Bailón, Mario Alberto Landeros, Héctor Carrasco, Juan Ángel Candela, Enrique Pérez Machín, Rolando López, Isidro Jaramillo, Alfredo Villarreal, Esteban Hernández, Felipe Pipen Rodríguez, Cándido Arrieta y Javier Amador. El Director Técnico que les llevó al Subcampeonato fue Salvio Macías. Para llegar a la Final, Guerrero empató con Yucatán, le ganó 3-1 a Guanajuato, lo mismo hizo con el Estado de México a quien le gana por la mínima diferencia, queda 4-2 sobre Hidalgo, pierde dos a uno con el Distrito Federal, uno a cero con Jalisco y apenas se alcanza a recuperar con dos goles sobre cero con Baja California Sur. Hay que tomar en cuenta que la Selección del D.F. estaba integrada por jugadores de las reservas de equipos de Primera División, entre ellos Francisco Palencia, agrega Emilio a manera de disculpa.

Sin embargo, fue un buen torneo, es decir, con buenos resultados para el equipo del cual era responsable Salvador Domínguez y al que auxiliaba yo. Fue bueno porque Mario A. Landeros , Sammy Sánchez, Gerardo Espinoza Lita, Juan Ángel Candela y Felipe Pipen Rodríguez fueron invitados a probar suerte en equipos de  Primera División como: Tigres,  Monterrey,  Necaxa y el Pumas.

Incluso, Ángel Candela  fue convocado para formar parte de una  Selección  Nacional, llevaron una Selección de jugadores Profesionales. Estuvo concentrado en el centro de capacitación como diez meses, y al último….

-Don Emilio… y ya que hablamos de ganadores y de campeones y gente de primera línea en el futbol del puerto y, sobre todo, de historia… será posible que recuerde quien fue el Primer Campeón de Segunda Fuerza en una Liga Federada?

-Bueno… esto me huele a trampa… pero no crea que voy a caer… el primer Campeón de Segunda fuerza en una Liga Federada fue el Acapulco F.C. que era dirigido por el inolvidable Florentino Tino Martínez y que integraban Rafael Berdeja El Molacho, Javier Montero, El Charro Ibarra, Manuel Garza, Ventura Resendiz, Juan Álvarez, Teofanes Chávez, Alejandro Medina, Eliut Ozuna, Leobardo Espinosa, Margarito Figueroa, Ariel Álvarez, César Domínguez y Román. Y, como para presumirle, el Sub Campeón fue el Indios F.C. patrocinado y dirigido por mí, en el que tenía como jugadores a Emilio Damián el Albañíl, Alberto Mancilla, Palillo Fernando Silva, Fidencio Sánchez, José Licador Espino, Roberto Rebollo, Mario Palacios, Mauro Palma, Edmundo Arteaga, Hilario Arellano, Josafat Meza La Gotcha, Manuel el Igualteco, Francisco Pachuco Martínez, Erasmo Serrano, Francisco González, Andrés Espino y Emilio Romero.

En la categoría Juvenil, el Campeón fue Casa Martínez, equipo en el que jugaba Raúl El Acapulco Herrera; en la Infantil el Campeón fue Farmacia Nueva, también dirigido por Tino Martínez y el Sub-campéon la Escuela Manuel Ávila Camacho… que también patrocinaba y dirigía yo… aunque le parezca mentira… llevando a jugadores de la talla de Juan Estrada, Abelardo Cortés Baños…

-A ver… a ver… Don Emilio… Abelardo cortés… del que hablamos como Director Técnico?... pues de que año estamos hablando?

-Pues sí… estamos hablando del 57… Abelardo era un niño… pero continuemos… los demás jugadores eran El Chanfle Mendoza, el Memelas Hernández, Javier Trejo, Lito, Francisco Silva, Alejandro y Sergio Palma, Carlos rodríguez, Jorge López y Reynol Mendez.

-Bueno don Emilio… a veces me deja de a seis… muchos de esos nombres los hemos barajado ya en esta misma historia y aún en la Historia del Futbol que hiciésemos con Chava Domínguez…

-Bueno… pues no le digo que desde que llegué a Acapulco comencé a dar de patadas?... mire… nada más para que no lo olvide… en 1958 jugué para el equipo Tigres del Pierre Marqués, además de patrocinar y dirigir el equipo infantil SOLEX, en el que jugaron Yiyo Aparicio –que llegó a profesional- y Antonio Lomelín que llegó a ser primerísima figura del toreo. Ahí también fuimos Sub-campeones. Luego, en 1959, jugué y patrociné al equipo del Hotel Presidente en 1ª. Fuerza. . En 1961, volví a jugar con el Pierre Marqués. En la temporada 62-64 volví a patrocinar al Presidente. Algo más…?

TORNEOS LOCALES

Torneos Liga Hotelera.

Si bien la Liga Hotelera promocionaba intensamente las competencias internas, su participación en los torneos municipales, estatales y hasta en los nacionales a los que llevó con orgullo la representación del Estado de Guerrero. Don Emilio los recuerda con puntillosidad, aunque también con algunas lagunas.

En 1976, la Liga Hotelera participa en un Torneo de Campeones de ligas, organizado por el Ing. Ignacio Rangel, Administrador de la Unidad Deportiva Acapulco. Participan la Liga Municipal, la Interbarrios, la Popular, la Miguel Alemán y la Liga Azcárraga. Y nada más para que se dé usted cuenta de la calidad que había en la Hotelera, cheque el dato, como dicen ahora. De la Liga Hotelera fueron  Campeones, en primera fuerza Icacos Arnold; en segunda fuerza A, el Deportivo Chihuahua; en segunda fuerza C, Construcsol; en segunda fuerza D, el Deportivo Esparza; en la Juvenil B, México Fiesta; en la Infantil B, el San Francisco y, para acabar… en Infantil C, San Francisco. Sólo se nos escaparon segunda fuerza B, en la que Servimex, de la Liga municipal resulta Campeón; la Juvenil A, en la que el campeonato se lo lleva el Flamingos de la Liga popular; y la Infantil A, en la que Singer, de la Liga popular, se corona Campeón.

Con estos resultados se comienza a ver el trabajo que han hecho los entrenadores Florentino Martínez y Alejandro Cortez Baños, al igual que Raúl Acapulco Herrera, Jorge Campeón González, Sinecio Osorio, Salvador Alarcon el Tractor, Arturo Castro, Mónico Ramírez, Baltasar Leyva, Celedonio Bautista, Santos Hernández y Jaime Leyva Hernández, que trabajaban con mucho entusiasmo con los equipos juveniles e infantiles, y todos los patrocinadores de los equipos que lo hacían por deportivismo, disciplina y cariño al fútbol.

En 1987, la Liga Hotelera participa en el Primer Torneo Estatal Categoría Menores de 21 Años celebrado en Zihuatanejo, Guerrero. Todas las selecciones participantes mostraron un gran nivel de juego. Para definir al campeón se jugó un partido extra, y Acapulco perdió en el último minuto del segundo tiempo, quedando el marcador Zihuatanejo 2 - Acapulco 1. Yo llevaba la responsabilidad como titular de la Liga, y la Dirección Técnica corrió a cargo de Dámaso Bernal.

En el Torneo Juvenil sub 21 de 1988, teniendo como ciudad sede a Acapulco; Acapulco resulta Campeón en la etapa estatal, luego en la etapa Pre- nacional, celebrada en Cuernavaca y, finalmente, Campeón en la etapa nacional, cuya final se juega Guerrero 0-Morelos 0; Guerrero 1-Politecnico 0 y Morelos 8-Politecnico 0. El Poli se presentó con 8 jugadores, entregando la calificación a Acapulco, en su calidad de Selección Guerrero de Salvador Castillo.

Ese año, y ese Torneo, son la pauta para que uno de los más grandes promotores del futbol en Acapulco sea blanco de aviesas intrigas, de las que, al final de cuentas, sale victorioso. Sin embargo, el trago amargo nadie se lo quita.

Yo iba como responsable de la selección y a mi regreso informé de lo sucedido al Ing. Alarcón, quien no menciona nada de castigo alguno en mi contra.

El 26 de diciembre, recibo un memorándum en el que me notifica la Asociación de Fútbol del Estado que estoy expulsado del fútbol federado por no asistir con una selección juvenil a la competencia celebrada en Coyu-ca de Benítez… en la misma fecha en que yo estaba en Cuer-navaca en un Pre-nacional! Es más, llevaba la representación del Ing. Alarcón en ese evento.

El Ing. Alarcón sabía quién iba a llevar la Selección al Estatal de Coyuca de Benítez. Lo que no hizo el Sr. Fernando Croche, Presidente de la liga de fútbol C.N.O.P.

Tras de leer el texto de aquel comunicado, no nos que-dó otra que exclamar: Caray Don Emilio, con esos amigos para que quería usted enemi-gos!!!

Y aún más, Alarcón se da el lujo de ponerle copia a la Federación y a todas y cada una de las ligas de Acapulco. Sin disimularlo, quiso defenestrar a Emilio.

Ahora bien, si Alarcón sabía perfectamente que Emilio estaba en otro lado, enviado por él y con su representación, la mala acción era por algo…

Durante la Junta de Presidentes de Liga, a la que Alarcón se refiere, Emilio le hizo notar que no podía estar en dos lados a la vez y el propio Alarcón le ordeno que fuera al Pre-Nacional y, obviamente, al Nacional porque “era más importante” según sus propias palabras. Y en esa misma junta se nombró al Profr. Luis Fernando Croche para llevar a la Selección Juvenil a Coyuca.

Salvador Domínguez dirigió una carta bastante explícita al Ing. Alarcón remarcando su injusticia y lo que en verdad sucedió en la junta. Pero la bronca no la traía Alarcón con Emilio, sino el Tesorero, Oseas Sandoval Rodríguez, cuya única gracia era ser compadre de Alarcón, pues era un tipo que jamás jugó futbol ni tuvo que ver nada con el deporte. Lo nombraron tesorero por la imposición de Alarcón, pero hasta ahí. Pero… en un estatal que se hace en Cd. Altamirano, Emilio lleva a su Selección, se hospeda en la casa de Joaquín Alonso en Cutzamala para no pagar hotel, aunque quedaba relativamente retirado de Altamirano. El mismo domingo, en la noche, se vienen ellos y, al que iban a dejar como encargado –el Ing. Gutiérrez Rayón- se le presenta una emergencia en su trabajo, y le piden de favor a Emilio que se quede como representante de la Asociación a lo que accede con la aclaración de que ocupará una habitación  en el hotel –de las que se había apartado para los jefes- haciéndoles ver que no le daría tiempo de ir y venir a Cutzamala. Los juegos terminaban a las seis de la tarde y, entre el papeleo y demás cuestiones administrativas caía la noche y le obligaba a quedarse ahí. Un sábado or la mañana, llega Sandoval y le reclama airado el porqué había ocupado una de las habitaciones “destinadas a nosotros” y Emilio le contesta molesto por la soberbia del tesorero: Porqué estoy haciendo su trabajo, el trabajo de ustedes…! El que ha estado representando a la Asociación soy yo!... y le entregó las cédulas y demás papeles que en esos casos se manejan.

Si bien en ese momento Sandoval ya no le dijo nada, es de notarse que se la guardo muy bien guardada. Lo mostró convirtiéndose en un hombre muy exigente con Emilio y su Liga, a quienes no perdonaba un día de retraso en cuotas e inscripciones.

La Liga Hotelera la pasaron al mejor postor, terminando con una liga que trabajó intensamente para el desarrollo del fútbol en Acapulco, comenta amargamente Don Emilio.

Las ligas Acapulco, presidida por Domingo Mota; Miguel Alemán, por Rafael Terán; y la Obrera, presidida por Salvador Domínguez, protestaron enérgi-camente, pero el Ing. Alarcón no cambió el veredicto.

-Y Usted qué dijo Don Emilio?

-Me voy con la frente en alto porque no cometí falta algu-na, siempre fui respetuoso de los estatutos que rigen el futbol, siempre apoyé a la Asociación, e incluso cuando el Profesor Arturo Cervantes Delgado pretendió re-mover de la presidencia al Ing. Alarcón, Crescencio Bahena, Víctor de Mendoza Mateos, Víctor Mondragon y yo fuimos a México D.F., ante la propia Federación Mexicana de Fútbol Sector Amateur y la CODEME, y defendimos la permanencia del Ing. Alarcón  como Presidente de la Asociación del Estado de Guerrero.

Pero Alarcón no se conformó con lanzarlo injustamente, sino que dio pié a que los medios agredieran a Emilio.

Emilio fue reivindicado, tanto, que se le entregó un reconocimiento cuando aún ambos compadres estaban al frente de la Asociación, aunque unos días más tarde renunciaran.

Hace poco, cuando esta biografía ya estaba en proceso, pudimos saber que el verdadero motivo de Sandoval era que quería ser el Presidente de la Asociación y, por su honestidad, Emilio le estorbaba. Hoy Emilio es una gloria del futbol mientras que Sandoval… quién sabe por dónde ande.

En 1990 Emilio Romero se integra a la Liga Obrera, por invitación de Salvador Domínguez Mendoza, para trabajar con los equipos infantiles, juveniles y la Comisión Disciplinaria.

Al hablar sobre la Liga Obrera y su participación en ella, Emilio aclara que si bien ésta existía desde el 28 de junio de 1985, los datos que aporta son a partir de los 90’s, a raíz de su entrada, pero recuerda…

La liga obrera de fútbol, fundada el 28 de junio de 1985, llevando como Presidente a Salvador Domínguez Mendoza; el Secretario era Isidro Fuentes, Tesorero Silverio Olivar Romero y de Estadística Manuel Rodríguez.

Contaba con Primera División Amateur además de Primera Fuerza, Segunda Fuerza, Juveniles e Infantiles, todas ellas sabatina y dominical

Jugaba en los campos de la Maquina 2-5-7-6-10, Temistocles 1-2-3, Simón Bolívar, Frigorífico y Llano Largo

En Juvenil español participaban el Deportivo Español, el Deportivo Escualos, Muebles Romay, el Bayer Munich, Intergas Mundial, Deportivo Llano Largo, Deportivo Albatros, Cayacos y Coloso. En la Juvenil, el Liverpool, Inter Guerrero, el Cetis 14, Deportivo Garita, Palmeiras, Coloso Soccer, Bayer Munich, Deportivo Montaña y el América, y en la Infantil Intergas Mundial, Deportivo Llano Largo, Puerto Marqués, La Zanja, Coloso, Albatros, Guerreros, La Máquina, Pumas, San Luis y La Paz.                             

En 1991, se compite en el Torneo Estatal, Categoría Infantil, celebrado en Coyuca, y se obtiene el sub campeonato. En 1992 se celebra en Ometepec, y volvemos a ganar el sub campeonato. En el mismo Torneo Estatal, pero Categoría Juvenil Sub 17, celebrado en Atoyac, es Campeón Acapulco y Subcampeón Atoyac. Esta selección la entrenó y dirigió Armando Hidalgo, El Droopy. Cuando estábamos entrenando en el campo de La Maquina, llegó un señor con su hijo, un adolescente de 14 años, para que lo probáramos con el grupo, así empezó la carrera de Gerardo Espinoza Lita como jugador.

Se ganó el Pre-nacional, celebrado en Atoyac de Álvarez, y  en el Nacional celebrado en Pachuca se obtuvo el tercer lugar.

En 1993, en el Torneo Estatal Categoría Sub 21, resultó Campeón Acapulco y subcampeón Altamirano; el campeón de goleo fue Manuel Álvarez El Tanka. Ese año, el Director Técnico fue Salvio Macías, el responsable de liga Salvador Domínguez M. y yo fungí como Auxiliar.

En la Categoría Sub 18, se jugó para sacar a quién acudiría al Torneo Nacional de Reclutamiento, y la Selección de la Liga Obrera ganó con marcador dos goles por uno a la Selección de la Liga Acapulco.

El Torneo Nacional de Reclutamiento se celebró en la ciudad de México, en el estadio Palillo Martínez. La final se decidió en el último minuto, y se jugó entre los equipos Guerrero contra D.F. En el segundo tiempo extra, el marcador señalaba D.F. 2 goles, Guerrero 1 gol.

Los visores, invitaron a 9 jugadores para probar suerte en los equipos profesionales Monterrey, Tigres, Laguna y Pumas. Los elegidos fueron Rogelio Rodríguez, Sammy Sánchez, Gerardo Espinoza, Juan Ángel Candela, Pedro Larume, y Mario Landeros. La fórmula técnica era la misma. Salvio, Chava y yo.

En una nueva sesión, Don Emilio nos platica respec-to al Torneo organizado por Novedades de Acapulco.

En 1978, la Selección de la Liga Hotelera se corona Campeón con dos coles por uno de la Selección de la Liga Popular, llevando como Direc-tor Técnico a Salvador Alarcón Flores.

En 1979, con la idea de formar una categoría con los mejores equipos, nace Ligas Unidas de Fútbol de Acapulco, Primera División Amateur, cuya directiva que-dó integrada por Emilio Ro-mero Martínez como Presi-dente, Crescencio Bahena Villalobos como Tesorero y Víctor Q. Mendoza en calidad de Secretario.

Participaron los equi-pos Hotel Mirador, Imprenta Atlántida, Deportivo Garita, Inter Jaap, Hotel Fiesta Tor-tuga, Acapulco F.C, Deportivo La Sabana, Deportivo Hospi-tal, Framboyán, Hotel Pierre Márquez, Unión Florida, San Cristóbal, Aluminio Moderno, Atlas, Unión Garita, Hotel Acapulco Plaza, Club de Golf, Combinado 20 de Noviembre, San Luis, Atlético Praderas, Palmeiras, Impresora Flores, Itra, y Multifamiliar, resultando campeón Inter Jaap y tercer lugar San Cristóbal.

En 1981 se juega el Torneo Carnaval de Campeones, quedando Campeón la Liga Miguel Alemán.

 Y en 1982 el Torneo Internacional… dice con un marcado orgullo. Se jugó el II Torneo Juvenil Internacional Joao Havelange,  organizado por el Gobierno del Estado y la Federación Mexicana de Futbol.

Participaron, en el Grupo A, Australia, Brasil, Costa Rica y México, y en el Grupo B, Argentina, Estados Unidos, Israel y la Unión Soviética.

Y quién ganó? Preguntamos a Emilio que contestó con una máxima propia de quien realmente ama un deporte como éste:

México… no porque haya sido el triunfador del torneo, sino porque le dio mucho impulso al futbol en nuestro país… torneos como ese debieran programarse más seguido, pero sobre todo ganó Acapulco porque, como sede, inundo las canchas y los campos de todo el puerto y sus alrededores de chamacos pateando la pelota con el mayor de los entusiasmos.

La selección de Acapulco, ganó los torneos estatales categoría edad libre en 1972, 1983, 1984, 1992, 19995,2000. 

Y qué me dice de los Torneos locales? Porque me imagino que con tantos equipos debe haber existido un fuerte interés por competir…

Bueno… no sólo había interés por competir, sino que a principios de la década de los 80’s aún había mucha gente interesada en promover el futbol.

En 1982, el profesor Abelardo Cortés Baños organizó el torneo Barrios Amigos de Icacos con mucha seriedad y categoría.

Los barrios que competían lo hicieron con lo máximo que existió en su localidad. Fue un torneo que dio prestigio al fútbol acapulqueño con las tribunas de la Unidad Deportiva Vicente Suarez abarro-tadas de aficionados que salían contentos, por-que vieron juegos de buena calidad y entrega total, en los que los juga-dores defendieron con garra los colores de sus barrios y colonias.

Desgraciadamente, a los dos años, los tomó la Unión Deportiva Municipal como parte de sus actividades y, por principio de cuentas, le cambiaron el nombre… se llamó Torneo Municipal de los Barrios, pero como lo hicieron a nivel burocrático, con personal que no fue deportista, dieron al traste con este torneo.

El Barrio de Icacos fue Campeón en 1982 y 1983 con los siguientes jugadores: Alejandro Gu-tiérrez, José Ortiz Suástegui Co-pala, Manuel El Samurái, Gustavo Cortez, Alfredo Galeana, Abrahám Martínez Borreguita, Juan Mancilla, Daniel El Toro Garay, Arredondo El Mamut, Yiyo Lobato y Chava Ga-leana.

El barrio de Petaquillas ganó los torneos de 1984 y 1985 con los jugadores Guiller-mo Valadés, Mario Castillo, Jo-sé Cobos B., Armando Ocampo, Manuel Capeto, Andrés Pérez, Heriberto Salgado Colirio, Sal-vador León, Jesús Chuco San-tiago, Ángel Martínez y Fran-cisco Paz.

En 1983 se jugó el Se-gundo Torneo de la Copa Carnaval de Campeones orga-nizado por Juan José Treviño. Los equipos participantes fueron Ricardo Gómez Ortiz, Costa Acapulco, Capama, Azul, Baby´O, Fiesta Tortuga, Mario Palacios Ponce, Inter Jaap, Inter, 20 de Noviembre, Tablajeros, Condesa del Mar y Coyuca.

De 1984 a 1988, la Liga Hotelera sigue trabajando intensamente por la superación del fútbol en Acapulco. En 1984 fue invitada a participar en el Torneo Nacional de Fútbol PRI México 85.

Todavía recuerdo, aunque quizá con algunos errores, el rol de juegos de la etapa municipal. Ahí le van…

En el Campo Vicente Suárez, el martes 16 de octubre de 1984 jugaron Palma Sola contra el Deportivo Garita y Nuevo León ante Deportivo La Playa. El miércoles 17 de octubre, en los campos de la U.D.A. Novedades Acapulco vs Inter G.O. y en el Campo Vicente Suarez Ayuntamiento contra Deportivo La CROM y Deportivo Escudero vs Deportivo Jardín.

El 18, también en el Vicente Suarez, Novedades de Acapulco enfrenta a Inter G.O y Netzahualcoyotl a Deportivo Cerrito. Al día siguiente, el 19, también en la Vicente Suárez, Niños Héroes contra Deportivo Morelos y en la Unidad Deportiva Acapulco Cumbres de Llano Largo combate con Deportivo Guerrero

Finalmente, el Sábado 20 de octubre, en el Campo Vicente Suarez, La Corregidora juega contra Atlético Barcelona, Club Deportivo enfrenta a Neza #2, Atlas F.C contra Deportivo el Coloso, Movimiento Juvenil Revolucionario hace frente a Deportivo Campos y Unión Zapata compite con Deportivo Tres Palos.

ENTRENADORES

Don Emilio, en varias ocasiones, cuando redactaba el texto de este libro, me hizo notar que él –a pesar de haber entrenado a decenas de equipos a más de promoverlos- no era entrenador. Debemos hacer notar aquí que otra de las cualidades de nuestro biografiado es la humildad, pero la humildad sincera, no de pose o afectada ante algo o alguien. Incluso, cuando hablamos de hacer este libro, se negaba a que fuera una biografía porque yo no soy un gran personaje argumentaba.

Entrenador es aquel que se dedica a preparar un equipo, que tiene las técnicas profesionales para hacerlo. Es verdad que muchos de nuestros entrenadores –como en el caso de los árbitros- fueron empíricos, pero estudiaron, se prepararon y llegaron a ser verdaderamente destacados técnicos muchos de ellos. Otros, debo reconocer, lo hacía sólo por amor al deporte –como yo- y, aunque no dejábamos de estudiar y prepararnos, las mismas actividades no nos permitían dedicarnos de lleno al entrenamiento. Yo me considero más promotor, auspiciante, patrocinador o jugador que entrenador. Si quiere saber de entrenadores, podemos hablar de un Evaristo de la Garza, que en 1949 entrenó y dirigió al equipo Las Américas de la Primera Fuerza y al Tiburones en la Categoría Juvenil.

Por desgracia, la pátina del tiempo no nos ha dejado muchos datos de su actividad, pero la conseja popular sí nos lo recuerda como uno de los grandes de su época.

Otro de ellos es, indudablemente, Paulino Martínez, Reguerín, de nacionalidad española, exjugador de Liga Mayor con el equipo ADO de Orizaba, Ver.

En 1950 fue Director Técnico de la Selección Guerrero que compitió en el Campeonato Nacional de Primera Fuerza, celebrado en Cuernavaca, Mor., resultando Subcampeón, y en donde el Campeón de Goleo fuera Mauro Palma con 12 goles.

De 1952 al 53 entrenó al equipo Las Américas, cuyos jugadores fueron Beto Galeana, Ignacio Ruiz A., Valenzuela Erizo Fuentes, Ángel Leona Flores, Lázaro Buenos Aires, Francisco Vázquez El Borrego, Don Víctor, Adolfo Tobón, Francisco Curiel, Benito Ocadiz, Francisco Martínez El Pachuco, Roberto Mejía Casarín, Emilio Tobón y Carmelo González. Ganaron los dos torneos invictos.

El de 1953, efectuado en Cuernavaca, Mor., termina con tres goles por Morelos y 2 por Guerrero.

Aunque someramente, recuerdo igualmente a Margarito Adame, a quienes llamaban Maravilla porque era un muy buen entrenador de varios equipos, juveniles y mayores a nivel amateur. Fue el entrenador de la Selección Edad Libre.

Y qué decir de Rafael Custorio D’Negri, peruano de nacionalidad que vino a jugar un partido con su equipo y se quedó en Acapulco. Radicaba en La Sabana, en donde entrenó y jugó con el equipo Negritillos de La Sabana.

En 1960 entrenó y dirigió una Selección de Edad Libre que jugó el Torneo Estatal celebrado en Taxco, Gro. obteniendo el Subcampeonato.

En 1962 dirigió al equipo Caleta en Primera Fuerza de la Liga Municipal. Por desgracia murió en un accidente automovilístico.

Viene a la memoria también Mario Cordero, taxqueño de nacimiento pero radicado en Acapulco que entrenó varios equipos de Primera Fuerza Amateur; dirigió al Hotel Las Brisas en 3ª. División Profesional, preparó y dirigió Selecciones de Acapulco en la categoría Edad Libre Preapro y dirigió la Selección Acapulco categoría Juvenil 18 años en 1976, que en el torneo celebrado en la Ciudad de México, jugó la final contra Jalisco que ganó por la mínima diferencia, logrando Guerrero el Subcampeonato con buenos jugadores encabezados por Orlando de la O y Diego Merino.

O Jorge López El Sabio, un muy buen entrenador, sobre todo en el aspecto físico, que entrenó al equipo Hotel Marqués durante tres temporadas. Era estricto, sobte todo como decíamos en el aspecto físico pues decía que los entrenamientos eran principalmente para lograr una buena condición física.

Ignacio Ruiz Acevedo, entrenó y dirigió al equipo Deportivo Asunción y al Acapulco F.C. Cuando jugaba en el equipo, con su experiencia auxiliaba al entrenador cuando formaban parte de una Selección representando al puerto de Acapulco o al Estado de Guerrero.

Cenobio Domínguez PELE dirigió la Selección Acapulco, Categoría Edad Libre, en el torneo efectuado en Coyuca de Benitez, obteniendo el Campeonato al vencer en la final a la Selección de la Universidad Autónoma de Guerrero por marcador de tres a uno. Dirigió también equipos a nivel amateur.

Inolvidable como jugador, pero también como entrenador, fue Raúl Acapulco Herrera, exjugador profesional que militó en los equipos de Primera División Zacatepec, América, Cruz Azul y el Laguna de Torreón.

En 1972 dirigió la Selección Acapulco en el torneo Estatal Categoría Edad Libre, celebrado en el puerto de Acapulco, y para el que se acondicionó un terreno atrás del Panteón de Las Cruces que, a pesar de las incomodidades, resultó insuficiente para albergar la enorme cantidad de aficionados. Se ganó la etapa Estatal y, ya con la representación de Guerrero, se ganó la etapa Pre-nacional y, por primera vez, la Nacional. Fue el primer Campeonato Nacional que se alcanzaba.

Entrenó también a los equipos Delfines de Acapulco, Hotel Las Brisas de 3ª. División y al Inter de 2ª. División.

Otro de los entrenadores que llegaron de fuera fue Rafael Vargas Santillán, jugador de futbol en el Distrito Federal con buenos equipos del sector amateur de la Federación Mexicana de Futbol. Llegó a Acapulco, jugó y dirigió equipos a nivel amateur, como el Inter de Acapulco en la etapa de 3ª. División y al Deportivo Acapulco en 2ª. División.

En 1969 entrenó y dirigió al equipo juvenil que participó en el Toerneo Benito Juárez alcanzando el 6º. Lugar a nivel nacional; en 1970 logra el 7º. Lugar y en 1971 el 5º.

   

No me canso de notar lo prodigioso de la memoria de Don Emilio. Trabajamos con notas, sí, pero me di el lujo de hacerle varias pruebas sin que él lo notara, tomando las notas y haciéndole preguntas sobre tal o cual tema. Prácticamente a todas contestó sin pestañear y, cuando dudaba, no pasaban quince segundos de meditación sin que llegara la respuesta, a veces equivocada, que corregía con un No… no… era tal fecha… casi de inmediato.

Hablando de entrenadores, las notas pasaron a formar parte de la inactividad sobre las mesas.

Yo creo que si alguien se merece una mención especial es Juan Ignacio Vázquez Javier. Ese sí se merece una biografía, para que vea… nació el 21 de julio de 1945 en Ometepec, Gro., hijo de Andrés Vázquez Bracamontes y Ana Ma. Javier Santiago.

Desde 1960 jugó en varios equipos en las ligas amateurs de Acapulco. En 1967 ingresa al futbol profesional jugando para el equipo de Tercera División del Hotel Las Brisas.

En 1971 toma la dirección técnica de la Selección Acapulco que asistió al Torneo Estatal celebrado en Taxco, logrando el 3er. Lugar.

En 1990 dirigió la Selección de Costa Chjica, formada por jugadores de Ometepec, Gro. que participa en el torneo estatal  cuya sede es Coyuca de Benitez y en el que participan 10 selecciones en dos grupos, pasando a semifinales obteniendo el 4º. Lugar.

Al año siguiente dirige la Selección de Acapulco, Categoría Juvenil Sub 18 Años, en el Torneo celebrado en Ometepec, Gro., obteniendo el primer lugar que le da derecho a asistir al Campeonato Nacional celebrado en Tapachula, Chis., obteniendo el 5º.- lugar del Torneo Benito Juárez.

Ese mismo año dirige la Selección Acapulco pero en Edad Libre en el torneo celebrado en Iguala Gro., disputando la final contra la propia Iguala, logrando el Subcampeonato por decisión de los directivos de la Asociación.

En 1992, participa en el Torneo Estatal Categoría Sub 21 celebrado en Ciudad Altamirano, ganando el Primer Lugar y el derecho de asistir representando a Guerrero al Pre-nacional celebrado en Cuautla, Mor., llegando al Nacional que se realiza en Chetumal, Q. Roo., ganando por primera vez el título nacional para Guerrero.

Ese año, dirigiendo la Selección Acapulco Sub 23, y en el Torneo Estatal con sede en Zumpango, Gro., gana el Campeonato, pasa el proceso y el la competencia nacional, celebrada en Chilpancingo, obtiene el 5º. Lugar.

Dirige además a la Slección Acapulco en la categoría de edad libre, gana el torneo celebrado en Acapulco, participa en el nacional que tiene como sede a Iguala, y alcanza el 4º. Lugar.

Para 1993, lleva a la Selección al 3er lugar a nivel nacional en San Marcos, Gro. y para 1995, en la Categoría Sub 21 vuelve a ganar el Campeonato Estatal celebrado en el propio puerto, el Pre-nacional que le da el derecho de ir al nacional, celebrado en Hidalgo y queda en 5o. Lugar. Ese mismo año dirige la Selección de la U.R.C. Categoría Edad Libre y la UAG, después de once años de no calificar, logra el tercer lugar en el torneo celebrado en Ciudad Altamirano.

1996 lo encuentra dirigiendo la Selección de la UAG, Edad Libre, gana el torneo Estatal en Chilpancingo, el Pre.-nacional jugado en Cuernavaca, Mor. y llega al nacional en Comitán, Chis. En donde logra el 4º. Lugar.. situación que se repite en 1997, alcanzando esta vez el 3er lugar a nivel nacional. Es hasta 1998 que alcanza el Subcampeonato en esa categoría, en La Paz, B.C.

Nacho, repito, es un caso muy especial.

Carlos Calderón Huerta nace en México D.F. en 1948. De niño se integra a las fuerzas básicas del Cruz Azul y debuta en 1ª. División profesional en 1871, donde juega hasta 1973 en que pasa a formar parte del Naucalpan en 2ª División participando en la temporada 73-74 y de ahí al Irapuato.

Almaquio Nava adquiere su carta para jugar en el Deportivo Acapulco de 2ª División por varias temporadas.

Ya retirado como jugador a nivel profesional, jugó en el Acapulco Princess y varios equipos más. Posteriormente tomó la Dirección Técnica de la Selección Acapulco Edad Libre, para participar en el Torneo celebrado en Acapulco, obteniendo el Subcampeonato en una final polémica pues el árbitro expulsó a tres jugadores de Acapulco, facilitando el triunfo de Taxco.

Dirigió igualmente la Selección Acapulco Categoría Sub 21 en el Torneo Estatal celebrado en Cuajinicuilapa, Gro., resultando Campeón Tierra Caliente y Subcampeón Acapulco. Aquí hubo maniobras por parte de la Asociación de Guerrero al no permitir jugar a Omar Flores por tarjetas acumuladas. En la Juata previa se acordó que, para la final, todos los jugadores entraban sin amonestaciones. Tampoco dejaron jugar al portero titular Dicasio. Se perdió por un marcador de 3 a 0. La Selección de Tierra Caliente representó al Estado de Guerrero y ganó el Campeonato Nacional de esa categoría.

En 1984, Calderón entrenó y dirigió la Selección de Acapulco Edad Libre, en el torneo celebrado en Iguala, ganando el campeonato en un juego extra con grandes jugadores, encabezados por Jorge Campos, El Toro, Garay, y Miguel Ponce. Se integra como Auxiliar Luis Chino Estrada, a quien conoció en Cruz Azul con el Equipo Surianos de 2ª División.

Ya para retirarse, en 1990 queda al frente de la Selección Acapulco Edad Libre para participar en el estatal celebrado en Ciudad Altamirano, venciendo a Tlapehuala en la Nacional con marcador de 2 por 0.

Otro de los entrenadores que merecen mención aparte es, definitivamente, Abelardo Cortés Baños. Profesor originario del populoso barrio de Icacos en Acapulco, Gro., nace el 27 de enero de 1944. Es un hombre preparado. Cursó su primaria en la Gregorio Torres Quintero; la secundaria en la Federal nocturna No. 49, y es egresado de la Escuela Nacional de Educación Física, generación 1964. Está casado con Ma. De Jesús Olea Trujillo, y está registrado ante la Federación Mexicana de Futbol como Director Técnico desde 1991.

De 1959 a 1961 fue representante de Guerrero en Cd. Sahagún, Hgo., México D.F. y San Luis Potosí en campeonatos nacionales.

En 1957 jugó en el equipo infantil Manuel Ávila Camacho que resultara Subcampeón. De 1960 a 1970 fue ganador de eventos atléticos de fondo realizados en el puerto de Acapulco. En 1961-62 es seleccionado por Guerrero en futbol soccer. En 1966, cofundador de la Liga Hotelera de Futbol, y de ese año al 80, entrenador municipal y estatal de futbol infantil y juvenil, asistiendo a eventos prenacionales y nacionales. En 1968, es miembro de la Dirección Técnico-Atlética del Comité Organizador de los Juego Olímpicos.

En 1970, cofundador de la Liga Hotelera rama Femenil y, al año siguiente, de la Liga Regional Campesina de Futbol.

En 1971, Director Técnico de la Selección Acapulco en el 1er. Campeonato de Futbol Femenil en México D.F., alcanzando el 5º. Lugar. Ese mismo año es Asistente del Presidente de la Unión Deportiva Municipal de Acapulco.

De 1970 a 1986 es asiduo asistentes a cursos de Educación física en Superación Profesional y de Futbol de Altura

En 1972, Director Técnico de la Selección Femenil de Acapulco, durante su gira a la República de Honduras, visitando las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula, ganando tres juegos. En 1973, asiste a Seminarios Internacionales impartidos por Walter Winter Botom, ex entrenador inglés; Ferrucio Valcareggi, ex entrenador italiano y Claudio Caoutinho, ex entrenador brasileño.

Para 1975, es cofundador y primer Coordinador Deportivo del Instituto Tecnológico de Acapulco. Llevando ese mismo año a la Selección Femenil –bajo su dirección técnica- al torneo efectuado en Torreón Coah.

En 1976 logra el campeonato infantil de futbol en Puebla; en el 77 en México, D.F., campeonato que repite en 1978. En 1979, logra el Campeonato Nacional de Futbol Juvenil A en Martínez de la Torre, Ver., y recibe un Diploma al Mérito Deportivo Municipal como Atleta Distinguido.

Funda en 1982 el torneo Barrios Amigos de Icacos, de donde surge dos años después el Torneo Municipal de los Barrios. Al año siguiente, asiste al Congreso Nacional Ordinario del S.N.T.E. realizado en Zihuatanejo, Gro., y en 1986 recibe el nombramiento como Coordinador de la Asociación de Futbol en la Costa Chica, e incorpora esa región al sistema deportivo estatal.

En 1987, recibe el Diploma al Mérito Deportivo como Futbolista Destacado, y el en 90 es nombrado Presidente de la Comisión de Box y Lucha Libre del Municipio de Acapulco.

En Villahermosa, Tab., para 1990, alcanza el Subcampeonato Nacional Infantil, y un año después es nombrado Director Técnico del Club Barracudas de Acapulco, de Tercera División, al cual renuncia en el mes de noviembre dejándolo colocado como líder absoluto.

La década de los noventas es más fructífera aún. En el 92, logra el Campeonato Nacional Juvenil A con la Selección Guerrero en Puebla, Pue., y retorna como entrenador al Barracudas de Acapulco, logrando elevarlo del penúltimo al quinto lugar, además de ser cofundador del Torneo de Futbol Inter-Ejidal Palmera de Plata.

Un año después, recibe la Dirección Técnica del equipo Guerreros de Acapulco, de 2ª División Profesional, y renuncia a ella en noviembre dejando al equipo colocado como sublíder y a un punto del liderazgo, recibeindo del Gobierno del Estado el nombramiento como Director del Instituto de Formación y Actualización Policial para Agentes Judicial-Investigador, elevándole en 1994 a Sub-Director del Colegio de Policía del Estado, a cargo del área judicial para capacitar a agentes judiciales investigadores.

En el 97 es electo Delegado Municipal de la Colonia Agrícola Ejidal 10 de Abril de la cual es cofundador. En el 98 es electo Presidente del Frente Deportivo Guerrerense y, en el 1000 Coordinador Estatal de la Copa Coca-Cola. Finalmente, en el 2004, es Vicepresidente de la Unión Deportiva Interpoblados A.C.

De los entrenadores que vinieron de fuera no podemos olvidar a Víctor Manuel Fandiño, un excelente jugador colombiano que llegó a Acapulco para jugar en el equipo del Hotel Las Brisas de 3ª División. Después jugó en varios equipos locales, pero en 1978 entrenó y dirigió la Selección Acapulco, categoría Edad Libre, que participa en el estatal que se realiza en el propio puerto, coronándose Campeón al vencer a Altamirano por la mínima y terminar con el  reinado de Chilpancingo que llevaba tres títulos consecutivos.

Dirigió varios equipos locales, entre ellos al Colo colo de la 20 de Noviembre.

Juan José Rivera llegó también para jugar en el equipo Las Brisas de 3ª División Profesional; jugó en varios equipos a nivel amateur y entrenó y dirigió a la Selección de Acapulco, Edad Libre, que participó en el Torneo Estatal celebrado en Tlapehuala, Gro.

Roberto Salvador Castillo Vázquez tuvo también una brillante trayectoria. En 1977 maneja la Selección Acapulco Categoría Juvenil en el Torneo Revolución. Guerrero gana el Pre-nacional y logra el Primer Lugar a nivel nacional.Al año siguiente, pero en la categoría infantil y en el mismo torneo, logra colocar a Guerrero en el 3er lugar.

De 1979 al 80, es el entrenador del equipo Acapulco Deportivo de 3ª División Profesional, y el mismo 80 lleva a la Selección Acapulco a ganar el 3er lugar del Torneo Nacional CREA.Y para 1986 lleva a la Selección al 2º lugar del Torneo Juvenil Benito Juárez.

En el 88, la Selección Acapulco Edad Libre alcanza el 3er lugar nacional en Chilpancingo, Gro., a pesar de un pésimo arbitraje, y la selección Sub 21 logra el 2º. Lugar en el celebrado en Cuernavaca, Mor., y en el 89 la Selección Universitaria participa en el Torneo del Circuito Nacional Universitario alcanzando el 3er lugar.

Su carrera en los noventas encuentra nuevos bríos. En 1990, dirige la Selección Acapulco Edad Libre en el Torneo Estatal celebrado en Coyuca de Benítez, alcanzando el 5º. Lugar.

1993  lo encuentra con la Selección Acapulco, Categoría Juvenil, en el Torneo Benito Juárez en donde, representando a Guerrero gana el Pre-nacional y queda en 5º. Lugar a nivel Nacional.

En el 94, en ese mismo torneo y categoría, logra el 2º. Lugar, pero baja el 3er lugar en 1995. Ese mismo año, sin embargo, con la Juvenil B pasa al nacional y logra un Tercer Lugar.

La Selección Acapulco, bajo su férula, participa en el 96 en el torneo Benito Juárez, alcanzando el 2º. Lugar, y en la Olimpíada Juvenil, donde logra el 3er lugar a nivel Nacional.

Durante el 97 tiene mucha actividad y lleva a la Selección Juvenil al Benito Juárez, coronándose Campeón nacional por fin. Participa en la Olimpíada Juvenil y no llega más que al Pre-nacional en donde es eliminado, pero gana otro Pre-nacional, el del Progol 97.

El 98 le trae otro éxito. A pesar de que obtiene apenas el segundo lugar nacional en la Olimpíada Juvenil de ese año, merecedor de la Medalla de Plata, logra lleva al Campeonato Nacional a Guerrero en la Olimpíada Infantil llevándose la Medalla de Oro.

Ese año es nombrado entrenador de Selecciones Acapulco y logra el Primer Lugar en el Estatal Benito Juárez en Cuajinicuilapa, Gro., gana el Pre-nacional y alcanza el 3er lugar nacional, y llega al segundo lugar en el Torneo Infantil de Convivencia.

En 1999, como entrenador de la Selección Acapulco, Categoría Juvenil, logra el tercer lugar en el Torneo Benito Juárez, posición que repite en el 2000 y en el 2001, alcanzando el 2º puesto estatal en el 2002.

Bueno… comparado con los otros de quienes hemos hablado, dije yo, no logró los éxitos de aquellos, verdad?

Bueno… no… pero podemos decir que fue un buen entrenador. Lo que pasa es que, debo recordarle, no había mucho apoyo para el deporte… bueno… no hay mucho apoyo para el deporte y, francamente, trabajar así es difícil…

Todos le ponían muchas ganas… el que se dedicaba al futbol era porque en realidad amaba al futbol…

Armando Hidalgo entrenó y dirigió a la Selección Acapulco Categoría Juvenil Sub 17 llevándola al Campeonato Estatal celebrado en Atoyac de Álvarez, Gro., lugar en que también se celebra el Pre-nacional y que igualmente gana para tener derecho a representar a Guerrero en el Nacional efectuado en Pachuca, Hgo. Aquí, por desgracia, no llega sino al tercer lugar. El responsable de la Liga Obrera era Salvador Domínguez Mendoza y yo como su auxiliar.

Armando fue el primer entrenador de Gerardo Espinoza Lita, que jugó en 1ª División profesional en el Necaxa y el Atlante.

Armando es actualmente el Presidente de la Liga Amateur El Coloso.

   

Salvio Macías Morales, originario de Puerto Marqués y nacido en el 62, realizó un curso de Capacitación para entrenadores de Futbol, organizado por la Federación Mexicana de Futbol y la Asociación de Futbol del Estado de Guerrero, en Iguala, Gro., y el Curso para Entrenadores organizado por el equipo profesional Atlas de Guadalajara. Es un muchacho muy preparado, participó también en el Curso organizado por la Comisión Nacional del Deporte y SICCED y recibió un reconocimiento del Instituto nacional de la Juventud, el INDEG, firmado por su Presidente, Manuel Negrete Arias.

De sus logros como entrenador puedo comentarle que en 1990 ganó el Torneo Sub 21 con la Selección de la Liga Obrera; en el 93, el Torneo Estatal Categoría Juvenil con la Selección Acapulco, participando ese mismo año en el Torneo Nacional de Reclutamiento, categoría juvenil obviamente.

El ganador representaría a Guerrero en el Torneo a Nivel nacional de Reclutamiento. Con la Selección de la Liga Obrera lo gana por dos goles contra uno de la Liga Acapulco.

El Torneo Nacional se celebra en la Ciudad de México en el Estadio Jesús Martínez Palillo, de tan gratos recuerdos para mí. Todos los juegos fueron observados por los visores de los equipos de Primera División. El camino para llegar a la final fue entre el distrito Federal y Guerrero, un juego muy reñido y parejo. Las Selecciones iban muy bien preparadas y estaban mejor dirigidas.

Para decidir al ganado se jugaron dos tiempos extras de 15 minutos cada uno. Faltando aproximadamente dos minutos para el final, distrito Federal anotó el gol que le daba el triunfo.

Como creo que ya le comenté, los visores de Tigres, Pumas, Necaxa y Laguna, invitaron a nueve jugadores de Guerrero para probar suerte en el futbol de Primera División Profesional. Aunque ya se los dije, vale la pena recordarlos: Sammy Sánchez, Rogelio Rodríguez, Juan Ángel Candela, Gerardo Espinoza Lita, Pedro Larumbe, Mario Felipe Pipen Rodríguez, Adrian Bailón Landeros y Mario León.

Pero volviendo a Salvio, EN 1994 DIRIGIÓ LA Selección de Acapulco, Categoría Sub 20, en el Torneo Estatal celebrado en Tecpan de Galeana, ganando el Campeonato. Ya como Guerrero participa y gana el Pre-nacional celebrado en Oaxaca y alcanza el 3er lugar en el Nacional. Iba como responsable Salvador Domínguez y yo como auxiliar.

En 1997 dirige la Selección Acapulco Sub 21 en Tlapehuala y califica en tercer lugar. Al año siguiente, las cosas cambian y gana el estatal celebrado en Taxco, y el Pre-nacional como Guerrero.

El 2010 dirige la Selección Acapulco Edad Libre en un torneo de Invitación en el que queda como Subcampeón perdiendo en penalties.

Julián Adán Miranda nace el 16 de febrero del 52 en Puente de Ixtla, Mor., y llega a Acapulco en 1972 en busca de trabajo al Hotel Las Brisas. Juego en el Deportivo Arnold y luego en SuperClimas, que es Campeón de la Liga Hotelera, pasando más tarde al equipo de la Papelería Escolar de la Liga Popular de Victoria de Mendoza.

En 1985 dirigió equipos de la Liga Acapulco de Amado Candela y en 1988 lleva a la Sección 20 Torneo Sindical, participando con los equipos Infonavit Alta Progreso, Xerox, Puerto Marquéz, Torres Gemelas, Inter San, Arana (que fuera el Campeón), Coloso, Deportivo La Poza y Deportivo Osmar que también fuera Campeón. En ese mismo año dirige la Selección Acapulco Categoría Juvenil Sub 18 a la que convierte en Campeón participando como auxiliar de la Dirección Técnica que correspondía a José L. Rivera.

Para el 88, también en calidad de auxiliar, va con Salvador Castillo como titular técnico al estatal que ganan en la Categoría Sub 21, y acuden al Pre-nacional celebrado en Cuernavaca, pero no califican. En Edad Libre, en el estatal celebrado en Chilpancingo ese mismo año, alcanzan sólo el tercer lugar.

Ya como director Técnico, en 1990 lleva a la Selección Coyuca al estatal Edad Libre, lo gana y repite triunfo en el Pre-nacional pero, por razones que desconozco, no asisten al nacional. Ese mismo año dirige equipos en la Liga Coyuca de Benítez, Gro., de Jesús Balanzar, y lleva a Electro al campeonato y a Aguas Blancas al Subcampeonato.

Para cerrar con broche de oro el año, Dirige técnicamente a la Selección Acapulco Edad Libre –de la Liga Premier- al estatal en Zihuatanejo, Gro. alcanzando el tercer lugar.

2000 lo ve al frente de la Selección Liga Municipal representando a Acapulco que resulta Campeón, dejando el Subcampeonato a Deportivo Nashe, y en el 2001 logrando el tercer lugar en el estatal celebrado en Iguala Gro., con la Selección Acapulco Edad Libre.

   

Zenón Tabares jugó en varios equipos a nivel amateur como portero; después fue al Zacatepec de 2ª, división profesional. Era un gran portero, con grandes reflejos. En la actualidad es entrenador de porteros. Todos los días trabaja en un pedacito de terreno en la Unidad Deportiva Acapulco, y ya tiene algunos discípulos en equipos importantes como Julio González, segundo portero atrás de Oswaldo Sánchez en el Santos de Torreón, o Guillermo Pozos, tercer portero del Monarcas Morelia, además de Álvaro Rano Campos, que participa en Pumas Sub 17, y Neftalí Rentería que probablemente se vaya al América.

Narbal Ramírez es Profesor de la Secundaria Federal No. 1 y Director Técnico del equipo de la Preparatoria No. 7 de la Universidad autónoma de Guerrero. Participaba en todos los campeonatos municipales de las diferentes ligas del puerto.

Dámaso Bernal, fue un magnífico futbolista, con mu-cha velocidad y manejo del balón. Se desempeñaba co-mo extremo derecho. Probó suerte en el equipo Atlético Español en 1ª. división, pero no tuvo la paciencia de esperar la oportunidad y regresó al puerto.

En 1987 dirigió la Selección de Acapulco para competir en el Torneo Estatal Menores de 21 años, que se llevó a cabo en Zihuatanejo, Gro., obteniendo el Sub Campeonato en un partido extra. En la actualidad trabaja como profesor de educación física en el Colegio de Bachilleres No. 32

 

Mario Pichojos Pérez es un magnífico jugador. Se desempeñaba como lateral derecho. Fue convocado varias veces a la Selección Mexicana. Fue titular en la Copa del Mundo México 86.

En Acapulco, dirigió al equipo Guerreros de Acapulco, filial del Atlante, siempre dando consejos y ayudando a jugadores acapulqueños. Me atrevo a decir que fue un magnífico entrenador.

Un caso muy especial es el de Florentino Tino Martínez Ramírez, comenta sumamente emocionado Emilio. En algunas pláticas sostenidas fuera de grabación, nuestro biografiado manifestó siempre una gran admiración por este hombre que, al conocer su historia, debemos reconocer que tenía absoluta razón Emilio al hablar así de él.

Sobre este inolvidable entrenador, podemos comentar que es originario de Acapulco, nacido en 1935 el 16 de octubre. Fue la persona que más trabajó para el desarrollo del futbol en Acapulco, y Maestro de varias generaciones que recibieron los consejos y las enseñanzas para practicar el futbol.

Lo conocí en 1953, en el Campo Farallón, donde im-partía sus conoci-mientos a una gran cantidad de niños. Después, cuando in-gresó a trabajar en la Armada de México, en los campos de la Base Naval, rodeado de cientos de niños y jóvenes con deseos de aprender a jugar futbol, les enseñaba con paciencia primero a pegarle al balón, y después a desarrollar las tácticas en un juego. Cuando digo que fue Maestro de varias generaciones puedo agregar que fueron generaciones de magníficos futbolistas en los que dejó siempre una constancia de trabajo y disciplina. Algunos de esos jóvenes que recibieron sus consejos y enseñanzas, llegaron a jugar en forma profesional.

Por ejemplo, Raúl Acapulco Herrera, que jugó en el equipo juvenil Casa Martínez, fue a jugar al Zacatepec y de ahí al América de 1ª División profesional al lado del Lobo Solitario Zague Padre, que jugó en el equipo Laguna de Torreón. Raúl ahí se casó y hasta la fecha Torreón es su residencia.

Como Director Técnico, Tino ganó cientos de campeonatos con equipos infantiles, juveniles y mayo-res, enfilados en Casa Martínez, Duckla MyD, Brisa, Farmacia Nueva, Icacos, IASA, Base Naval, Escuela Virgilio Uribe, Santos de Icacos, Acapulco F.C. y muchos más que escapan a la memoria.

Sus equipos, representando a Acapulco, fueron campeones mu-chos años.

En 1957, de 2ª Fuerza; en 58, de 1ª fuerza; en 59 de 1ª Fuerza y varios más.

Entrenó a varias jóvenes en el futbol femenil en los equipos Icacos y Base Naval.

Fue co-fundador de la Liga Municipal de Futbol Acapulco en 1957; de la Liga Municipal Hotelera en 1965, y de la Liga de Futbol Femenil Hotelera en 1970.

Con unos chiquillos de Icacos –populosa colonia del puerto ubicada al final de la Costera Miguel Alemán- formó un equipo que se llamó Santos de Icacos. Estos niños no sabían nada de futbol, iban a pescar en el muelle de la Base Naval, pero Florentino los invitó a jugar futbol…

Como no tenían dinero para comprar zapaos deportivos, jugaron descalzos su primer torneo, habiendo aprendido rápido el manejo del balón.

Al siguiente torneo, la Casa Martínez proporcionó el uniforme completo para todos los integrantes.

Sin embargo, no pudieron jugar bien pues no estaban acostumbrados a los zapatos. Como todo el uniforme era blanco, y todos ellos de piel morena, y como Brasil tenía su equipo Santos de Pelé, aquí el equipo se bautizó como el Santos de Icacos.

Aún recuerdo a los integrantes del equipo. Fueron Alejandro Gutiérrez El Burrero, Ángel Rodríguez El Siete, Javier Cortés El Jaibo, Modesto y Anselmo Arellano, Carlos Cortéz El Tortugo, Abel Zárate Cabocha, Lázaro Moreno, Blas Gallardo, Magallón, Daniel Marín, Gerardo Bermúdez, Onésimo Cortéz, Bruno Liborio, Ismael El Petatán, Félix Romero y Juan Marín que, ya con la enseñanza brindada por Tino, jugarían años después en la Categoría Juvenil de 1ª Fuerza, donde fueron pulidos por Abelardo Cortés. La mayoría de ellos saltaron al futbol profesional de 2ª y 3ª División.

Tino, mientras tanto, obtenía en la Armada de México el grado de Teniente de Corbeta.

El 20 de noviembre de 1978, el Ayuntamiento de Acapulco, encabezado por su Presidente Municipal, el Lic. Febronio Díaz Figueroa, entregó a Florentino el Diploma al Mérito Deportivo, uno de muchos reconocimientos que recibiría a lo largo de su fructífera carrera.

Entre ellos, recibió no uno sino varios de parte del Club Icacos, de aquellos chamacos descalzos que ahora eran hombres de bien gracias a sus enseñanzas.

En 1995, le entrega el propio el Acapulco F.C.; un año más tarde, el equipo de la Base Naval y otro más de la Escuela Virgilio Uribe.

Florentino Tino Martínez el más grande de los entrenadores de futbol en Acapulco, falleció el 4 de abril de 1999. Sus restos descansan en el Panteón de Las Cruces.

Bajando la cabeza, Emilio musitó como colofón de su charla: Descansa en Paz Florentino…

VISITA DE EQUIPOS PROFESIONALES

Son finales de septiembre del 2013, estamos a casi dos años de que iniciáramos la aventura de escribir esta obra. Emilio se desesperaba porque no veía terminado su libro. Muchas veces se lo dije: Hacer un libro, sobre todo como éste, no es cosa de días, ni de semanas o de meses… es de años!

La aportación de datos es la base, luego, el escaneo de las fotografías que salen y salen y salen conforme se avanza. Al principio, cuando se le solicita a compañeros y amigos que aportes sus fotos para un libro sobre el tema, todos aceptan pero nadie lo hace; cuando se avanza, cuando se empieza a ver una realidad, entonces empiezan a ofrecerlas incluso sin pedírselas. De ahí que una obra como ésta pueda ser profusamente ilustrada, pero que también se lleva semanas de trabajo de escaneo que, cuando se culmina, todo mundo piensa que ya se terminó, que lo demás es pecata minuta, pero no, apenas se empieza.

Viene el orden, la redacción, la revisión, la corrección ortográfica y de estilo, el maquetado y, tras la revisión final, la edición. Cuando se acaba de escanear falta el 90% del trabajo, ese trabajo que no se ve y que algunos cuestionan con un “ya qué tanto falta pues…si ya acabamos con las fotos”

La paciencia de Emilio en su vida cotidiana, se convierte en impaciencia ante la tardanza de la publicación. Como colmo de males, se atraviesan problemas con el equipo de edición y, ya solucionados éstos un par de semanas después, nos cae esa contingencia trágica que se convierte en un par de huracanes: Ingrid y Manuel.

Es verdad que, contra lo que pasó con Pauline, ésta vez no nos afecto directamente, pero el ambiente de humedad era tan fuerte, que semana y media después de la contingencia el papel aún se negaba a entrar en las máquinas debido a la intensa humedad absorbida.

Se había programado para el día 4 de octubre la presentación de nuestra obra, sin embargo, todo lo sucedido nos obligó –contra nuestra voluntad- a retrasarla hasta el día 18. Con todo, a quién le importaba si salía el cuatro o el 18? El único problema es que Don Emilio ya lo había comentado con sus colegas de ASOFUVEG, a más de que lo anunciamos en nuestra revista Época de Oro.

Pero todo esto forma parte de la intensa aventura de hacer un libro y publicarlo, porque verlo publicado al fin es lo que realmente importa. Pero ya basta de disgresiones y regresemos con la narración de nuestro biografiado.

Para fomentar el gusto por el futbol, una de las mejores formas es invitar a equipos profesionales a visitarnos. Aunque a mí no me tocó, si tengo registrada en la memoria la visita del equipo Covadonga, de la Liga Española, que viniese a Acapulco por allá por 1952 con jugadores de la talla de Horacio Casarín, Piola Mendoza y Rafael Custodio. Jugaron contra el Acapulco F.C. que alineó con Marino, F. Euriel, I. Ruiz Raymundo, Erizo Fuentes, Emilio Tobón, Luis Román, Salvador Álvarez, Ángel Flores La Leona, Moisés Bello La Micha, Lázaro Buenos Aires, Francisco Martínez Pachuco, Mauro Palma, Benito Ocadiz y Roberto Mejía al que curiosamente también le decían Casarín. Cuentan que en ese partido hubo un choque de cabezas entre Piola Mendoza y Mauro Palma que quedaron tirados en el suelo. Mauro se levantó primero, pero Piola tardó tiempo en recuperarse.

El 12 de octubre de 1959, el Covadonga repite visita para darle auge a uno de los más importantes eventos del futbol incipiente de Acapulco: la inauguración de las tribunas –que construyera con su propio dinero el Sr. Mario Llorens- en la Escuela Secundaria Federal No. 1, celebrándose un encuentro con el equipo Llorens. El Convadonga venía encabezado nuevamente por el máximo ídolo mexicano del momento, Horacio Casarín, además de Gaundini, Norberto Rosas, Jorge Romo, Carlos Blanco, el Caballo Mendoza y Carlos Iturralde. Por el Llorens alinearon Armando Caballero, Ángel La Leona Flores, Jesús Toluco García, Francisco Curiel, Arturo Castro, Roberto Mejía Casarín, Francisco Chico Castro, Hilario, Emilio Damián El albañil, Fernando Palillo Silva, Sergio Gudiño, Jiménez, Ignacio Ruiz y Ángel El Loco Olvera

En 1962, el Acapulco F.C. jugó un partido contra el Zacatepec, de 1ª División Profesional, que vino con todos sus titulares: Festa, Tedesco, Turcato, el Charro Lara, Panchito Hernández, el Güero Cárdenas y José Antonio Roca.

Por el Acapulco alinearon Javier de la Peña, Fernado Palillo Silva, el Genio Heredia, Ariel Álvarez, Francisco Pachuco Martínez, Alejandro Medina, Ramón Charro Ibarra, Eliut Ozuna, Leobardo Espinoza, Manuel y Carlos Garza, Luis Felipe Teofanes Chávez, Chichifo, Ignacio Ruiz, Mauro Palma, Juan Álvarez, Javier Montero, César Domínguez, Ventura Resendiz, Margarito Figueroa Pachuco Chico y Rafael Berdeja El Molacho. El partido teminó en un empate a un gol por bando.

Ese mismo año, el Acapulco F.C. jugó tres partidos contra el equipo Texcoco de 3ª División Profesional para probar el ingreso de Acapulco al futbol profesional. El primer partido, lo ganó el Acapulco por 2 goles contra 1, pero oficialmente lo perdió por alinear a los jugadores argentinos Dante Juárez y Alimirón, que jugaban en 1ª División. El segundo partido lo ganó Acapulco por dos goles a cero y el tercer partido, que se jugó en la Ciudad Universitaria, tuvo como resultado 6 a tres a favor del Texcoco.

 Ya a finales de año, el 9 de septiembre, en el campo de la Base Naval, el Marte de Cuernavaca se enfrenta al Caleta de Acapulco. Por el Marte jugaron Darío Ortiz, Carlos Turcato, Jorge Piña, Lalo Garduño, Rafael Vargas, Panchito Hernández, Antonio Amaya, Eduardo Irarragori, Antonio Maleno, José Hipólito y Raúl Díaz, llevando como Director Técnico a Juan Zarate. Por el Caleta alinearon Jesús Aguas, Salvador Murillo, Raúl Hernández, La Motoneta Salvador Trejo, Pablo Flores, Sergio Gudiño, Rafael Custodio, Raúl de Anda, Roberto Bagatella, Margarito Adame, Rubén Rivera, Jesús Rosas y Chava Díaz, con Rafael Custodio fungiendo como Director Técnico.

De 1971 al 73, por la amistad que tenía Armando Cortéz Colmenares con el Lic. Jorge Romo –en esa época Presidente de los equipos de 1ª División Profesional de la Federación Mexicana de Futbol- acordaron que, para fomentar el futbol en Acapulco, enviaría cada mes a un equipo de esa división con todos sus jugadores, para jugar un partido contra combinados de la Liga Hotelera.

Los equipos que nos visitaron fueron Atlante, Cruz Azul, Necaxa, Atlético Potosino, Tampico Madero, Atletas Campesinos, Atlas, América y Universidad.

Los partidos se jugaron en el campo Farallón de la Secundaria Federal No. 1, el campo de la Base Naval, y el de Icacos.

Quién no recuerda el juego del 20 de marzo de 1972 en el campo Farallón, ante un lleno impresionante, entre el América, que traía a todas sus estrellas, encabezados por Carlos Reinoso –enrique Borja, Roberto Hodge, Campeón Hernández, Monito Rodríguez, Prudencio Pajarito Cortéz y Cristóbal Ortega- contra un combinado local dirigido por el Profr. Abelardo Cortés Baños.

Al terminar el partido, el público, sin control, invadió el campo tratando de conseguir un autógrafo o algún recuerdo de las estrellas. Estas, al ver la avalancha de gente, corrieron a refugiarse en el autobús al que, por lo que consideraron des-precio de parte de ellos, los aficionados lanzaron algunas pedradas. En la ciudad de México, los medios de comu-nicación dijeron que algunos jugadores salieron lesionados, versión que desmintieron el Vicepresidente Francisco Hernández y el propio José Antonio Roca.

Cabe mencionar que todos los equipos que llegaban a jugar contra equipos locales dentro de esa intensa promoción lograda por Armando Cortéz Colmenares, al día siguiente del partido celebrado, hacían una visita de cortesía al Presidente Municipal en turno, y el alcalde entregaba a su vez algún recuerdo de su estancia en el puerto, creándose así una sana costumbre que dejaba muy buenos recuerdos a los jugadores invitados.

El equipo Pumas de la UNAM, jugó en el campo de la Base Naval contra un combinado de la Liga Hotelera dirigido por Abelardo Cortés Baños. La alineación del Pumas podemos verla al pie de foto.

Del combinado de la Liga Hotelera recuerdo a Francisco G. aldaco, Alejandro Gutiérrez Burrero, Ángel Rodríguez El Siete y Gil Gilillo. El resultado fue Pumas 2 Acapulco 1. El Pumas jugó también un partido en el poblado de El Cayaco contra un combinado de esa población.

Para 1973, destaca indudablemente el partido que se juega para inaugurar la Unidad Deportiva Acapulco, y que se juega entre el América –con todas sus luminarias- y la Selección Guerrero que se coronara previamente Campeón Nacional de Edad Libre y que se realizara el 12 de octubre.

Por el América se presentaron Prudencio Pajarito Cortéz, el Campeón Hernández, Mario Pichojos Pérez, Roberto Hodge –que jugaba para el Taxco- Carlos Reinoso, Enrique Borja, Monito Rodríguez, Oswaldo Castro Pata Bendita y Cristobal Ortega. Por la Selección Guerrero, Raúl Figueroa, Francisco Aceves, Félix Ville Ramos, Rosalío Zamarripa, Ramiro Montelongo, Jesús Galeana, Leobardo Carreto, Sócrates Cuevas, Mario Vielma, Alfonso Taco Valverde, Hipólito Pollo Domínguez, Raúl Ortiz La Vieja, Chiva Herrera, Cenobio Domínguez Pelé, Andrés Ramos, José Ángel Palacio y  Baldomero Acevedo, bajo la Dirección Técnica de Raúl Acapulco Herrera.

El marcador final fue América 1, Guerrero 0. El anotador fue Oswaldfo Castro Pata Bendita.

          El mismo 73, ya estando en funciones la Unidad Deportiva Acapulco, las visitas de equipos son más frecuentes. Vimos jugar al Guadalajara contra la Selección de la Sección 20, que terminara con un marcador 3-1 y contra un combinado Acapulco que culmina 4 a 2.

   

Regresa el América para jugar contra un combinado Acapulco a beneficio de los bomberos; contra el combinado de la Liga Hotelera (4-2); contra el combinado de la Selección Guerrero que termina 1-0 y contra otro combinado Acapulco con final 3-2.

El Pumas llega igualmente para jugar contra un combinado Acapulco a beneficio del Hospital General; otro de la Liga Hotelera que apalea 4 a 1; uno más contra la Sección 20 a la que gana por 3-0; contra el Fiesta Americana que pierde 2-0 y repite con la Liga Hotelera a la que gana por el mismo marcador 4-1.

El Cruz Azul viene a jugar con la Sección 20 ganándole por la mínima, equipo local que recibe también al Puebla –con quienes derrotado por marcador similar- y al Hamburgo de Alemania que le permite llegar al 4-3.

    Y así llegan el Alianza de Lima, del Perú, con su jugador estelar Chumpitas, que se enfrenta a la Liga Hotelera alcanzando un honroso empate. El San Diego Soccer, de Estado Unidos, que juega un triangular con Hoptel El Mirador y el InterJap.

Recuerdo con agrado la visita del Coyotes del Neza, que venían comandados por Carlos Reinoso para jugar contra un combinado Mirador-InterJap. Con un estadio lleno, el silbante Juan J. Espino expulsó a Reinoso por una reclamación que le hizo. La protesta del público –que pagó por ver a los jugadores de 1ª División- fue general pero el árbitro sostuvo su decisión y Reinoso se fue a la banca enmdeio de una cerrada ovación.

A los pocos días, la Federación solicitó al Presidente de LUFA un informe de lo sucedido, y se contestó de acuerdo a la verdad.

Otro partido que recuerdo con gusto es el de marzo de 1978. Los Hoteles Fiesta Americana invitan a los Pumas de la UNAM oara jugar un partido que se lleva a cabo ante un lleno completo de las tribunas en la Unidad Deportiva Acapulco.

Por los Pumas alinean Jorge Marcín, Jesús Iturralde, Chiquilín Cervantes, Héctor Sanabria, Vázquez Ayala, el Pareja López, López Zarza, Juan José Muñante, Evanibaldo Castro Cabinho, Hugo Sánchez, Bora Milutinovick, Leonardo Cuellar y Jesús Ramírez.

Por el Fiesta Americana Joaquín Campos, José Palacios, Félix Ville Ramos, Baldomero Acevedo, Fernando Gaona, José Luis Catalán, Carlos Gayón, Israel Rodríguez, Alfredo Flores, Antonio Guerrero y Andrés Ramos.

El resultado fue Pumas 2, Fiesta Americana 0, aunque fue un partido muy reñido, con una actuación muy relevante de Félix Ville Ramos a quien, al finalizar el partido, no sólo le felicitan todos los jugadores del Pumas, sino que recibe del Director Técnico, Miguel Mejía Barón, la invitación para jugar en ese equipo.

Se siguen jugando partidos entre equipos profesionales y locales. Hoy, algunos equipos vienen a Acapulco para sus entrenamiento de preparación, para su pre-temporada y, aprovechando el viaje, juegan algunos partidos con equipos locales, aunque no ya necesariamente en la UDA, pues existen en la actualidad campos con buen césped.

JUGADORES DE ACAPULCO QUE LLEGARON A 1ª DIVISIÓN

-Bueno Don Emilio, Usted me habla mucho de que hubo jugadores que eran “escogidos” por los visores durante algunos partidos, y de que otros lograron llegar a la fama y, francamente, del único que he oído hablar es de Jorge Campos. Será porque como lo he dicho muchas veces, yo soy un villamelón en cuestiones de futbol, soy lego pues, pero la fama es la fama y no escucho muchos nombres… hábleme de ellos.

-A la fama llegaron muchos, pero es obvio que no destacaron como lo hizo Jorge; sin embargo, hubo quien supo disfrutar de las mieles del triunfo y otros no supieron aprovechar el momento o la oportunidad. De todo hubo en la viña del Señor. Pero le contaré de los que recuerdo.

Raúl Acapulco Herrera jugó en Acapulco  con el equipo juvenil Casa Martínez y en el Deportivo Llorens de Primera Fuerza. Jugaba como centro delantero y llegó a probar suerte con el Zacatepec. Fue para él muy difícil jugar en el primer equipo pues en él estaban como delanteros el Nene Piña, Candia, Turcato y el Charro Lara. No jugó muchos partidos por la calidad de éstos pero, cuando jugó, lo hizo muy bien. En esa época el Zacatepec ganó el Campeonato de Liga.

El América contrató al Presidente del Zacatepec, Guillermo Cañedo, a FRrancisco Hernández y a Nacho Trelles. En este paquete, Trelles incluyó a Raúl. Ya como jugador del América se encontró con muchos delanteros de gran calidad como Alves, Zague, El Lobo solitario, Moasir, Dos Santos y Palmer. A pesar de esto jugó muchos partidos con el primer equipo jugando muy bien.

A la salida de Trelles del equipo América, Raúl se contrató con el Cruz Azul en Segunda División, logrando ascender a Primera División, teniendo como compañeros a Fernando Bustos, Munguía, Pulido, Prado y Muciño.

Raúl jugó en el equipo Laguna, en Torreón, en Primera División. El último equipo en que jugó Raúl fue el Ciudad Victoria, de Segunda División. Actualmente radica en Torreón, Coah., con su familia. Ya le hemos mencionado como entrenador, porque parte de su vida entrenó equipos.

Este yo creo que también le suena –dijo Emilio con cierta sorna- Manuel Negrete. Es guerrerense, sí señor. Su segundo apellido es Arias y nació en Ciudad Altamirano, es calentano pues. Llegó al puerto para jugar en el Inter de Acapulco, en donde jugó tres temporadas, para salir de ahí a integrarse en el Pumas de Primera División. Por su gran calidad, rápidamente fue titular indiscutible. Formó parte de la Selección Nacional que jugó la Copa Mundial en 1986, anotando el gol más espectacular en este torneo.

Bulmaro González Mejía jugó en el Pumas de la UNAM, en el Puebla, y en el Santos de Torreón. La verdad es que tengo poca información de él y su paso por el futbol local.

Gerardo Espinoza, Lita, jugó en la Liga Obrera; fue seleccionado por Acapulco en torneos estatales, pre-nacionales y nacionales a nivel juvenil. Debutó en el Atlante de Primera División, pero también jugó en el Atlas.

Omar Flores jugó en varias selecciones de Acapulco. Debutó como profesional en el Atlas. Actualmente forma parte del equipo de Jaguares de Chiapas.

Félix Ríos, portero a los 14 años, jugó su primer torneo estatal defendiendo la portería de la Selección Acapulco, Categoría Edad Libre, celebrado en Ciudad Altamirano.

Se hicieron las gestiones para conseguir el permiso de la Secundaria Federal No. 1 –en donde estudiaba- para que pudiera ausentarse doce días de clases. Fue portero titular en el Pumas de la UNAM de Primera División.

En un partido amistoso se fracturó una pierna y ya no volvió a jugar como lo hacía antes, terminando esto con su carrera.

Moisés Camacho, igualteco de nacimiento, formado futbolísticamente en Acapulco, jugó en el Zacatepec, Atlético Español, y Puebla de Primera División. Fue seleccionado nacional.

A Sammy Sánchez, los visores del Monterrey lo vieron en el Torneo Nacional de Reclutamiento, jugó en el primer equipo una temporada cuando el director Técnico era el brasileño Vieyra. Cuando entró otro técnico, Sammy no volvió a aparecer. Era un jugador con buen físico y buen toque de balón.

Rogelio Rodríguez, nacido en Puerto Marquéz, jugó en varios equipos y selecciones de Acapulco. Asistió al Torneo Nacional de Reclutamiento y de ahí se fue al Pumas de la UNAM. Fue portero titular una temporada. Emigró a Monterrey y jugó en los Tigres de la UANL en Primera División. Jugó más tarde para el equipo de La Piedad en Segunda División.

Eligio Yiyo Aparicio Quiñarez es un caso especial. Tuve la fortuna de entrenar a Yiyo en sus inicios, como jugador infantil, en el equipo Solex que yo patrocinaba y dirigía. Obtuvimos el Sub Campeonato y desde ahí ya se mostraba como un jugador muy hábil en el manejo del balón. En medio metro era capaz de hacer tres quiebres.

Jugó con el equipo Imperial en infantiles y segunda fuerza y con el Hotel Las Brisas en Tercera División Profesional

Probó suerte con el equipo Jabatos de Nuevo León, que contaba en sus filas a jugadores conocidos como el portero José Ledesma, Rubén Hernández, Rubén Vera y otros. El equipo peleaba su ascenso pero no logró su objetivo.

Jugó un tiempo con el Pachuca de Segunda División y después se fue al Cruz Azul cuando ascendía a Primera División. No logró consolidarse como titular, pero dejó constancia de gran calidad como delantero. Yo considero que fue mal dirigido, porque tenía un potencial enorme como para llegar a figurar en primer nivel.-

Jorge  Campos  Navarrete es, indiscutible-mente, el máximo jugador de futbol que ha dado Acapulco, señala Emilio con visible emotividad. Comenzó jugando con el equipo Plan de los Amates que patrocinaba y dirigía su padre, Álvaro Ñoño Campos, que también fue futbolista y de los buenos.

Más tarde, formó parte del equipo InterJap, de Joaquín Alonso Piedra; jugó con el Colorama que patrocinaba el Lic. Daniel Ríos, propietario de las firmas Sport. Ahí le diseñaron los coloridos uniformes que portaba Jorge.

Participó en dos torneos estatales, en Coyuca e Iguala, en los cuales resultara la Selección Acapulco Campeón. La familia de Jorge es deportista, su madre, Lucina Navarrete, y su tía Odolina, jugaron softbol a nivel nacional.

Su padre, Álvaro Ñoño Campos y su tío Joaquín, además de sus hermanos Antonio, Miguel y Ramón han sido también magníficos futbolistas.

Según cuenta Ñoño, conoció al Dr. Mejía Barón cuando se jugaba un combinado, quien le dijo que tenía la intención de llevarse a Jorge para que entrenara con el Pumas. Estuvo entrenando un buen tiempo y, lógicamente, cuando Mejía Barón visitaba Acapulco, era atendido por la familia Campos.

Para Jorge fue muy difícil llegar a jugar. Tenía por delante a Félix Ríos, acapulqueño también, a Adolfo Ríos y a Sergio Bernal. Sin embargo, como ya lo vimos, Félix tuvo la mala suerte de lesionarse una rodilla, Adolfo se fue al Veracruz y ahí fue el despegue de Jorge, que comenzó a aparecer en la alineación como titular, titularidad que ya no soltó. Fue Campeón con el Pumas y recibió el llamado para integrarse a la Selección Nacional en la que fue portero indiscutible en tres Copas del Mundo.

Se retiró del Pumas y jugó para Cruz Azul, Tigres, Puebla y Atlante en México. A nivel internacional, jugó con el Galaxy de Los Ángeles en Estados Unidos.

Sin lugar a dudas, Jorge Campos es un orgullo para Acapulco, es el mejor promotor de Acapulco en sus viajes, tanto como jugador como comentarista en la televisión nacional, labor a la que se dedica en la actualidad, aunque participa en cuanto juego internacional de estrellas dedicado a la beneficencia se programa.

Ojalá y surgieran muchos jugadores con el carisma y calidad de Jorge.

Uriel Álvarez jugó en varios equipos de Acapulco a nivel amateur y ya como profesional jugó la temporada 2010 – 2011 en el equipo Santos de Torreón.

Manuel Mañez, nacido en Tenexpa, jugó en varios equipos del puerto y para el Guerreros y el Irapuato en Segunda División. Finalmente, se fue al Veracruz de Primera División

Erik Marín es un jugador nacido en el popular barrio de Icacos. Jugó en los equipos amateurs porteños y, como profesional, en el Cruz Azul de Primera División en el que entraba de relleno. Se fue a jugar a Perú dos temporadas y actualmente westá de nueva cuenta con el Cruz Azul.

Hidalgo Zenón Tabares jugó en el Zacatepec como portero y actualmente es entrenador de porteros en la Unidad Deportiva Acapulco.

Antonio Rodríguez Limones jugó en el Pumas de Primera División Profesional y ahora es Técnico del Salamanca.

Martín Galván jugó en juveniles en Acapulco, se fue al Cruz Azul en fuerzas básicas y debutó más adelante en el primer equipo. Fue llamado a la Selección Nacional Sub 17. Es un buen jugador y tiene futuro.

Jorge Reyes tuvo sus primeros pasos en los torneos a nivel amateur. Se lució y en la actualidad juega para el América en Primera División. Es otro de los quie tienen gran futuro.

Y así hay muchos otros que no recuerdo muy bien. Pero puedo decirle ya para finalizar que Margarito ¿???? jugó para el Puebla y el Querétaro en Primera. Nació en Cruz Grande.

Salvador Saldaña llegó al Pumas, en Primera División, al igual que Armando Mejía, también brotados de las filas amateurs porteñas.

-Y en Acapulco llegó a haber futbol profesional Don Emilio?

-Claro que sí… desgraciadamente sólo fueron momentos efímeros pues jamás se pudo consolidar nada. Pero le contaré en la siguiente sesión porque ahora sí se me secó la boca.

EL FUTBOL PROFESIONAL EN ACAPULCO

Emilio llegó puntual, como siempre, a la sesión en que hablaríamos sobre el futbol profesional en Acapulco. No bien se acomodó y vio que la cámara estaba prendida, empezó el relato.

Allá por 1967 el equipo del Hotel Las Brisas, que patrocinaba esa empresa bajo la batuta del Sr. Frank Bransteter, ingresa a la 3ª. División Profesional, con muy buenos jugadores de Puente de Ixtla como Alfonso Chimiro Velázquez, Pedro Memelas Hernández, Noé Almazan,  Luis Puertos,  Chato Saldaña,  Cuarro José Pretel, Rodolfo Popo Pérez,  Ignacio Vázquez Javier,   Reynol Méndez, Pagola, Manuel Cortez, Paulino Montalban, Simon Montalban, Javier Loeza, Ernesto Cortez, Francisco Cárcamo, José Rivera El Pelícano, Eligio Aparicio El Yiyo,  Mejía Trinidad.

El Director Técnico era el Profesor Herrera, y el Secretario Técnico Antonio Romero.

Sus juegos como locales se efectuaban en el campo de Béisbol; en el terreno que hoy es la Unidad Deportiva Acapulco; éste equipo se daba el lujo –gracias al entusiasmo de Bransteter- de ir en avión a sus citas deportivas cuando jugaban lejos.

En 1969, Wilfrido Rodríguez solicitó su ingreso al Futbol Profesional, en  3ª División, la cual fue aceptada por la F.M.F.  Se registró con el nombre de  Deportivo Guerrero, y acondicionó un campo en las Cruces, para efectuar sus juegos como Local. Así participó hasta que, por órdenes del Gobierno Estatal, los seis Campos para Futbol que ahí existían desaparecieron para dar paso a lo que hoy es Ciudad Renacimiento.

En 1974, un grupo de patrocinadores de equipos de las Ligas de Futbol Amateur, nos reunimos para ver la posibilidad de inscribir un equipo, surgido de las Ligas, en el Futbol Profesional.

Crescenciano Bahena, Rafael Terán y yo, hacemos el viaje a la Ciudad de México, para hacer el registro ante la Federación Mexicana de Futbol Profesional, en la Categoría de 3ª. División, pero no fue aceptada nuestra petición porque ya existían dos equipos de Acapulco en la 3ª. División Profesional: el Inter de Acapulco y Delfines de Acapulco.

Acudimos con el Sr. Joaquín Badillo, presidente del sector Amateur de la F.M.F. En este sector, están afiliadas las Ligas que representamos. Con el apoyo del  Sr. Badillo, se consiguió que la Rama de 3ª. División efectuara una Junta de Consejo para revisar el caso. Nosotros teníamos un buen argumento, ya que para inscribir un equipo, necesitaban el Campo en el que efectuarían sus juegos, y estos equipos no lo tenían porque, el mismo día y hora,  los permisos para utilizar la Unidad  Deportiva de  Acapulco nos fueron entregados a los 3 Equipos. Además, nuestro equipo estaría integrado por jugadores de las Ligas Afiliadas al Sector Amateur de la F.M.F.

Fuimos citados  para el día siguiente a las 20 Horas para saber el resultado, el cual fue favorable a nuestra petición.

La Directiva del Equipo de 3ª. División, estaba integrada de la manera siguiente: Presidente Rober-to Campos Romero; Vice-presidente Crescenciano Bahena Villalobos; Secretario Rafael Terán; Pro-secretario Vidal Gutiérrez Ingelmo; Tesorero Jorge Way Garibay; Pro-tesorero Ranulfo Miranda; Asesor Técnico Almaquio Nava Contreras; Casa Club Emilio Romero Martínez; Comisario Javier Hernández Campos; Asesor Jurídico Crescencio Otero Ríos; Eventos Especiales Francisco González; Publicidad Jesús Núñez Santana.

Por problemas del Presidente Roberto Campos con algunos medios de comunicación, se reestructuró la Directiva quedando como Presidente                                 Crescenciano Bahena Villalobos; Vice-presidente Oseas Sandoval Rodríguez; Secretario Emilio Romero Martínez; Pro-secretario Vidal Gutiérrez Ingelmo; Tesorero Francisco Gonzalez; Pro-tesorero Rafael Terán; 1er. Vocal Javier Hernández Campos; 2º. Vocal Jesús Núñez Santana; Asesor Deportivo                       Almaquio Nava Contreras; Asesor Jurídico Crescencio Otero Ríos

El plantel del Deportivo Acapulco A. C. queda formado por Eusebio Cruz, Ramiro Montelongo, Alejandro Gutiérrez  El Burrero,  Ángel Rodríguez  El Siete,  Juan Changa Marín, Antonio González y Manuel Serna, llevando como Director Técnico al Profesor Abelardo Cortez Baños.

Al terminar el torneo, el equipo Deportivo Acapulco fue el mejor colocado en la tabla general.

La Federación Mexicana de Futbol Profesional, ordenó jugar un triangular y el ganador ascendería a una plaza en 2ª. División.

El torneo se realizo y fue ganado por Deportivo Acapulco al vencer, por 1 gol  a cero, al Inter de Acapulco en un espec-tacular juego que se efectuó en la Unidad Depotiva Acapulco con un tremendo aguacero. Ángel Rodríguez El Siete fue el autor del gol que dio el triunfo al equipo comandado por el Profesor Abelardo Cortéz, quien por diferencias con la directiva no aceptó dirigir al equipo en 2ª. División.

Ya conseguido el ascenso a la 2ª. División,  se vio en la necesidad de contratar juga-dores con mayor capacidad y experiencia para reforzar el plantel; se contrataron los siguientes jugadores: Carlos Calderón Huerta, Javier Ma-yorga y al Director Técnico El Fumanchú Reynoso.

La directiva del  Deportivo Acapulco A.C. trabajó con un presupuesto raquítico, pues solamente tenía ingresos por venta de boletos y aporta-ciones de los socios de la directiva. La venta de cerveza y refrescos los controlaba la Unidad Deportiva Acapulco.

Los egresos de la 2ª. División son muy altos; como pago de arbitrajes, nómina, renta de la Casa Club, y las salidas del equipo cada 15 días con pago de transportación, alimentación y hospedaje.

Para la cuarta temporada, la Directiva acordó, aceptar la propuesta del Ingeniero Acuña, que manejaba una compañía constructora de puentes y carreteras; para cederle el equipo, y así evitar que se perdiera la franquicia.

El ingeniero Acuña mantuvo el equipo por tres temporadas, vién-dose en la necesidad de vender gran parte de su maquinaria pesada, para sufragar los gastos del equipo.

Almaquio Nava hizo gestiones ante la F.M.F. y obtuvo la franquicia; sostuvo al equipo por varias temporadas, reforzándolo con jugadores que contrataba en Toluca como Martín Cisneros, Mancilla, etc., y directores técnicos como Romero Reyes y Juan Alvarado, llevando el equipo a jugar 2 Liguillas.

El equipo Delfines de Acapulco desapareció, pues pensaban que el tener un equipo en 3ª. División era un gran negocio.

El Inter de Acapulco, por gestiones de su presidente, Lic. Miguel Alemán Velasco, consiguió una franquicia para participar en 2ª. División profesional, cuyo patrocinio fue el Hotel Hilton, ya que todos los jugadores estaban en la nómina de la empresa.

El equipo participó por varias temporadas desde 1974 a 1978. Por el fallecimiento del Sr. Ricardo Gómez Ortiz, quien fue el Vice-presidente del equipo, el Inter de Acapulco desapareció.

El plantel estuvo integrado por los siguientes jugadores: Toro Leija, José Pretel,  Rogelio González, Epifanio Hernández Pifas, Carlos Cortez, David Tomás El Cacique,  Felipe Ayala, José Ayala, Sócrates Cuevas (que estaba en Cruz Azul y vino al Inter en calidad de préstamo), Salvador Galeana, Enrique González El Alacrán, Abuelo Torres, Alfonso Salazar, Gaudencio Cortéz Monche, Gabriel Pérez Zanatón, Dámaso Bernal, Gabriel Zamacona, Federico Garibay, Germán y Jorge García.

El Director Técnico fue Rafael Vargas Santillán, que buscó los refuerzos para la 2ª. División, entre ellos a Horacio Rocha, Oscar Padilla, Andrés Martínez, Ignacio Martínez Alma Grande, Moisés Acosta, Manuel Negrete Arias, que jugó las temporadas 74 – 75 – 76, y de aquí salió para jugar con el equipo Pumas de 1ª. División, Roberto Manzo, Oscar Padilla, Salvador Chavarría y Alfredo Layud. El Director Técnico del equipo de 2ª. División fue Néstor de Castro con el apoyo de  Jesús Segovia.

En 1975, la Unidad Deportiva Acapulco patrocinó un equipo en Tercera División Profesional, y en la  Unidad  Deportiva de  Renacimiento jugó otro equipo de 3ª. División, pero no guardo los datos exactos como para hablar de ellos.

En 1978, al desaparecer el Inter de Acapulco, los jugadores siguieron su marcha. Roberto Manzo jugó para el Atlante. Horacio Rocha se fue al Morelia. Germán García al Irapuato. Jorge García al Irapuato y  más tarde al Cuautla. Sócrates Cuevas regresó al Cruz Azul. Epifanio Hernández al Monterrey, y Eligio Aparicio Yiyo al Cruz Azul y Tigres. Los colaboradores que se quedaron sin empleo fueron Armando del Río Reyes, que era el Secretario Técnico, Armando Ruiz Quintanilla, Doctor; Alejandro García Ayala, Masajista; Eduardo García Sámano,          Utilero y Carlos Dueñas El Mexicano, el operador del Autobús

Enjulio de 1978, ingresa a la Tercera División Profesional el equipo Acapulco Deportivo, cuya directiva estuvo formada por: Manuel Garza Sáyago como Presidente; Juan José Treviño, Secretario; Ranulfo Miranda, Tesorero; Ignacio Rangel D., Pro-tesorero; Raúl Medina, Primer Vocal; Darío Célis, Segundo Vocal y como Director Técnico Raúl Acapulco Herrera.

Para 1980, en los campos situados a un costado de la autopista del Sol, entre el Km.  3  y  4,   jugó el equipo de   3ª. y  2ª. División  Profesional Mantarrayas  de   Acapulco,  patrocinados por el Lic. Evelio Brito, quien adquirió los campos que fueron  propiedad de Almaquio Nava.

En 1988, el equipo Suria-nos de Segunda División cali-ficó en su grupo para jugar la Liguilla, contra  Cachorros  Ne-za, Bachilleres y San  Mateo  Atenco.

El equipo Surianos estuvo apoyado por el Gobierno del Estado.

En 1991 ingresó a la 3ª División el equipo Barracudas de Acapulco, el cual  lideró la Tabla General;  al término del  torneo renuncia el Chino Cortés, su Director Técnico.

Para la temporada 1991-92, el equipo Barracudas de Acapulco estaba conformado por José Samuel Mañéz Reyes (+) que era su portero titular y originario de Tenexpa; Fidel Valente, portero suplente; Gilberto Abarca, de Técpan; Carlos Toro Morales, también de Técpan; Tomás Zamora; Miguel Carmona; Antonio Da-vid Arellanes; Raúl Resendiz Cuenca, que fungía como Capitán del equipo; Ramón Bracho, de Cuajinicuilapa; Ja-vier Abarca, del Km. 20 de Técpan; Oswaldo Guzmán, de Zihuatanejo; José Antonio Roque; José Manuel Romero, de Técpan; Mario Mondragón; Vladimir Cortés Olea; Fran-cisco El Pájaro Benítez; Juan El Chiles González; Salvador Catarino (+); Edson Herrera; Enrique Bello; Gerardo Nava y Salvador Radilla. El Director Técnico era el Profr. Abelardo Cortés Baños; el Preparador Físico Óscar Campos; el médico era el Dr. José Antonio Vergara; el Auxiliar Técnico Jesús Aragón Urquiza y Francisco Gutiérrez como auxiliar utilero.

En 1992, el equipo Barracudas desciende hasta el fondo de la Tabla, el Chino Cortés retoma la Dirección técnica y coloca al equipo en 5º. Lugar.

Para 1993 fundan el equipo Guerreros de Acapulco e ingresa a la Segunda División Profesional, que tiene como técnico, al  Licenciado Alberto Mojica Mojica y  Vice-presidente al  Sr. José Castillo Solís, representando a la empresa Leyenda y   Espectáculos, socios del equipo, y Almaquio Nava como Director Deportivo.

Al principio, el equipo funcionó muy bien con ele-mentos surgidos del desa-parecido equipo Barracudas, con la Dirección técnica del Profr. Abelardo Cortés Ba-ños contando con los juga-dores Samuel Mañez, Jesús Estrada, Carlos El Toro Mo-rales, Tomás Nava Zamora,   Miguel Carmona, Oswaldo  Guzmán, Bladimir Cortés,  Mario Mondragón, Javier Abarca, David Robles, Ra-fael Pasta Palma, Mauricio Ramos, Fanny Munguía,  Jesús Martínez, Chanchay Martínez, Héctor Segura, Fabián Pérez, Alfonso Reyes, Martín Cisneros, Jaime Hernández, Rufino Rendón, Héctor García, Francisco Juárez, Rafael Comanche López, José Antonio Roque, Juan Manuel Romero y Javier García; iba como Auxiliar Hugo Tapia.

Al terminar la Jornada, el equipo Guerreros de Acapulco culmina con 27 puntos, a sólo un punto del líder La Piedad, que alcanza 28 puntos, pero renuncia el  D.T.  Abelardo Cortés por diferencias con la directiva encabezada por Mójica y Castillo, quienes no compartían la idea del técnico de utilizar en sus alineaciones mayoría de jugadores “acapulqueños”, aunque con estas alineaciones se habían obtenido buenos resultados, quedando como técnico interino Hugo Tapia. Después llegó Carlos Iturralde y el equipo se fue a la baja, hasta desaparecer.

En el 2003 vivimos el sueño guajiro. Se comentó que el equipo Atlante de 1ª División  tendría como base el puerto de Acapulco, así es que todo mundo se alborotó, e hicieron y presen-taron el proyecto para construir un Estadio.

En noviembre se hizo pública la invitación para asistir a la co-locación de la Primera Piedra, de lo que sería el fabuloso Estadio. El acto se llevó a cabo en un terreno cercano al aeropuerto,  encabezado por el C. Go-bernador de Guerrero, Lic. René Juárez Cisneros, y Alejandro Burillo por el Atlante. Se coloca la primera piedra… pero el Estadio nunca se construyó.

El equipo Atlante se fue a Cancún.

Por cierto que me gustaría dejar constancia de que la Asociación de Futbolistas Veteranos de Guerrero ASOFUVEG, fue invitada al acto.

Sin embargo, para el 2007 el Atlante tiene un equipo filial en Acapulco.

A la fecha, el equipo está compitiendo en la  Primera de Ascenso con el nombre de Guerreros de Acapulco, bajo la super-visión técnica de Mario Pichojos Pérez.

Don Emilio ríe y repite: así es, pusieron la primera piedra de un estadio que jamás se construyó… y a la fecha andan con el run-run de nuevo!!!

PATROCINADORES

Emilio Romero, nuestro biografiado, nos ha pedido que hablemos un poco de esos hombres que, por amor al deporte, arriesgan a veces hasta la camiseta para poder hacer que los equipos jueguen. Son los patrocinadores. Pero… es lo mismo patrocinador que dueño de un equipo? Prácticamente, aunque yo personalmente preferiría que hubiesen puros patrocinadores porque los dueños… se sienten dueños del equipo, los jugadores, el balón, la portería, el árbitro y hasta del público que va a gozar de un espectáculo que no debiera haberse convertido en negocio.

Hay casos, como el que mencionaba en el capítulo anterior Emilio sobre el Ing. Acuña que, con tal de que el equipo subsistiera, vendió incluso la maquinaria pesada que era el alma de su negocio. Eso es un patrocinador, esa es la diferencia entre un patrocinador y un dueño.

Emilio mismo fue patrocinador. De su propio peculio subvencionaba a los equipos que en su caso y momento formaba. Y no se conformaba con esto, sino que hasta a su propia familia involucraba pues, cuando fuese Presidente de Liga o cuando LUFA, todos, su esposa, sus hijos, le ayudaban.

Emilio patrocinó al equipo Indios, de 1ª y 2ª fuerza; al equipo infantil de la escuela Manuel Ávila Camacho. Al Solex, de 1953 a 1964. De 1965 a 1969, al equipo Hotel Presidente en 1ª fuerza y a los equipos infantiles Hotel Presidente en las categorías A y B.

La Pepsi-Cola patrocinó un equipo al cual, obviamente, le pusieron el nombre de la empresa.

José Luis Miravalle patrocinó al equipo Las Américas. Crescencio Medina Retana, Paulino Sánchez, J. Saavedra, Ricardo Olvera y Andrés Estrada encabezan un grupo de socios entre los que se encuentran José Amor, S. Álvarez, Pérez Rodríguez, Eladio Fernández, Jesús duque, José Martina,Juan Aviller y J. Caso.

Mario Llorens patrocina al Acapulco F.C. de 1947 a 1982… se imagina… 35 años de patrocinio!

Mario Llorens, con su propio dinero, construyó las tribunas en el campo de la Secundaria Federal No. 1 y ayudó a varios equipos. Fue Presidente de la Liga Municipal de Acapulco.

El Sr. Rojas patrocinó al equipo Farmacia Nueva en mayores, categorías juveniles e infantiles, durante varios años. Fue uno de los precursores para el desarrollo del futbol en Acapulco

Próspero Chonguín patrocinó al equipo Supermercado en la Liga Municipal y participaba en los torneos estatales a visita recíproca. Contaba con buenos jugadores, encabezados por Jorge El Campeón González. Aquí también jugó El Nene Piña que salió para jugar en el Zacatepec de 2ª División que, más adelante, ascendió a 1ª División.

El señor Frank M. Brandstetter patrocinó el equipo Hotel Las Brisas en su etapa como profesional en 3ª División.

Antonio Romero lo patrocinó en su etapa amateur, con una gran afición por el futbol, pues fue cofundador de la Liga Hotelera A.C. y por muchos años patrocinó los equipos infantiles Hotel Las Brisas.

Juan Ríos fue el patrocinador del equipo de la Colonia Progreso, y fue Presidente de la Liga Municipal de Acapulco

Manuel Garzo Záyago patrocinó al equipo Hotel Presidente desde 1970 hasta su fallecimiento.

Joaquín Alonso Piedra patrocinó al InterJap con los mejores jugadores que existían en Acapulco. Participó en varios campeonatos de la Liga Hotelera, resul-tando Campeón en varias temporadas. Fue Campeón en torneos organizados por LUFA. Participa en el II Carnaval de Campeones.

Juega un triangular contra San Diego Soccer y Hotel El Mirador, armando un combinado InterJap-Hotel Mirador para jugar contra Coyotes Toros Neza de 1ª División Profesional y juega varios partidos contra equipos visitantes jugando Joaquín Campos, Pirata de la O, Agustín Paz, Miguel Ponce, José Ventura, Hugo Tapia, Dámaso Bernal y Enrique Catalán, entre otros.

Esteban Torres patrocina al equipo Barba Roja. Arman un equipo con muy buenos jugadores.

El Sr. Mejía es patrocinador del equipo Villavera, del equipo Tres Vidas en la Playa y del equipo Furia.

Juan José Treviño patrocina al equipo Hotel Mirador de la Liga Popular, presidida por Víctor Mendoza Mateos. De aquí salió campeón, armó un buen equipo y compitió en el primer y segundo torneo de Ligas Unidas de Futbol Acapulco, LUFA. En el primer torneo fue subcampeón.

Organizó el II Carnaval de Campeones e invitó al equipo San Diego Soccer, de la Liga de Estados Unidos, para jugar un triangular con el Mirador y el InterJap, resultando un torneo muy interesante y con magníficas entradas en la U.D.A. Con InterJap hicieron una combinación para jugar contra los Coyotes del Neza, con todos sus estrellas encabezadas por Carlos Reinoso, ante una magnifica entrada.

Por su trabajo como Contador Público fue trasladado a Monterrey; Acapulco perdió una persona muy apasionada por el futbol con grandes deseos de trabajar en este deporte.

Ranulfo Miranda patrocinó al equipo Fiesta Americana Condesa del Mar, que jugó en la Liga Lic. Miguel Alemán V., contando con grandes jugadores; a varios los colocó en la empresa hotelera, formando un equipo poderoso, quizá el mejor que existió en Acapulco.

Jugaron con equipos de 1ª división profesional, como el equipo Pumas de la UNAM, que vino con todas sus estrellas encabezadas por los campeones de goleo Hugo Sánchez y Evanivaldo Castro Cabinho, juego que ganó Pumas 2 goles contra cero.

Alberto Chía patrocinó al equipo Hotel Fiesta Tortuga, con buenos jugadores como José Palacios que jugó en 3ª división con los Delfines.

Israel Rodríguez, Alberto Chía, José Salgado y Ramiro Reyna Aguirre, patrocinan al equipo Hotel Malibú, con buenos jugadores en la Liga Hotelera entre los que se encontraban Rafael Vargas Santillán, José García, China García y elñ propio Ramiro Reyna.

Antonio Ruiz Soto, un hombre que de verdad sentía amor por el futbol, patrocinó al equipo Ars, en la Liga Obrera; aportaba uniformes para las selecciones que salían a competir en los torneos estatales, pre-nacionales y nacionales, y además asistía a estos eventos apoyando a las selecciones.

Jesus Nuñez patrocinó al equipo Atlantida con grandes jugadores, en la Liga Lic. Miguel Alemán V. A vuelta de página un collage fotográfico que la propia imprenta hizo para conmemorar el XV Aniversario de su fallecimiento. Fue uno de los amantes del futbol más queridos y respetado en el puerto.

Almaquio Nava patrocinó varios equipos amateurs en diferentes ligas. En la Hotelera patrocinó La Sabana y Hogar Moderno, en categoría juvenil; de aquí salieron Pasta Palma, El Cuarras  Antonio Palma, Isidro Mendoza, Santiago Pineda, al nivel 1ª fuerza amateur con el equipo Talleres.

Patrocinaba equipos infantiles con los que salían a competir en torneos estatales, pre-nacionales y nacionales.

Pero su mayor participación fue en el futbol profesional con los equipos Barracudas, Deportivo Acapulco y Guerreros de Acapulco.

Pedro Andalón patrocinó al equipo Maderas de Guerrero, Primer Campeón en la Liga Interbarrios, además de equipos infantiles y juveniles en la Liga Hotelera.

Abel Arizmendi patrocinó al equipo Kilómetro 30 y apoyaba a las selecciones que salían a competir en torneos estatales, proporcionándoles los zapatos.

Manuel Sánchez patrocinó al equipo Furor en la Liga Obrera, contando en sus filas con grandes jugadores como Carlos García El Borrego; patrocinó también al equipo Baby’o en la misma Liga Obrera.

El Lic. Jorge Pérez Villanueva, El Puma, fue patrocinador de diversos equipos amateurs y profesionales.

Rogelio Ignacio Molina era el patrocinador del equipo Nashe, un equipo importante en la Liga Premier.

El Sr. Domingo Guillen fue patrocinador del equipo Unión Florida, Campeón en la Liga Hotelera, y participó en el torneo organizado por LUFA como equipo importante con muy buenos jugadores. Actualmente patrocina al equipo La Venta de Guerrero en la “Liga Premier, que fuera Campeón en 2010 y 3er. Lugar en 2011, con muy buenos jugadores.

Carlos Saldivar fue patrocinador del equipo La Venta, un equipo que contaba con magníficos jugadores.

El  Lic. Evelio Brito patrocinó equipos profesionales en 3ª y 2ª división como el Guerreros de Acapulco y Mantarrayas. Estos equi-pos jugaron en los campos que están en el kilometro 3 y 4 de la Autopista del Sol; los compró a Almaquio Nava.

El Lic. Daniel Ríos fue patro-cinador del equipo Colorama, que contaba con buenos jugadores tales como la Micra Flores, Julio Lito Polanco y Chema Durán. Jorge Campos venía para jugar cada domingo.

Jorge Rojas fue jugador y patrocinador de los equipos Tigres del Pierre Marqués y Carlos Giles patrocinó al equipo Deportivo Joviar en la Liga Obrera.

Álvaro Ñoño Campos patrocinó al equipo Plan de los Amates.

Jesús Galeana patrocinó al equipo Ducla MyB con grandes jugadores, contando entre ellos a Carlos Gayón, Antonio Del Valle, Antonio Pina y Baudelio Cruz Pochutla.

Andrés Ávila, La Sombra, patrocinó al Deportivo La Garita con grandes jugadores como Enrique El Quesos Duarte, Fermín Javier y Pedro Mazzini.

Rodolfo Escobar Ávila apoya a varios equipos que militan en la Liga La Garita, los más populares son Los Toros y el de la Sección 112.

Ricardo Gómez Ortiz, Capitán de Transmisiones de la Armada de México, por su cercanía con el Lic. Miguel Alemán Valdez ingresa como Jefe de Mantenimiento del Hotel Acapulco Hilton.

Su incursión en el futbol comenzó patrocinando un equipo de futbol que llevó por nombre Asunción, que militó en la Liga Hotelera. En 1968 desaparece el nombre Asunción, nace el Internacional Acapulco y jugó en la primera fuerza en la Liga Hotelera. En la siguiente temporada gana el campeonato, y el equipo pasa a llamarse Inter Acapulco.

El Inter ingresa a la Liga Municipal de Acapulco y, por problemas con la directiva, surgidos por un juego amistoso contra el equipo Cuernavaca de 2ª división profesional, decide dejar esta liga, ingresando a la Liga Interbarrios en el año 1971.

La Asociación de Futbol de Guerrero ordena que se juegue un triangular, participando las ligas Municipal, Interbarrios y Hotelera; el triunfador se encargaba de organizar la selección que representaría al municipio de Acapulco en el Torneo Estatal a celebrarse en Iguala, categoría primera fuerza edad 23 años once meses. La Liga Interbarrios ganó el triangular quedando Campeón Iguala, y Subcampeón Acapulco. Este torneo es el último jugado en esta categoría.

El Capi Gómez Ortiz inscribe al Inter Acapulco para competir en el IV Torneo de Los Barrios, convocado por el diario El Heraldo de México. El equipo quedó integrado por Mario Castillo La Muerte, Carlos Cortez, Fernando Negro Salinas, Ville Ramos, Jesús Var-gas, Israel Rodríguez, Ja-vier Cortés, Alfonso Taco Valverde, Chava Galeana, Sócrates Cuevas, Hugo González, Felipe Ayala, Oscar R. Jiménez, El Toro Leija y Andrés Ramos. El cuadro porteño llegó a semifinales perdiendo con el Monterrey.

El equipo Panamericana ganó este torneo y el Capi Gómez Ortiz invitó al equipo campeón para jugar un partido en Acapulco, el cual se realizó ganando el Inter Acapulco 7 goles a 1 al Campeón del Torneo de Los Barrios. El Inter jugó un partido amistoso contra la Selección Mexicana, que dirigía Diego Mercado y que venía de ganar un torneo en Cannes, Francia. La Selección la integraban Hugo Sánchez, Héctor Tapia, Víctor Rangel, Eduardo Regis y Guillermo Cosío.

Inter de Acapulco ganó 2 goles a 1, siendo anotadores por el Inter El Carro Muñoz y Sócrates Cuevas.

Por el fallecimiento del Capi Gómez Ortiz, el equipo Inter de Acapulco desaparece del firmamento futbolístico en 1978.

Don Sinesio Osorio Corona patrocinó al equipo San Cristóbal, desde infantiles, juveniles y mayores. En la Liga Hotelera ganó varios campeonatos en las diferentes categorías, destacando Israel Rodríguez.

Participó en el torneo convocado por LUFA, en el que compitieron los mejores equipos de Acapulco, obteniendo el 3er lugar.

La Sra. Lucha Radilla patrocinaba al equipo Sonora en la Liga Hotelera, con magníficos jugadores formados en este equipo. Fue campeón en segunda y primera fuerza.

Francisco Silva patrocinó al equipo de la discoteca Extravaganza.

Francisco Ventura patrocinó al equipo Tuncingo, en la Liga Hotelera. Fue Campeón en 2ª fuerza, y mantuvo al equipo en categoría de veteranos en la Liga Acapulco.

    El Sr. Gómez patrocinó al equipo Hotel Caleta en la Liga Municipal, con grandes jugadores como Pablo Flores, Jesús Aguas, Roberto Bagatella, Salvador Trejo, Rafael Custodio Denegri, Raúl Girón, Rayl y Rafael Angelino y Abelardo Cortés B.

La Casa Martínez patrocinó por varias temporadas equipos infantiles y juveniles en la Liga Hotelera.

Pedro Tomás Hernández patrocinó equipos infantiles en Icacos.

Alberto Delgado y Rogelio Rodríguez patrocinaron equipos de Puerto Marquéz en categorías juvenil y edad libre, logrando campeonatos en primeras categorías. Militaron en la Liga Hotelera. Actualmente, Rogelio patrocina al Puerto Marquéz en los torneos Palmera de Plata.

Blas González patrocinó al equipo Eca en edad libre.

Hugo Alcaráz patrocinó al equipo Petaquillas 500, que ganó campeonatos en la Liga Hotelera y en los Torneos Barrios Amigos de Icacos.

Jaime Leyva patrocino al equipo 5 de Mayo, en categorías juvenil e infantil, varonil, e infantil femenil, en la Liga Hotelera.

Baltazar Leyva patrocinó equipos juveniles e infantiles también en la Liga Hotelera.

El Sindicato de Músicos patrocinó al equipo Seccion 52 dentro de la Liga Hotelera.

Arturo Castro patrocinó al equipo IASA, edad libre y juvenil, en la Liga Municipal.

Santos Hernández patrocinó varias temporadas a los equipos San Francisco en categorías infantil A y B, obteniendo varios campeonatos en la Liga Hotelera. Fue Campeón en el Torneo Campeones de Ligas.

Carlos Meza patrocinó al equipo Flamboyán en 1ª fuerza y primera división amateur LUFA.

Celedonio Bautista patrocinó al equipo La Ceiba, de 2ª fuerza.

El Sr. Salvatierra –no recuerdo su nombre, dice Emilio- patrocinó al equipo Superclimas en la Liga Hotelera.

Martin Serna patrocinó al equipo Serna Hermanos, igualmente en la Liga Hotelera.

Carlos and Charlie’s fue patrocinado por la propia empresa.

Enrique García patrocino al equipo Sitio Caballero en la Liga Municipal, también fue tesorero de la misma.

El Chez Guillaume fue patrocinado por el Sr.  Laina.

Mónico Ramírez patrocinó al equipo Adobería en 2ª fuerza y juvenil, en la Liga Hotelera.

El 32 Batallón fue patrocinado por el Cap. Juan López y Gabriel Sánchez El Zorro.

El patrocinador del equipo Covadonga, de la Liga Hotelera, queda en el recuerdo pues la memoria se niega a traerlo a la actualidad.

Aurora Alvarado patrocinó al equipo Fluminense, en categoría juvenil. Obtuvo el tercer lugar en el estatal celebrado en Ciudad Altamirano, y fue Campeón en 2ª fuerza de la Liga Hotelera

Juan Marín patrocinó al equipo Astimar, y al equipo infantil Icacos.

El Teniente Villalobos patrocino al equipo Marina, de 1ª fuerza.

Eliodoro Avilés fue el patrocinador del equipo Chihuahua de 2ª fuerza A, y que fuera Campeón en la Liga Hotelera, y Campeón en el Torneo Campeones de Ligas.

Amueblados Esparza era el patrocinador del Deportivo Esparza, Campeón en la 2ª fuerza de la Liga Hotelera y Campeón en el Torneo Campeones de Ligas.

   

La Constructora Construcsol patrocinó al equipo Construsol, del mismo nombre, Campeón en 2ª fuerza C, y Campeón en el Torneo Campeones de Ligas.

Alfonso Arnold(+) patrocinó al equipo Icacos de 1ª fuerza, Campeón en la Liga Hotelera y Campeón en el Torneo Campeo-nes de Ligas venciendo en la final al Deportivo Garita 3 goles a 0.

Jesús Toluco García Velazquez patro-cinó al equipo Aztlán en 1ª fuerza de la Liga Hotelera, y al Aztlán en primera fuerza Liga Femenil Hotelera.

Aureliano, El Gordo, patrocinó al equipo El Zorro en la Liga Municipal.

Otro de los casos muy especiales es el de Eduardo Rico. Llegó a la presidencia de la Liga Municipal cuando esta se encontraba dividida, con su presencia generó confianza y logró reunir una buena cantidad de equipos.

Compró un terreno, acondicionando dos campos empastados, los Campos Guadalupe, cerca del poblado Tres Palos. Fue uno de los mejores patrocinadores de las Selecciones de Acapulco y del estado, conquistando campeonatos estatales y uno a nivel nacional en Sub-21.

Apoyó a todas las Selecciones con tiempo y dinero, porque llevar a competir una selección cuesta mucho dinero, hay que pagar refrescos, agua, en la preparación, compra de uniformes, pasajes, alojamiento y alimentación para 24 personas que integran una selección, etc.

Después de su fallecimiento, nadie, ninguna liga se comprometió a llevar una Selección Acapulco y el Estado de Guerrero, ambas brillan por su ausencia en estos torneos, que eran la victoria para muchos jugadores; material humano hay mucho, pero nadie se atreve a organizarlos y patrocinar estas justas que dieron prestigio a Acapulco y al estado a nivel nacional.

Emilio toma aire como para poder decir lo que siente y se suelta a manera de colofón:

La Asociación está muerta, no convocan a competencia alguna, el futbol de Guerrero no participa, se extraña mucho la presencia de personas que daban todo para que Acapulco asistiera a estos eventos… como nuestro amigo Lalo Rico.

JUGADORES

-Don Emilio, cuando hablamos hay nombres que se mencionan mucho, como el Acapulco Herrera, o Lica, en fin… será posible que guarde en esa memoria privilegiada los nombres de los jugadores de todas las épocas?

-Definitivamente, a la memoria, no, pero conservo un archivo con los nombres de la mayoría de ellos. Quizá se me haya escapado alguno, pero puedo asegurar que están casi todos.

Aquí me gustaría pedirle que, por ser tantos, presentemos en el libro sus nombres en forma de lista. Hablar de cada uno de llos sería interminable además de repetitivo. Y no quisiera omitir a ninguno de los que tengo registrados porque todos y cada uno de ellos le dio algo al futbol en Acapulco. Quizá muchos de ellos no destacaron relevantemente, pero dejaron su huella en la historia del futbol porteño.

-Así lo quiere, y así será Don Emilio. Dejemos pues este capítulo concretado a la lista de quienes patearon el balón alguna vez en Acapulco. Esta, aunque en orden arbitrario, es la lista de Emilio:

 

Mario Medina Retana

Alfredo Gómez

Evaristo El Chato de la Garza

Ignacio Ruiz A.

Luis Román

David Trani Zapata

José Pere Valcárcel

Ramón El Azteca Ayala

Antonio Martínez

Luis Jordá Galeana

Manuel Mendez

Mario Velarde

Francisco Titi Zuzuarregui

Alfonso Nadal

José Pepe Miravalles

Armando Díaz

Pedro Fontova

Álvaro Ñoño Campos

Salvador Álvarez

Benito Ocadiz

Raymundo Fuentes El Erizo

Emilio Tobón

Adolfo Tobón

Mauro Palma

Francisco Borrego

José Espinoza Lica

Octavio Navarrete

Moisés Bello Camps La Micha

Edmundo Arteaga

Lázaro y Francisco Buenos Aires

Roberto Mejía Casarín

Francisco Martínez Pachuco

Roberto Bagatella

Rodrigo Medeles

Armando Caballero C. El Diablo

Alfredo Navarro

Mario Palacios Ponce

Juan Álvarez

Francisco Castro Chico

Arturo Castro

Palillo Silva

Medel Vega

Jesús García Toluco Velázquez

Manuel y Carlos Garza

Ariel Álvarez

Eliut Ozuna

Ramón Charro Ibarra

Alejandro Medina de la O

Ventura Resendiz

Leobardo Bolero Espinoza

Alberto Mancilla

Fidencio Sánchez

Zapatero Nava

Teófanes Chávez Chichifo

Margarito Figueroa Pacheli

Javier Montero

Rafael Berdeja

El Molacho César Domínguez

Roberto Rebollo

Francisco González Paco

Félix Martell

Roberto Garibaldi

Ricardo Arciniega

Ángel Olvera El Loco

Noé Almazán

Eligio Yiyo Aparicio

Ángel Salas

Francisco Chico Aragón

Sergio Gudiño

Alberto y José Luis Llamas

Alfonso Chimiro Velázquez

Gregorio Goyo Hernández

Orlando de la O

Diego Merino

Mario Vielma

Raúl Acapulco Herrera

Salvador Chava Saldaña

Rafael Mastachi

Raúl y Rafael Angelino

Erasto Aguilar

Javier de la Peña

Armando Kuri

Mario Llorens

Guadalupe Chávez

Roberto Garibaldi Barbitas

Bulmaro Mejía

Rodríguez Limones

Félix Ríos

Manuel Zapatero Méndez

Gocha Josafat Meza

Rafael Llorens

Jesús Llamas Salinas Tutuy

Ramiro Montelongo

Raúl Figueroa

Jesús Galeana

Francisco Aceves

Félix Ramos Ville

Rosalío Zamarripa

Sócrates Cuevas

Chiva Herrera

Leobardo Carreto

Hipólito Pollo Domínguez

Andrés Ramos

Alfonso Taco Valverde

Pipo Diego

José Ángel Palacios

Baldomero Acevedo

Cenobio Domínguez Pelé

José Cruz

Daniel Toro Garay

Francisco Paz Paco

Miguel Ponce Fajardo

Francisco Ramírez

Wilber Eroza

Juan Mayrén

Jose Luis Solano

Ignacio Vázquez Javier

Javier Conejo Astudillo

Alfonso Gallo

Misael Pérez

Josefat Pineda

Ulises Cervantes

Jorge Campos Navarrrete

Eusebio Cruz

Jose Luis Catalán

Carlos Gayín

Alfredo Flores

Israel Rodríguez

Fernando Gaona

Antonio Guerrero

Héctor Rayo Navarro

Carlos Reyes

Sigifredo Flores

Mario Muerte Castillo

Onésimo Cortéz

Carlos Cortéz

Epifanio Hernández Pifas

Felipe Ayala

Rubén Mora

Roberto Jiménez

Javier Cortéz

José Ayala

Dámaso Bernal

Manuel Serna

Pablo García Pazusa

Juan Changa Marín

Alejandro Gutiérrez Burrero

Ángel Rodríguez El Siete

Mauro Romero

Pablo Flores

Che Cuesta

José Cobos

Carlos Gregor

García El Borrego

Pedro Memelas Hernández

Daniel Muñoz

Paulino y Simón Montalván

Luis Puerto

Julián Adán

José Pretel

Octavio López

Rafael Llorens

Salvador Chava Domínguez

José Alegría

Víctor Mondragón R.

Andrés Espino M.

Jesús Santiago Chuco

Fermín Javier

Enrique Duarte Quesos

Pedro Mazzini

Enrique Catalán

Eruviel Alvarez

Hugo Tapia

Juan Manuel Álvarez El Tanca

Gerardo Espinoza Lita

Sammy Sánchez

Juan Angel Candela

Rogelio Rodríguez

Felipe Pipen Rodríguez

Isidro Jaramillo

Mario Landeros

Ricardo Kali Pineda

Silvino Domínguez

Alejandro López

Erick Polanco

Omar Flores

Rolando López

Vicencio Rodríguez

Juan Ruiz Osorio

Guillermo Valadéz

José Dionisio

Juan Mayrén

Abraham Garay

Aurelio de la Cruz

Abelardo Cortez Baños

Francisco Curiel

José Luis Navarro Rayo

Manuel García El Gato

Ricardo Ramírez

Almaquio Nava

Pedro Larumbe

Aurelio Lelo Martínez

Antonio Moro Jiménez

Sabino Genio Heredia

Eusebio Cruz

Rodolfo Villegas

Erick Marín

Pelicano Rivera

Román Santos

José Alegría

Jesús Santiago

Chuco Panki Armenta

Alejandro López M.

Alfonso Alvear

René Larumbe

El Güero Palma

Galo Solís

Raúl Cruz La Motoneta

Sócrates Melendez

Hugo Tapia Satanás

Lalo Mayo

Eliut Ozuna

Rubén Perro Noverola

Jorge González El Boxer

José Luis Espino Licador

Roberto Campos

Gertrudis Galeana

Víctor M. Fandiño

Diego Merino

Carlos Kali López

Chuy y Jaime Galeana

Jorge López El Sario

Hugo Torres

Jorge y German Garica

Héctor Talavera

Agustín Colón

Miguel Campos

Jorge Yuri Valdéz

Guillermo Valadéz El Tana

Luis Salado El Árbol

Julián Adam

Cirilo Zamora

Ezequiel Vinalay

Lito Polanco

José Ventura

Reynol Mendez

David Rentería

Carlos Reyes Papayita

Román Watusi Silva

Carlos Calderón H.

Emilio Damián Albañil

Manuel Nenco Andrew

Ángel Torres El Abuelo

Julián Aguirre Tornta

Rubén González

José Cobos

Sergio Solchiga

Román El Abuelo

Eloy Sarabia

Eduardo Rico López

Javier Hernández Campos

Antonio y Rafael Carballo

Juan Quijano Mi Niño

Silvino Domínguez

Goyo Hernández

César dominguez

José López

Juan Ángel Candela

Omar Flores

Francisco Aragón

Israel Rodríguez

Luis Puertos

José Manuel Ávila

Jaime Analco

Roberto Bagatella

Rosalío Montaño

Fructuoso Nava

Rosalío Zamarripa

Ramiro Montelongo

Erick Fabian Valdovinos

Leonardo Lumbrano

Mario Alberto Serafín

Bernardo Olea

Ceferino Catalán

Mario Alberto Clemente

Carlos Reyes

Edgar Ruiz

Marco Antonio Rodríguez

Juan Carlos Orozco

José Luis Serna

Josué Rentería

Armando Espinoza

Luis Alberto Arcinas

José Luis Herrera

Juan José Osorio

Ramiro Valdeolivar

Luis Antonio Moro Jiménez

Filogonio Olmedo

José Anica

Oscar Rosales

Adolfo Esparza

Alfonso Burro Calleja

 

FUTBOL FEMENIL

Uno de los mayores orgullos de Don Emilio es la labor realizada para iniciar, impulsar y ver el éxito obtenido con la rama femenil del futbol.

Goza con platicar sobre ello. Cada frase es un recuerdo. El futbol femenil marca dos puntos muy importantes en la vida de nuestro biografiado, primero porque refuerza el hecho de ser uno de los más importantes promotores del futbol porteño y, el segundo, porque ese fue el principio del fin de su agitada vida con el balón en el corazón.

No podemos decir que se retiró por completo, no, pero después del futbol femenil sólo ha dedicado su tiempo a la ASOFUVEG, es decir, al futbol de veteranos.

Curiosamente, como ha sucedido con varios compañeros y amigos que se acercan a nosotros, a los que formar parte de nuestros organismos –la Academia Latinoamericana de Literatura Moderna y la Sociedad Académica de Historiadores- les inyecta nueva vida, así a Emilio que, en el transcurso de la edición de este libro, asistió a un Curso de Creación Editorial que brindamos, y más adelante formó parte del proyecto periodístico que, junto con Salvador Chava Domínguez, culminó en la creación de la revista Relámpago Deportivo. No, Emilio no dejó el futbol de plano, sólo se alejó de la cancha para proyectarlo de una nueva forma.

Respecto a aquella emocionante aventura, nos cuenta:

De 1965 a 1969, un grupo de aficionados encabezados por el Profesor Efraín Pérez Ramírez, deciden organizar una Federación de Futbol Femenil, que aglutine una buena cantidad de equipos que practican el Futbol Femenil en todo el país.

Esta organización obtiene el apoyo de la Confederación Deportiva Mexicana, cuyas siglas son: CODEME,  y obtienen el ingreso a la Federación Internacional de Futbol Femenil.

En 1970, integran un grupo para formar la Selección Mexicana para competir en el Primer Campeonato Mundial de Futbol Femenil, celebra-do en Italia, y en el que resulta Campeón Dinamarca, Subcampeón Italia… y México da la sorpresa al llevarse el Tercer Lugar.

Con tal difusión, esta rama de-portiva toma mucha fuerza en toda la República Mexicana. Ese año, Acapulco ingresa a la Federación.

Ahí empieza nuestra gran aventura, una aventura que nos llevó a confines más allá de nuestras fronteras.

Para 1971 la Federación Internacional de Futbol Femenil, otorga a México la Sede del II Campeonato Mundial de Futbol Femenil.

La Selección Mexicana hace un magnífico torneo,  llegando a Semifinales en medio de dos partidos de garra: México contra Italia, quedando 2 a 1 y Dinamarca contra Argentina que culmina 5 a 0, lo que da paso a jugar la Final México-Dinamarca

El juego, celebrado en el Estadio Azteca con un lleno total el 5 de Septiembre de 1971, llevó en las alineaciones, por México a Elvira Aracén, Irma Chávez, Marta Coronado, Bertha Orduña, Paula Pérez, Alicia Vargas, Elsa Huerta, Patricia Hernández, Silvia Zaragoza, Teresa Aguilar y Ma. Eugenia Rubio, llevando como Director Técnico a M. Melendez; por Dinamarca, a Brite Kjchs, Solvej Hansen, Lis Westbeager, Ann Anderssen, Lone Nielsen, Anette Frederksen, Inger Pedersen, Mariane Kamp, Lis Lene Nielsen, Helene Hausen y Susane Augustensen, bajo la Dirección Técnica de Jorgen Andreassen.

El resultado fue Dinamarca 3, México 0. México sucumbió ante el poderío de las Danesas, que aprovecharon su fortaleza física y magnífico futbol que practican, quedando el cuadro final con Dinamarca como Campeón; Subcampeón México, e Italia en tercera posición.

Era el acabose en todo México. Primero, se volcaron para ver jugar y apoyar a la Selección Femenil que tenía una ventaja indiscutible… jugaba en su propia casa. Luego, el entusiasmo se volcó en los campos. Por todo el país se veían a jovencitas pateando el balón. Incluso en las escuelas de formaban equipos femeniles que competían contra otros centros escolares… pero junto con el éxito, vendrían los problemas…

La Federación Mexicana de Futbol, no permite que se registre la Federación Mexicana de Futbol Femenil, argumentando que no deben existir dos Federaciones para un mismo deporte, para participar, en eventos Nacionales e Internacionales; tienen que estar avalados por la F.M.F. Sector Amateur a petición apoyada por la CODEME.

Esto era lógico, la F.M.F. no permitiría que otro organismo manejara las finanzas que ya veían venir, porque el Futbol Femenil ya tenía mucha fuerza en el país.

El sector Amateur de la F.M.F., manejará las Ramas de Futbol Varonil y Femenil.

En 1970, en Acapulco se llevan a cabo partidos amistosos, entre equipos como Aztlán, Colonia Progreso A y B, Colonia Icacos y varios equipos en vías de formación, por promoción de los Señores  Jesús Toluco García y  Florentino Tino Martínez.

Se inician las conversaciones con los directivos de la naciente Federación Mexicana de Futbol Femenil, adherida a la Confederación Deportiva Mexicana,  CODEME, encabezada por  el Profesor Efraín Pérez Ramírez, Presidente, que invita a la Liga Municipal de Futbol Hotelera, A.C., presidida por el Sr. Pedro Andalón Cervantes, para formar una Liga de Futbol Femenil, que reúna a los equipos,  y solicitar su ingreso a la Federación Mexicana de Futbol Femenil.

Representando a la Liga Hotelera, asisto a sus reuniones, que se efectúan en las oficinas de la Federación de Futbol Femenil, en Plaza de la República # 43, Primer Piso, en la Ciudad de Mexico, D.F.

Este año se nombra la Directiva de la Primera Liga Municipal de Futbol Femenil, quedando como Presidente Honorario Pedro Andalón Cervantes; Presidente, el Lic. Javier Hernández Campos; Secretario, Victor Mondragón Romero; yo quedo como Tesorero y el 1er. Vocal es el Profr. Abelardo Cortés Baños; 2º.   Vocal, Jesús García y 3er. Vocal Florentino Martínez Ramírez.

El Primer Campeonato de Futbol Femenil se realiza en el Campo # 1 de la Base Naval, con asistencia del Lic. Israel Nogueda Otero, Presidente Municipal de Acapulco; Clemente Mejía Ávila, Presidente de la Unión Deportiva Municipal; el Lic. Javier Hernández Campos en su calidad de Presidente de la Liga; el Profr. Abelardo Cortés Baños, Jesús Toluco García y Florentino Tino Martínez como cofundadores de la Liga y yo, obviamente, como Tesorero de la Liga.

La Sra. Leticia Pineda de Nogueda Otero da la patada inicial para arrancar el Primer Campeonato de Futbol Femenil de Acapulco, Gro.

Los Equipos participantes fueron, en  1ª Fuerza, Icacos, Aztlán, Progreso A, Costa Verde, Deportivo Garita, Peta-quillas, Boca Juniors, Bacruz y Cayacos; en 2ª Fuerza A, Progreso B, la Secundaria Federal No. 1, 24 Horas, Estudiantes, El Morro, Deportivo tiempo, la Pre-paratoria 7, Ferretería Muñúzu-ri, Trópico, Adobería y Muebles y Equipos. En la Infantil jugaron Tabasco, Multifamiliar, Aztlán, 5 de Mayo, Imprenta Figueroa y Virgilio Uribe. Finalmente, en 2ª Fuerza B participan Puerto Marqués, San Isidro, Papagayo, La Sabana, Cruz Roja, Taller, Baja California, Tres Palos y Denny’s.

Los partidos se jugaron en los campos Base Nava 1 y 2, Pepsi_Cola, Coco Frío –lo que es hoy el CICI- Cruces y Cayacos.

Las ganadoras de ese Primer Campeonato fueron, en 1ª Fuerza, Aztlán que se lleva el Campeonato, y Deportivo Progreso que queda como SubCampeón, dejando en el tercer lugar a Deportivo Icacos. El Campeón de Copa fue Aztlán que también se coronó Campeón de Campeones. La Campeona de goleo fue Victoria Córdova Dorantes.

En 2ª Fuerza A, la Secundaria Federal No. 1 se lleva el Campeonato, acompañada del Deportivo Progreso como SubCampeón; en tercer lugar queda la Preparatoria 7. El Capeón de Copa fue la Ferretería Muñúzuri y el Campeón de Campeones la propia Secundaria Federal No. 1.

En 2ª Fuerza B, el Campeón fue Puerto Marqués –sé que debiera de cir las campeonas, pero me refiero al equipo, por eso hablo en masculino- el SubCampeón Denny’s y La Sabana queda en tercer lugar. Cruz Roja se lleva el Campeónato de Copa y es igualmente Campeón de Campeones.

En Infantil, el Campeón es Tabasco, SubCampeón 5 de Mayo y tercer lugar Multifamiliar.

En 1971, el 12 de Septiembre, la Selección  Mexicana de Futbol Femenil que jugó la final del II Campeonato Mundial de Futbol Femenil, integrada por Elvira Aracén, Irma Chávez, Paula Pérez, Guadalupe Capi Tovar. Ma. Eugenia Peque Rubio, Paty Hernández, Teresa Aguilar, Berta Orduña, Marta Coronado, Elsa Huerta, Silvia Zaragoza, Eréndira Chiquis Rangel, Alicia Pelé Vargas, Lourdes de la Rosa, Cecilia Gallegos y Yolanda Ramírez, acepta la invitación para jugar un partido contra un combinado local, integrado por jugadoras de la naciente Liga de Futbol Femenil de Acapulco, dirigidas por el Profesor Abelardo Cortés Baños.

El juego se llevó a cabo en el Campo de la Secundaria Federal # 1 ante un lleno impresionante.

El Segundo Campeonato Municipal de Futbol Femenil de Acapulco, Gro., inició el 10 de Octubre de 1971 en el Campo de la Base Naval No. 1 con la asistencia del Lic. Nicolás Salinas Sotelo, Secretario del Ayuntamiento, como representante del Presidente Municipal que en ese entonces era Don Antonio Trani; el Lic. Javier Hernández Campos, Presidente de la Liga; el Lic. Armando Guerrero                    Secretario de la Federación de Futbol Femenil, y yo como Tesorero de la Liga.

Los equipos participantes desfilan con gran entusiasmo portando con orgullo sus banderines.

En ese evento, se hace la clausura y entrega de trofeos a los equipos campeones del 1er. Campeonato Municipal, y el Lic. Nicolás Salinas Sotelo declara Inaugurado el II Campeonato Municipal.

Al final de la Ceremonia de Clausura e Inauguración, se juega un partido entre el equipo de la Escuela Nacional Educación Física, E.N.E.F., contra un combinado de Acapulco, ganando las visitantes.

La Liga participa en el Primer Campeonato Nacional de Futbol Femenil, que se efectuó en la Ciudad de México del 17 al 27 de Octubre de 1971, llevando la representación del Estado de Guerrero Maximina Arellano Sierra, Josefina García, Yolanda Radillo Armenta, Hortensia Torres, Aída Ramírez Gutiérrez, Florinda Valle Zamora, Consuelo Barragán Hernández, Rocío Cobos Bautista, María Angeles Villanueva, Guadalupe Radillo Armenta, Victoria Córdova Dorantes, Victoria Torres Vinalay, Teresa Garrido Pineda, María Elena Martínez, Carmen Torres, María Félix Irra y Celina Leyva Jiménez llevando a Armando Cortés Colmenares como Jefe de la delegación, Abelardo Cortés Baños en su calidad de Director Técnico y a Jesús Toluca García como Entrenador. Y no es por nada, pero logran obtener el 5º. Lugar a Nivel Nacional.

En 1972, a Liga de Futbol Femenil de Acapulco recibe una invitación para jugar 3 partidos en el país centroamericano de Honduras, en las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula.

La Delegación Mexicana fue integrada por Maximina Arellano Sierra, Lucía Arellano Sierra, Carmen Carrillo, Victoria Torres Vina-lay, María de los Angeles Villanueva, Con-suelo Barragán Hernández, Rocío Cobos Bautista, Florinda Valle Zamora, Dulce María Ocaña Martínez, Aída Gutiérrez Ramírez, Teresa Garrido Pineda, Yolanda Radillo Armenta, Guadalupe Radillo Armenta y Victoria Córdova Dorantes. Armando Cortés Colmenares fue el Jefe de la Delegación, Abelardo Cortés Baños el Director Técnico, el Dr. Rafael Blanco responsable de Relaciones Públicas, Hospedaje y Alimentación y su servidor. Juan Marín fungió como Auxiliar.

El Domingo 27 de Febrero de 1972 nuestras muchachas salían a lucirse en el Estadio  Municipal  de  Tegucigalpa. El partido era entre la Selección Deportivo La Coruña y  Selección de Acapulco Guerrero. La Coruña perdió ante un Acapulco impetuoso que le dejó dos goles como recuerdo, no recibiendo gol alguno.

Fue un partido esperado por los aficionados, lo que se comprobó por el numeroso público que asistió al Estadio, haciendo una entrada de tres cuartas partes de su capacidad.

El juego se inició con mucho nerviosismo por parte de los dos equipos, pero a los pocos minutos el cuadro Mexicano empezó a manejar la pelota con mejor técnica, así como su ubicación en el terreno de juego, que le permitieron crear constantes peligros a la meta local, que se defendió bien en el primer tiempo, que terminó empatado a cero goles.

Para el segundo tiempo, el equipo Acapulqueño salió jugando con pases cortos, sin precipitarse, para salir con rompimientos largos, logrando el primer gol anotado por Guadalupe Radillo, quien esquivó la barrida de una defensora, disparando a la meta un trallazo que no pudo atrapar la portera Manuela Carías.

Al poco tiempo Victoria Torres anotó el segundo gol para el equipo visitante, culminando un servicio de Gela Villanueva. Ya con el marcador a su favor, manejaron muy bien el encuentro, neutralizando los esfuerzos de las jugadoras Hondureñas.

Al terminar el partido, el público reconoció el triunfo de las Acapulqueñas, despidiéndolas con nutridos aplausos.

El martes 29, en el mismo Estadio  Municipal  de Tegucigalpa, se repetía el enfrentamiento entre la Selección Deportivo La Coruña contra la Selección de Acapulco, Gro., con un marcador mínimo a favor de nuestras chicas.

Fue un partido distinto al del domingo anterior, el equipo Hondureño reforzado, ofreció un verdadero escollo para las Acapulqueñas, que se vieron obligadas a sacar todo su potencial futbolístico, se enfrascaron en un partido muy bien jugado por ambas escuadras, para beneplácito del público que constantemente aplaudía a sus compatriotas, pero también a las Mexicanas, cuando hacían buenas jugadas. Al minuto 38 del primer tiempo, la jugadora Carmen Carrillo abrió el marcador al rematar de cabeza un centro, que la portera Arriaga de la Coruña no pudo detener. Las Hondureñas redoblaron esfuerzos para igualar el marcador por conducto de Coello, hacia Maritza González, y de ésta a Jesús Gálvez, pero la portera mexicana Martínez detuvo todo lo que las catrachas le tiraban. Así, con el marcador  1  a  0  a favor de Acapulco, terminó el primer tiempo.

Después del descanso, el cuadro Hondureño arreció sus arribos a la meta de las mexicanas, pero no concretaron sus avances por la gran actuación de la portera Martínez y todo el cuadro bajo de las Acapulqueñas, destacando en esta labor:     Rocío Cobos, Lucía Arellano, Gela Villanueva, Consuelo Barragán, Carmen Carrillo  y Victoria Córdova.  Todo el conjunto  mexicano  defendió y atacó al equipo contrario, pero la portera Arriaga no permitió otro gol, estuvo deteniendo todo lo que las  Acapulqueñas  le enviaron, por conducto de Carrillo, Cobos y Radillo.

Al terminar el encuentro, el público despidió con muchos aplausos a los dos equipos, por la calidad de juego que desplegaron a lo largo de todo el partido; reconociendo la calidad del equipo Acapulqueño.

Al día siguiente, 1º de Marzo, nos presentamos en el Estadio Morazán de San Pedro Sula,  Honduras, para enfrentar a la Selección Cisne Negro, partido que terminó 2  Goles a 3 a favor de las porteñas.

Las Acapulqueñas se despidie-ron esa noche invictas, después de realizar su último compromiso en tierras Hondureñas, al vencer sus rivales del Cisne Negro, por el marcador de 3 goles contra 2 goles.

Fue un partido lleno de colorido y buenas jugadas de los dos conjuntos. –

El público aplaudía todas las buenas jugadas, así fueran de las locales o visitantes. Al inicio del partido, el cuadro local intentó a base de pases cortos, llegar al área de las visitantes, pero el cuadro bajo Acapulqueño jugó muy bien, y no aceptaron goles en el primer tiempo.

Las Acapulqueñas anotaron su primer gol a los 25 minutos del primer tiempo por conducto de Carmela Carrillo.

Al segundo tiempo, las visitantes salen con muchos bríos y a los 10 minutos de juego consiguen anotar el segundo gol, por conducto de Guadalupe Radillo y a los 25 minutos Carmela Carrillo anota el tercer gol, con un marcador en contra del cuadro local.

Arrecia sus esfuerzos el cuadro local  y a los 28 minutos consiguen su primer gol, anotado por Belarmina Hernández y a los 44 minutos de nuevo el conjunto Catracho anota otro gol, ejecutado por la misma jugadora, Belarmina. Dos penas máximas decretadas por el silbante suben la tensión de un partido que terminó con éxito, y el público Hondureño despidió a las Acapulqueñas con cerrada ovación.

Los organizadores, por su parte, despidieron a las Acapulqueñas con un alegre convivio.

Durante el regreso a México, se aprovechó para aceptar varias invitaciones que surgieron para ver en acción a la Selección Femenil Mexicana, y así se jugó un partido en la población de Comayahuela, Honduras, resultando el triunfo para la Selección de Acapulco. Otro más en la población de Esquipula, Guatemala, ganado también por las mexicanas, y uno más en la población de Mazotenango, Guatemala, con final tricolor casi obligado.

Ya en tierra nacional, se jugó un partido en la población de Tonalá, Chiapas, que para variar, es ganado por la Selección de Acapulco.

Emilio no deja de asombrarnos por esa pasión que imprime al hablar sobre su amado deporte y que, al hablar de la rama femenil, se acrecenta.

Mire -dice con cierta rabia contenida- con todo esto que le he contado hasta ahorita, dígame… es justo ver cómo se pierde el esfuerzo realizado durante tantos y tantos años? Es justo ver la indolencia de las autoridades que no apoyan no sólo el deporte sino la cultura misma? Es justo ver como convierten en negocio lo que era una distracción sana para nuestra juventud?

No… no es justo –se contesta a sí mismo- ojalá y libros como la Historia del Futbol en Acapulco, de Chava Domínguez, y este que usted escribe, le abran los ojos a los jóvenes y exijan su derecho a contar con buenos entrenadores, patrocinadores, campos, financiamientos, organizaciones y autoridades que hagan del deporte una aventura a jugarse, por amor, por puro amor, semana a semana, en cada una de las canchas existentes, y pugnar por nuevas.

Durante 1973 y el 74, el Futbol Femenil sigue proyectándose a pasos agigantados, tanto en cantidad de equipos, como en calidad de juego. Para esta temporada los equipos que integran la Liga suman 60.

Para atender esta tarea, conté con la colaboración de mi familia: mi esposa Celestina Chehue, mi hija Rosita, que también jugaba en el equipo Infantil 5 de Mayo, y mis hijos Emilio, Arturo y José Daniel, colaboraron en los trabajos de Oficina, como recibir y entregar resultados, mecanografiar roles de juegos, llevar estadísticas, tanto de la rama Varonil como de la Femenil; valoro mucho su colaboración, porque mi trabajo me absorbía todo el día, sin su apoyo no se hubiera obtenido este resultado.

La Selección Femenil participa en el Campeonato Nacional de Futbol Femenil, celebrado en Torreón, Coahuila, representando al Estado de Guerrero, obteniendo 5º. Lugar.

En 1975, el Presidente d

Equipo femenil de la Ferretería Muñúzuri. 71-72

e la Asociación de Futbol del Estado de Guerrero notifica a la Liga Hotelera que no puede manejar al mismo tiempo la Rama Femenil, porque maneja la Rama Varonil. A pesar de que esta disposición se contrapone con lo que ordena la F.M.F., que dice lo contrario, se decide entregarla a otra organización, la que en dos temporadas la abandonan, hasta su desaparición. Esa, querido amigo, es la justicia deportiva nacional.

Pero no falta un roto para un descocido, dice el dicho, y siempre hay alguien que levante la estafeta. Debo hacer un reconocimiento a aquellos que, arriesgando dinero y tiempo, lograron años más tarde darle nueva vida al futbol femenil en el puerto.

Son quienes ahora llevan la batuta y no dejan de buscar –sabiamente- el consejo de los viejos que aún sobrevivimos en la ASOFUVEG… pero ya hablaremos de eso… por ahora, regresemos a la rama femenil.

En el año 2002 el equipo Atlantis femenil se corona Campeón al vencer en la final al equipo Así Sabrosas, final que se decidió faltando tres minutos para terminar el 2º tiempo extra, con gol de Gabriela Méndez. El tiempo normal terminó 1-1. El equipo campeón alineó así: Ma. Elizabeth Martínez, Elizabeth Pérez, Juventina Cisneros, Janet Lozano, Eva Guerrero, Heidi Niños, Cariño González, Gabriela Méndez, Beatriz Salmerón, Miriam Lozano, Carmen Medina y Daysi Torres.

Por las Sabrosas, Santa Gijón, Stefany Gordilla, Sucey Almazán, Diana Reyes, Adriana Montes, Nayeli Díaz, Guadalupe Sotelo, Melina González, Ma. Isabel Ventura, Lizeth Reyes y Lucy Villanueva.

Mayra Ventura fue la campeona de goleo con 18 goles. Nayeli la subcampeona con 17; ambas pertenecen al equipo de Las Sabrosas.

Yuridia Ríos contó 12 goles en 12 partidos; Mayra Arguello fue la jugadora más destacada. Los trofeos fueron entregados por la Presidente de la liga, Rosario Cruz López, Jorge Cruz Aguirre y Luis Pérez como invitado especial. La liga ha sido escenario de grandes eventos, le muestro algunas fotografías…

El 17 de agosto del 2002 se juega un partido entre el Ayuntamiento de Naucalpan contra Acapulco Liga Hermanos Aguirre. La liga recibe la visita del equipo de Austin Texas.

En 2005, la liga recibe la visita de equipos femeniles de Toronto Canadá, y firman un convenio en el cual los equipos canadienses visitarán Acapulco cada año.

En 2006, la Selección Nacional Femenil hace su preparación en las instalaciones de la liga. Al Director de Selecciones de Futbol Femenil le gusta trabajar aquí. El mismo año se juega un torneo femenil que fue observado por los visores de la Federación Mexicana de Futbol Femenil.

En mayo de 2011 nuevamente tenemos la visita de la Selección Nacional, comandada por Leonardo Cuellar, para hacer sus trabajos de preparación para cumplir sus próximos compromisos.

Afortunadamente, el ejemplo de la incursión en la femenil cunde y la Liga Fidel Velázquez también maneja la rama femenil con 16 equipos, haciendo un magnífico papel entre la juventud porteña… agrega Emilio mostrando las fotos que aquí se insertan.

Naturalmente que, por razones personales e históricas –ya que es Usted historiador- no se puede dejar fuera la participación de la Liga Hotelera en el futbol femenil. Ahí las chamacas entregaban el alma, algunas me hicieron recordar –agrega sentimental con un nudo en la garganta- a aquellos chiquillos descalzos de Icacos. Vea… vea las fotos… hablan por sí solas…

En la actualidad –eran finales del 2011 cuando Don Emilio hablaba- creo que hay interés en retomar el camino; ya existen Ligas que manejan las dos ramas, ojalá le den la proyección debida para que este deporte vuelva a tener auge y seriedad que siempre se dio en la Liga de Futbol Hotelera de Acapulco.

La Federación Mexicana de Futbol, en 40 años no ha sido capaz de manejar el Futbol Femenil, esta rama sigue estancada, mientras otros países como Estados Unidos, Japón, Corea, Brasil y Canadá, ya son potencias mundiales.                                                                             

En México, se concretan a preparar un grupo reducido para integrar las Selecciones que representen al país en las competencias pre-mundiales y mundiales, Sub 17, Sub 20 y Edad Libre. Las jóvenes no tienen competencias, que son muy necesarias para la consolidación como jugadoras importantes, con gran experiencia y capacidad.

Algunas jugadoras están becadas en Estados Unidos y Canadá; y solamente se reúnen en  México, para participar en los torneos de sus respectivas categorías.          

Es urgente que la Federación Mexicana de Futbol promueva una Liga Mayor en la que participen los mejores equipos del país, como Jalisco, Estado de México, Puebla, Querétaro, Coahuila, Nuevo León, Distrito Federal, Guerrero, Quintana Roo, Veracruz, Baja California, etc. Integrarse en  4 Grupos por Regiones, para evitar los desplazamientos que son muy costosos, y con los  2 primeros lugares de cada grupo, hacer un torneo con los 8 equipos, que jugaran todos contra todos, en una  Ciudad Sede, y darle a estos eventos la publicidad necesaria, así las jugadoras tendrían una vitrina para que sean observadas por visores, con verdadera capacidad del Futbol Femenil.   

Las  jugadoras llamadas a la Selección, pasarán por la formación de Alto Rendimiento,  para integrar las  Selecciones que representen al país en los diferentes eventos, a nivel mundial. Porque en el país, hay mucho talento, que no ha sido debidamente aprovechado.

Y Don Emilio tiene razón. Tenemos una Selección Nacional que es una vergüenza por donde quiera que se le vea, pero no porque no existan buenos jugadores en México, no, sino porque todo forma parte de un monopolio deportivo que sólo busca los millonarios ingresos que deja el espectáculo –que no deporte- y que es programado desde las oficinas de las más altas autoridades futbolísticas.

Del futbol femenil, ni hablar… pasó al olvido no más allá del futbol que yo sigo llamando llanero, porque de chamaco asó le decíamos por jugarse en los llanos.

Sí, Don Emilio tiene razón se necesitan muchos Emilios en México, muchos Chavas, muchos Aquinos, muchos Campos, muchos Yiyos Aparicios para hacer del deporte eso… un deporte, que aleje a nuestra juventud de los malos pasos… como antes… simplemente, como antes!

ENTREGA DE TROFEOS

Si bien es cierto que falta motivación, también es cierto que existe un amplio historial de reconocimientos, entregas de trofeos y todos esos pequeños pero emotivos actos en los que se reconoce la pasión y entrega de un deportista o de un equipo.

Don Emilio las recuerda también con agrado. Algunos de sus comentarios se ven enmarcados por unos ojos rasados en lágrimas, pero cuenta con la misma emoción con que lo ha hecho a lo largo de esta historia.

Las ligas de futbol entregaban los trofeos de los torneos que habían terminado de la siguiente manera: La Municipal hacía su clausura e inauguración en la Secundaria Federal No. 1; la Interbarrios, en Campos de la Reforma Agraria; la Hotelera en la Base Naval y una ocasión en la Unidad Deportiva Vicente Suárez; la Popular, en campos de La Máquina y Vicente Suárez; Interpoblados, en campos de La Máquina y la liga Obrera en La Máquina y la UDA.

Estas ligas acordaron hacer las inauguraciones y posterior entrega de trofeos de los torneos municipales en una sola fecha y sería en la UDA. Un acto muy significativo para los futbolistas, ya que al recibir sus trofeos recibían el aplauso y reconocimiento de las autoridades y público en general que abarrotaba las tribunas. Era una verdadera fiesta deportiva.

RECONOCIMIENTOS

Don Emilio recibió, a lo largo de su fructífera trayectoria, infinidad de reconocimientos, cuyos testimonios guardamos para cuando podamos ilustrar estos textos con las fotos correspondientes.

RECUERDOS… RECUERDOS… RECUERDOS…

Es tal la pasión de Emilio por el juego del futbol, que a veces ya no hablamos de él, sino sólo del deporte. Hay acaso algunos otros recuerdos en el alma?

Huuuyyyy!!!! Lo que más hay son recuerdos! Por cierto, relacionados con el futbol porque, debe comprender, el futbol fue y es mi vida.

En 1958 participé  jugando con el  equipo Tigres del Pierre Marqués en Primera Fuerza, dirigido por Jorge El Sabio López. Jugaban Edmundo Guadarrama, Juan Flores, Roberto Garibaldi El Barbitas, José Alegría,  Josafat Meza Gocha, Jorge Rojas, El Ganso, Ricardo Arciniega Pinocho, Roberto Munguía, José Luís Quiroz, Guadalupe Chávez y Ángel Loco Olvera.

Patrociné y dirigí al  Equipo Infantil Solex, que resultó Sub-campeón en categoría Infantil; en este equipo jugaron Eligio Yiyo Aparicio, que llegó a jugar en el Futbol Profesional de Primera División con los equipos Cruz Azul y Tigres de la U.A.N.L., y Antonio Lomelín, que llegó a ser primerísimo figura del Toreo, algo que creo que ya le comenté.

En 1959-60 jugué y patrociné al equipo Hotel Presidente en Primera Fuerza. En 1961 jugué nuevamente con el equipo del Hotel Pierre Marqués en categoría de Primera Fuerza. De 1962 a 1964 patrociné y dirigí al equipo Hotel Presidente en Primera Fuerza.

En1965, estando por iniciar el Torneo 1965-1966, solicité a la directiva de la Liga permiso para ocupar el  Campo Farallón, para jugar un partido contra el equipo de la  Facultad de  Leyes de la  UNAM, pero recibí la negativa del Secretario de la Liga, Norberto García.

Con Víctor Mondragón conseguí un horario para jugar este partido en el campo de La Fábrica -lo que es hoy el Mercado Central- resultando un juego muy bueno,  lo que hizo que el público -en gran cantidad- presenciara un juego muy interesante, que culminó en un empate a 3 goles por bando.

En este conjunto, el Leyes de la UNAM, venían buenos jugadores que después, jugaron en equipos de  Primera División, como Larrazolo y Malvido, que jugaron más adelante para el Atlante; José Hernández, que se fue al Cruz Azul; Juan Manuel Luna que llegara al Guadalajara y Javier Ibarra, que firmara con el Irapuato.

Una tarde, me dirigía a las oficinas de la Liga a comprar mis registros para el  campeonato que estaba por  iniciar y en el camino me encontré con Alejandro Gonzalez Orendain, el Sr. Antonio Romero, delegado de “Las Brisas”, Armando Caballero y Silvino Domínguez, que me plantearon la idea de formar otra Liga, ya que Mario LLorens –que fungía como Presidente- por sus múltiples negocios no asistía a las asambleas, y había descontento entre los  delegados por la actitud del  Secretario Norberto García y, tomando en cuenta que a mi equipo le había negado el campo, acepté tomar parte de este nuevo proyecto.

Así nació la Liga Municipal de futbol Hotelera A.C., el día 9  de  Junio  de  1965,  en una reunión  efectuada en el  casino de la 27ª. Zona Militar de esta Ciudad, cuya directiva quedó integrada con Pedro Andalón Cervantes como Presidente; Vice-Presidente Miguel Ángel Ordáz; Secretario Luís Estrada Olea; Sub-Secretario Luís Bustamante; Primer Vocal Antonio Romero; Segundo Vocal Israel Araiza; Tercer Vocal Silvino Domínguez Mendoza; Asesor Jurídico el Lic. José Santillán Sánchez y como encargado de Prensa Armando Caballero Cisneros. Yo quedo como Tesorero.

                 

En 1966 patrociné y dirigí al equipo Infantil Hotel El Presidente. Ese año, se inauguró el Estadio Azteca, fue el 29 de mayo a mediodía con un juego entre el América de México y el Torino de Italia. El primer gol… fíjese, es para la historia! El primer gol en el ese juego era el primer gol metido en el Estadio Azteca… y le tocó el honor a Arlindo Dos Santos a los diez minutos de tiempo corrido. El juego terminó en un empate a dos goles por bando. El Sr. Crescencio Medina Retana, Presidente de la Asociación de Futbol del Estado de Guerrero, asistió como invitado por la Federación Mexicana de Futbol, sector Amateur. Yo, obviamente, seguí el juego con verdadera atención.

Quién me iba a decir que años más tarde, Arlindo Dos Santos no sólo me fuera presentado, sino que nos hiciéramos amigos.

En 1968, Wilfredo Rodríguez, consiguió un terreno en las cruces, donde están  actualmente las tiendas Elecktra, Copel, Parisina, hoy Ciudad Renacimiento; me invitó para acondicionar seis campos, lo que se logró con la cooperación de la  empresa  Pepsi-Cola, que dirigía el Sr. Enrique Molina, quien pagó la maquinaria para acondicionar el terreno…

Pero... a ver Don Emilio... me habla de ser amigo de Arlindo Dos Santos... sé que tiene muchos amigos dentro del futbol profesional, amistad que creció desde La juventud y al paso del tiempo, pero... Arlindo es otra cosa... usted le viene a conocer años después... qué sabe de él?

A pesar de que jugó 18 años profesionalmente al fútbol y obtener títulos, nunca jugó en un mundial por seguir un sueño, un sueño que lo hizo inmortal y marcó la historia del Estadio Azteca ''Doy gracias a Dios porque deje de ser mundialista para venir a servir al América, fue una decisión que tomé y doy gracias a Dios por haberla tomado'', dice.

Estar en la inauguración del Estadio Azteca debió de ser impresionante 115 mil personas unidas en solo grito, en una misma emoción.

 Antes de la inauguración del Estadio Azteca Arlindo supo quién había sido el autor del primer gol en el Estadio del Maracaná, Valdir Pereira, el Didí, un monstruo del fútbol mundial, era su compañero, su inspiración, su colega en el Botafogo. Todo Brasil conocía a Arlindo como el sustituto de Didí.

Aunque ya era seleccionado para jugar el mundial de Inglaterra en 1964, un año antes del mundial, tomó la decisión de venirse al América, tenía la oportunidad  de cumplir con sus sueños, de regalarle una casa a sus padres y con el contrato con el América iba a lograrlo. Tras anotar aquel famoso gol, habló con Zaguinho, Enrique Borja y Hermosillo, que eran sus amigos, y les dijo ''Ustedes metieron tantos goles aquí…. y yo… con uno nada más… soy más importante que ustedes… sólo un gol bastó para ser considerado uno grande como ustedes'' .

 

Hace poco vino a Acapulco, jugó en un partido amistoso de la ASOFUVEG de la que es socio honorario, y tuvimos la oportunidad de vernos y platicar, platicar muchos… sobre todo de futbol…

Qué raro, verdad? No quiero pensar sobre qué otra cosa podrían hablar Arlindo Dos Santos y Emilio Romero. Aquí quedan algunas fotos sólo para el recuerdo.

ASOFUVEG

Después de haberse jugado el partido Iberia contra el América aquel histórico 12 de Octubre de 1944, se acordó celebrar cada año este acontecimiento. En los años de 1950 a 1990, los encargados de recabar fondos para celebrar los festejos fueron Mauro Palma, Roberto Zopilota Campos, Alejandro Medina y Ángel Flores.

Se organizaban partidos de futbol y, al terminar, se realizaba un convivio; en ocasiones venían equipos del D.F., lo que hacía más interesante el festejo.

Ya en los años 80’s, estos partidos se celebraban en la Unidad Deportiva Acapulco.

En  el año 2000, un grupo de Ex-jugadores acordaron elegir una directiva que le diera más organi-zación a los Festejos; esos jugadores fueron Vidal Gutiérrez Ingelmo, Alfonso Alvear, Alejan-dro Medina, Crescencio Otero,  Noé Almazán, Salvador Domín-guez M., Roberto Bagatella Rosas Juan Marín, y muchos más, entre los que se encontraba, naturalmente, Emilio Romero.

En el mes de Abril de 2001 se formó la Directiva que estuvo integrada por Salvador Domín-guez Mendoza como  Presidente; Roberto Bagatella Rosas, Vice-presidente; Alfonso Alvear Cam-pos, Secretario; Rubén Rivera Novarola, Tesorero; Javier Bel-mont, Secretario de Organiza-ción; Crescencio Otero Ríos Ase-sor Jurídico; Vidal Gutiérrez y Jesús Gutiérrez Rayón   Asesores Deportivos; Ma-nuel Campos Ayala  Asesor Financiero; Enrique Vázquez  y Efrén Salinas Sandoval   Asesores Médicos y Juan Marín como Secretario de Festejos.

Emilio Romero Martínez  fue nombrado Presidente de la Comisión de Honor y Justicia y como Vocales a Ángel Hernández R., Alejan-dro Medina P.,  Raúl Ange-lino R. y Antonio Valencia.

El 13 de Abril del 2000 se registró ante Notario Pú-blico la A S O F U V E G o Asociación de Futbolistas Vete-ranos del Estado de Guerrero.  Esta directiva fue reelecta para los periodos 2003-2006 y 2009.

En el año de 2011 hubo cambio de directiva quedando el Ing. Raúl Angelino Ramírez co-mo Presidente, Javier Belmont  Vicepresidente, Manuel Reyes  Secretario, Miguel Ángel Vega  Tesorero, Rafael Angelino Ra-mírez Secretario de Organi-zación,  el Lic. Rubén González  Asesor Jurídico, Salvador Do-mínguez Asesor Deportivo, Sa-muel Gutiérrez Solís Prensa y Relaciones Públicas, el Lic. Ángel  Hernández Presidente de Honor y Justicia.

A la ASOFUVEG se sumaron de inmediato Noé Almazán, Javier Belmont, Felipe Ayala V., Román Silva Pérez, Juan Quijano V., Antonio Valencia, Alfonso Aivar, Amancio Marban S., Rubén González, René Larumbe, Román Santos, Raúl Angelino R., Miguel Ángel Vega, Rafael Angelino R., Ángel Hernández, Roberto Bagatella R., Adrian Moyao, Jesús Santiago Chuco, Armando Mejía, Enrique Vázquez C., J. Antonio Roque, Salvador Domínguez M., Salvador Chivis Flores, Gustavo Adame Solís, Manuel Ángel Reyes Abraham, Carlos González, Martin Castañeda, Ezequiel Vinalay, Juan José Miralrío L., José Alfredo Jiménez, Héctor Catalán A., Rafael Alonso, Melchor Flores, Pedro Trujillo R. Javier León N., Pedro Roque Ramírez, Raúl Carrillo R., José Cortez, Wenceslao Albarran Prado, Samuel Gutiérrez Solís, Emilio Romero Martínez, Raúl Cuauhtémoc, José Alegría, Manuel Campos A. Manuel Reyes, Carlos Garza S.,  Alejandro Medina y Juan Marín

No podían faltar en esta his-toria los Doctores.

Recordamos y dejamos gra-bada constancia de sus apor-taciones al futbol porteño al Dr. Armando Otero Ríos, por su valiosa ayuda para los futbolistas que integraban las selecciones de Acapulco.

El Dr. Jesús Espinoza del Moral, por su invaluable coope-ración con las selecciones de Acapulco, así como su asistencia Médica a cientos de jugadores Acapulqueños. También colaboró con los equipos Profesionales.

El Dr. José Antonio Vergara, siempre estuvo presente con los jugadores que integraban la representación de nuestro municipio a las competencias que convocaba la F.M.F. sector amateur. Colaboró en los equipos de Futbol Profesional dirigidos por Luis Chino Estrada, Carlos Calderón Huerta, Juan Alvarado, Salvador Melón Reyes, Vicente Pereda y Mario Pérez Guadarrama.

Un reconocimiento igualmente para los masajistas El Viejo Oscar Lozano  y Fernando Rivera López Tarecua, que cooperaron en forma muy profesional con las selecciones de Acapulco, en los Torneos Estatales, Pre-nacionales y Nacionales del Sector Amateur.

No debo olvidar a Juan Morales Juanito por su valiosa cooperación como Utilero en todos los torneos. Como en casos anteriores, les dejo algunas fotos de recuerdo.

LOS COADYUVANTES DEL DEPORTE

    En este libro no podían faltar nuestros grandes amigos y compañeros los periodistas y cronistas deportivos de Acapulco que, a través de sus comentarios por la radio y la televisión y en las páginas de los diarios, difunden el desarrollo del futbol en el puerto.

Usted, mi querido amigo, a más de escritor, es periodista, luego entonces permítame hacer un homenaje a los amigos de la prensa citando sus nombres de aquellos que en alguna época nos apoyaron con sus notas y, porqué no, también con sus críticas.

Además, a algunos de ellos les quiero agradecer su valiosa cooperación al habernos proporcionado algunos datos plasmados en este libro.

Vaya mi reconocimiento y el del autor a Moisés Bello Campos La Micha, Del Diario El  Tropico (molbeca) y La Verdad; de ese mismo medio, La Verdad, a Miguel Sánchez Martínez y Armando Caballero Cisneros; de Novedades de Acapulco, a Simón Castrejón Arriaga –que también escribía en Trópico-, Juan José Ángel Serrano, Miguel Ángel Serrano y Elvira Castillo.

A Samuel Gutiérrez Solís, de Revolucion y El Gráfico; Edmundo Adame Montiel, de la XEBB; del Sol de Acapulco a Ángel Salas Romero –que también llegó a llevarnos a la televisión-, Francisco Aragón Oregón y Silvino Domínguez Mendoza.

Del Diario 17 a Rubén Herrera Carreto –que pasara igualmente por el Sol de Acapulco y José Luis Rodríguez; de Televisa Acapulco, a José Chávez y Martín Castillo; de Televisión Azteca, a Héctor Briseño, Uriel Estrada, René Pérez Gómez de Soy Guerrero, Arturo Mena y Emilio Fernando Alonso (nacido en Iguala), además de quien con su padre, personajes muy importantes en el desarrollo del futbol en el Estado de Guerrero, transmitían por radio todos los partidos de los torneos estatales de edad libre, para todos los municipios que estaban compitiendo.

En la actualidad, transmite juegos de 1ª División y partidos internacionales, a través de TV Azteca.

No podemos dejar a un lado el recuerdo de otro amigo del deporte, que encontrara la muerte en la ciudad de Puebla, Pue., me refiero a Alonso de la Colina Sordo.

Y… ya para despedirnos, grabar en tinta los nombres de algunos de nuestros personajes pintorescos. No podemos olvidar a El Zapata -cuyo nombre jamás supe porque todo mundo así le llamaba- que se pasaba todo el día en el campo que presentaba el mejor juego. Llegaba desde las ocho de la mañana, y se la pasaba ahí todo el día… incluso ya terminado el partido. Ese era amor… al futbol? O a los campos?

Dejemos constancia también de la existencia de Manuel Mendez El Viejo Araña, que todo el día se la pasaba comentando sobre juego y jugadores con una visión más que crítica. Descansen en paz ambos.

Antes de escribir la última letra de esta obra, Don Emilio nos pide agradecer en forma particular a algunos de los co-patrocinadores de la publicación. A Don Carlos Rullán Dichter, a su hermano Tony, a Jorge González Figueroa y a Ezequiel López Nieves. A todos ellos, nuestro agradecimiento por su participación.

 

 

gallery/academia mundial combinado
gallery/nuevo logo 2018 chico
gallery/don emilio